Periodistas hijos de la libertad

Saludamos a los periodistas exiliados, donde quiera que estén. Con ellos compartimos su esperanza y convicción de que muy pronto todos podrán retornar a una patria libre

Una mala consejera, Nicaragua

Se conmemora hoy el Día Nacional del Periodista en las peores condiciones del ejercicio del periodismo y la libertad de expresión y de información, desde los tiempos más crudos de la dictadura sandinista de los años ochenta.

La mala situación de los periodistas, medios de comunicación independientes y la libertad de expresión e información, comenzó desde principios de 2007 cuando Daniel Ortega recuperó el poder y comenzó a restaurar la dictadura. Todos los avances en libertad de información y opinión que se habían logrado desde 1990, se detuvieron y comenzaron a retroceder bajo el nuevo régimen de Ortega, hasta llegar a la catastrófica situación actual.

Desde el estallido social de abril del año pasado y el comienzo de la brutal represión desatada por la dictadura contra el pueblo, un periodista fue asesinado, dos están presos —expresamente por ser periodistas—, más de sesenta se han tenido que ir al exilio y varios medios de comunicación han sido destruidos, saqueados y confiscados.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH) registró solo entre los meses de abril y octubre del año pasado, “420 ataques, censuras y amenazas contra la prensa independiente por parte de policías, paramilitares y seguidores del gobierno de Ortega”, según reportó el diario salvadoreño El Mundo el 27 de noviembre de 2018. Tres meses después, sin duda que son muchos más los abusos del régimen contra la prensa libre e independiente.

Al conmemorarse hoy el Día Nacional del Periodista, rendimos homenaje a la memoria de Ángel Gahona, periodista de la Región Autónoma del Caribe Sur asesinado de un balazo el 21 de abril de 2018 mientras informaba desde la calle los sucesos violentos que estaban ocurriendo en la ciudad de Bluefields.

Nos solidarizamos con los periodistas de televisión Lucía Pineda y Miguel Mora, quienes están encarcelados por informar de manera independiente sobre la rebelión cívica del año pasado y opinar en contra de la dictadura. Pineda y Mora, cuya libertad volvió a demandar ayer la SIP, son sometidos a un tratamiento carcelario vengativo y cruel, violatorio de la ley nacional y del derecho internacional humanitario. Nosotros también exigimos su libertad inmediata e incondicional.

Saludamos a los periodistas exiliados, donde quiera que estén. Con ellos compartimos su esperanza y convicción de que muy pronto todos podrán retornar a una patria libre.

“El periodismo es hijo de la cultura de la libertad, no de los domadores de circo”, ha escrito el periodista español Marius Carol. Y mucho menos que el periodismo sea hijo de la dictadura en cualquiera de sus odiosas modalidades, sean de izquierda o de derecha.

La dictadura tiene presos físicamente a los periodistas Lucía Pineda y Miguel Moral, a los que castiga por informar y opinar. Pero sus conciencias son libres e igual que todos los verdaderos periodistas, son hijos de la libertad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: