Monseñor Silvio Báez sobre salida parcial de presos políticos: «Es un pequeño signo, ambiguo e imperfecto, pero que abre una ventana de esperanza. Pero es muy insuficiente»

Báez aseguró que la Iglesia busca ser "fermento de reconciliación" y reconoce que "el camino es el diálogo, único modo de romperá las disyuntiva entre polarización y discusión"

presos políticos

Los autoconvocados fueron trasladados en microbuses. LA PRENSA/Roberto Fonseca

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, aseguró en España que la salida de los 100 presos políticos de las cárceles La Modelo y La Esperanza bajo la medida cautelar de casa por cárcel es un pequeño signo, pero una cantidad «insuficiente de cara al drama que vive el pueblo nicaragüense». El obispo exigió la liberación de todos los manifestantes que fueron encarcelados por oponerse al régimen de Daniel Ortega.

“No puedo no alegrarme por los cien presos liberados, es un pequeño signo, ambiguo e imperfecto, pero que abre una ventana de esperanza. Pero es muy insuficiente de cara al drama que vive el pueblo nicaragüense, todavía hay centenares en las cárceles. Uno de los primeros pasos que se deben dar es la liberación total de todas las personas encarceladas por motivos políticos”, dijo Báez, durante una conferencia de prensa en España, cuyas declaraciones fueron publicadas por el portal Religión Digital. El obispo participará en un simposio de teología en los próximos días.

Puede leer: Rosario Murillo invoca a los espíritus de Monimbó para que acompañen el Diálogo Nacional

Varios microbuses trasladaron a los presos políticos desde el Sistema Penitenciario Jorge Navarro, conocido como La Modelo, y de la cárcel de mujeres La Esperanza hasta sus viviendas en Managua y otros departamentos del país. Algunas madres y familiares se apostaron frente a los portones de La Modelo con la esperanza de que sus hijos saldrían, tras la orden del régimen de otorgar el modelo de convivencia familiar a 100 presos involucrados en la lucha civica.

Tras su salida de las cárceles los presos relataron las precarias condiciones en la que los mantienen, así como las torturas a las que los someten.

No importa el título de testigos

Sobre la participación del cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio apostólico, monseñor Stanislaw Sommertag, como testigos de la mesa de Diálogo Nacional el obispo dice que no importa el título que le otorgó el régimen, mientras «se abra el sendero, aunque parezca ambiguo e imperfecto».

Brenes y Stanislaw fueron designados como representantes de la Iglesia Católica en la mesa en la que también participan un equipo negociador de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y representantes de Ortega. El encuentro continúa este miércoles en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE).

Lea además: OEA podría ser garante en el Diálogo Nacional, asegura Luis Almagro

“Con tal de abrir caminos, a la Iglesia lo que menos le importa es el título, que nos llamen mediadores o testigos es lo de menos. Lo importante es que se abra el sendero, aunque parezca ambiguo e imperfecto, porque el problema de Nicaragua es demasiado complejo para una solución inmediata, pero hay que tener esperanza”, sostuvo Báez.

En el Diálogo anterior, los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua fungieron como mediadores. Su participación fue cuestionada por Ortega, quien aseguró que «estaban comprometidos» con los manifestantes a los que acusa de intentar un golpe de Estado en su contra.

Báez aseguró que la Iglesia busca ser «fermento de reconciliación» y reconoce que «el camino es el diálogo, único modo de romperá las disyuntiva entre polarización y discusión, para abrir senderos de democratización y luchar por la paz y la justicia».

También: Bendición papal a Obispos antes de reinicio de diálogo en Nicaragua

El Diálogo Nacional se instauró este miércoles después de que el anterior se suspendiera el 25 de junio pasado, en medio de la represión y persecución perpetrada por el gobierno, a través de las fuerzas policiales y paramilitares, contra los manifestantes azul y blanco. El país, asegura Báez, se encuentra en medio de una “una crisis política con unas dimensiones humanitarias dramáticas, de no respeto a los derechos humanos y profundo desequilibrio económico”.

«Lo importante no es tener miedo»

El obispo aseguró que la Iglesia Católica se ha convertido en la «institución más creíble en el país». «Nuestra iglesia ha leído los signos de los tiempos con los ojos de Jesús, con compasión y actuando de modo solidario».

A pesar de las declaraciones de Báez, los obispos y sacerdotes en Nicaragua han sido víctimas de asedio, persecución y amenazas de muerte por parte del régimen, que provocó el exilio del padre César Augusto Gutiérrez de Monimbó por amenazas de muerte y cárcel. 

“Sí, he tenido miedo, porque sería imposible no tener miedo frente a las amenazas y la persecución que hemos sufrido todos los nicaragüenses. Pero lo importante no es tener miedo, sino saberlo gestionar y administrar, para que no te paralice, iluminándolo con la oración. Desde ahí, mi miedo ha sido fecundo y me ha ayudado a entender el miedo de la gente”, sostuvo Báez.

Báez ha sido uno de los sacerdotes que más se ha manifestado contra la represión que han sufrido los nicaragüense y ha demandado justicia y democracia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: