Central Sandinista de los Trabajadores exige más salario por alza de precios

Este jueves se realizará la séptima y penúltima reunión para negociar el salario mínimo, y ante los planteamientos tan diversos, aumenta la posibilidad de que no haya un acuerdo tripartito, por lo que sería el Ministerio del Trabajo (Mitrab) que decidiría por segundo año consecutivo cuánto debe subir el salario mínimo

La actual tabla del salario mínimo vence este jueves 28 de febrero, pero la negociación se extenderá hasta el 7 de marzo. La ley establece que el ajuste por tanto sea retroactivo. LA PRENSA/ ARCHIVO

La actual tabla del salario mínimo vence este jueves 28 de febrero, pero la negociación se extenderá hasta el 7 de marzo. La ley establece que el ajuste por tanto sea retroactivo. LA PRENSA/ ARCHIVO

Mientras el Ejecutivo asegura que los precios de la canasta básica han estado estables, la Central Sandinista de los Trabajadores (CST) argumentó ayer que el salario mínimo debe ser ajustado este año debido a que los precios de los productos han subido y además refutó la propuesta del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme) de que no haya ajuste de la paga mínima este año debido a la crisis económica.

En la negociación de este año los representantes del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) se abstuvieron de participar porque el organismo empresarial más grande del país se distanció del gobierno desde la violenta represión contra la ciudadanía que inició en abril pasado-.

Lea:Orteguistas no logran ponerse de acuerdo sobre cuánto debe ajustarse el salario mínimo en 2019

“La encuesta que nosotros hacemos nos dice que todos los productos han subido, no podemos decir que hay estabilidad de precios en el país; en segundo lugar consideramos que hay una situación excepcional en el país, y eso también lo establece la ley. Uno de los artículos indica que si hay algún impacto en la economía debe haber una revisión, una consideración especial y además el Gobierno aumentó el cinco por ciento a sus trabajadores, que se lo merecen, pero también nosotros”, señaló ayer Roberto González, dirigente de la CST.

Para fijar el salario mínimo, la Ley del Salario Mínimo establece que hay que tomar como referencia el Índice de Precios al Consumidor (IPC), a través de la variación del precio de la canasta básica, la tasa de inflación más el crecimiento real de cada sector de la economía.

Este jueves se realizará la séptima y penúltima reunión para negociar el salario mínimo, y ante los planteamientos tan diversos, aumenta la posibilidad de que no haya un acuerdo tripartito, por lo que sería el Ministerio del Trabajo (Mitrab) que decidiría por segundo año consecutivo cuánto debe subir el salario mínimo este año en medio de una de las peores crisis económicas de los últimos diez años.

La Central Sandinista de Trabajadores (CST) sostuvo ayer que mantienen su propuesta de un ajuste al salario mínimo diferenciado de entre 3 y 8.25 por ciento. Un primer tramo de tres por ciento para las micro y pequeñas empresas, un segundo de cinco por ciento para las asistentes del hogar y vigilantes; y un tercer tramo de 8.25 para el resto de sectores.

Lea:Aliado del dictador Daniel Ortega pide no ajustar el salario mínimo

La Cámara Nacional de la Mediana, Pequeña Industria y Artesanía (Conapi) propuso un aumento en el salario mínimo del 8.40 por ciento, sin diferencia en los sectores.

Mientras que Leonardo Torres, presidente de Conimipyme y aliado del régimen, plantea que no haya ajuste para ningún sector, debido a que la suma del crecimiento económico en 2018 y la inflación dan un número negativo. Esta propuesta ha sido rechazada por González.

“Creemos que nuestra propuesta sigue siendo válida y que está teniendo reacciones y respaldos, nosotros consideramos que estamos contribuyendo al consenso del salario mínimo, pero el señor Leonardo Torres sigue manteniendo su posición de cero por ciento de ajuste, lo cierto es que la mayoría de las organizaciones sindicales han rechazado este planteamiento del cero y por lo tanto nosotros también lo rechazamos”, sostuvo González.

De no alcanzar un acuerdo en la mesa, “estamos planteando que el Gobierno tome la decisión ajustada a nuestra propuesta y decimos esto porque los trabajadores que sostienen la economía están sufriendo alzas en los productos, ha incrementado el precio del queso, huevo, los frijoles, por lo tanto decir cero (ajuste) creemos se estaría castigando a los trabajadores”, dijo.

La mesa negociadora fue instalada el 18 de enero y los dos meses se cumplen el 7 de marzo.

Lea:Gobierno definirá con sus aliados políticos nuevo ajuste al salario mínimo y excluye a Cosep

Paralelo al salario mínimo

La negociación del salario mínimo se realiza en momentos que el régimen de Daniel Ortega impulsa un paquete de reformas fiscales que implican la eliminación de exenciones y exoneraciones, así como un aumento en la alícuota del anticipo mensual del Impuesto sobre la Renta (IR).

Además el 1 de febrero se puso en marcha un incremento en el aporte de la patronal y los trabajadores, lo que viene a aumentar más la carga financiera para las empresas.

En paralelo a esos ajustes, también se aumentó la tarifa de la electricidad, y los combustibles este año llevan tres alzas consecutivas.
Solo el año pasado con la crisis sociopolítica 453 mil personas fueron suspendidas o despedidas de sus empleos, de las cuales 137 mil se encuentran en el desempleo abierto, detalla la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: