Ernesto Cardenal ofició misa en su casa 34 años después que el Papa Juan Pablo II lo suspendió «A divinis»

Con relación a la asombrosa recuperación del poeta, Acosta dijo que  el poeta “está como que no ha pasado nada. Está muy bien, de correr y parar ”, está más vivo que nunca