¡Gana el que anota, no el que juega! Barcelona golea al Madrid

El Real Madrid hizo un viaje sin aterrizaje, un paseo sin destino. De nada le sirvió jugar mejor porque el Barcelona fue letal ante Keylor Navas. Jugar bonito, tener más opciones de gol normalmente se traduce en anotaciones

El delantero uruguayo del FC Barcelona, Luis Suárez celebra el primer gol del equipo azulgrana. LAPRENSA/EFE

El Real Madrid hizo un viaje sin aterrizaje, un paseo sin destino. De nada le sirvió jugar mejor porque el Barcelona fue letal ante Keylor Navas. Jugar bonito, tener más opciones de gol normalmente se traduce en anotaciones, pero el futbol castiga las inseguridades y premia el heroísmo, en este caso las atajadas de Ter Stegen, que le dieron oxígeno a un equipo culé que no reaccionaba ante la destreza blanca. Pero la silueta borrosa de los azulgranas silenció al Bernabéu en la segunda parte, para terminar goleando 0-3, más por oficio que otra cosa.

Nota relacionada: El Barcelona gana en Sevilla con otro recital de Lionel Messi

El Barcelona demostró ganar jugando a lo Madrid de Zidane, nada de juego y exceso de goles. Raramente Messi no se convirtió en figura, estuvo bien marcado por Casemiro y las únicas muestras de su juego las había mostrado en dos salidas hacia Dembelé en el primer tiempo. Sí, ese equipo en estado sepia, que no llegó en una sola ocasión de peligro a la cabaña de Keylor Navas, que se salvó por su arquero y errática finalización de disparo de Vinicius, quebró el ritmo de juego sin implantar el suyo, ahogó al Madrid sin meterse al agua y se llevó su boleto a la final de la Copa del Rey, obviamente mereciéndolo, por pegada y colmillo, más que por juego.

En el primer tiempo se vio a un Barcelona en retroceso, con posesión pero sin avance. El Madrid presionaba sobre el vacío, la pelota y los receptores y todo su juego estaba estancado en la media cancha.  El Madrid avisaba con Vinicius y Benzema con jugadas pintadas de gol. Siendo al menos cuatro de ellas claras: Vinicius (8′, 22′ 36, 37′) y una de Benzema (36′) tras pase del brasileño. El pecado del Madrid era lo dubitativo en las finalizaciones y la grandeza de Ter Stegen.

Le recomendamos: Colegio Americano Nicaragüense obtiene histórico título en torneo de futbol AASCA

En la segunda parte Valverde estaba errando al no hacer modificaciones. No obstante, en la primera llegada del Barcelona al 50′ le dio la ventaja. Dembelé desbordó y Suárez mató sin mucho que pudiera hacer Sergio Ramos en la marca y Navas bajo los tres palos. Kroos se animó, luego Reguilón de palomita casi empata, pero el arquero alemán otra vez estaba presente para desviarlo, más tarde Carvajal (66′) y posteriormente Vinicius en su desparpajo se marchó solo ante el mundo y Semedo ligeramente desvió. Todo era para el Madrid menos los goles porque Dembelé otra vez centró buscando a Suárez y encontró la pierna de Varane para marcar el segundo en autogol (69′).

Y por si lo que se estaba viendo en el marcador no era suficiente, Casemiro pisó en el área a Suárez (71′) y este mismo a lo Panenka (73′) clavó la goleada. Jugar bien no es sinónimo de triunfos, ser letal si.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: