Yonarqui Martínez, abogada de presos políticos: “Con mucho orgullo estaría en la cárcel por defenderlos a ellos”

Yonarqui Martínez defiende a 62 presos políticos del régimen orteguista. Entre ellos a cinco adolescentes, 21 estudiantes y a varias mujeres presas políticas

La abogada defensora de 62 presos políticos, Yonarqui Martínez, de 35 años, denunció este miércoles que fue citada en los Juzgados de Managua para comparecer ante al juez orteguista, Henrry Morales. Martínez ha sido víctima de asedio en reiteradas ocasiones por parte del régimen orteguista. En varias ocasiones han tratado de intimidarla y hasta de asesinarla.

Lea además: Estos son los 100 presos políticos a los que el régimen orteguista otorgó la medida de casa por cárcel

La primera vez ocurrió en junio pasado, cuando la abogada viajó junto a otros defensores de derechos humanos hacia Diriamba. Un grupo de paramilitares que se habían tomado las Cuatro Esquinas, en Carazo, los detuvieron y les apuntaron con un fusil Dragunov. “A mí me apuntaron directamente en la cabeza con una de esas armas. Casi nos matan ese día. Sinceramente tuve miedo, pensé que hasta ahí nomás llegábamos”. Al final los dejaron ir.

Puede leer: Julio Montenegro, el abogado de los autoconvocados en Nicaragua

Luego, el pasado 6 de diciembre, Martínez iba acompañada de su hija y fueron colisionadas por un vehículo que les dio persecución. A ambas, el sujeto intentó sacarlas de la vía para que se fueran dentro de un cauce en el sector de la Unan-Managua. Después de este hecho, recibió un mensaje de texto: “tu muerte parecerá accidental”. La abogada dice que también recibió una captura de pantalla de la nota periodística sobre la muerte de Adolfo Enrique Castellón Aráuz, en un accidente de tránsito, hijo de la expolicía María Teófila Aráuz, en junio pasado. Según Martínez, la intención era que ella, junto a su hija tuvieran el mismo final que Castellón.

También: Reos políticos tienen golpes y heridas, denuncian sus familiares

El último atentado fue el 7 de enero, cuando a escasas cuadras de su casa, ella y su asistente fueron interceptadas por dos hombres que llevaban la cara descubierta. Uno de ellos le puso la pistola en la cabeza y el otro le gritaba que le disparara, Sin embargo, sólo se le llevaron las pertenencias y escaparon. Martínez considera que fue una advertencia para callarla. “Solo levanté las manos y le pedí misericordia a Dios de mi alma”, dice.

LA PRENSA/Óscar Navarrete

A pesar de las constantes amenazas, Martínez dice que no piensa exiliarse. Además, asegura que continuará defendiendo a los presos políticos. “Si estás luchando por alguien inocente y que te metan a vos (presa) por la misma causa, es como estar en los zapatos de aquellos a los que una vez defendistes y vas a sentir lo mismo, sos víctima de las situaciones anómalas”.

“Si he tenido la valentía de defender a más de 120 muchachos… no me da temor pisar una cárcel, con mucho orgullo estaría en ese lugar”, asegura la abogada.

Además: Hasta 200 años de cárcel. Las condenas más absurdas del régimen orteguista a los presos políticos

Martínez inició en abril pasado como defensora de los derechos humanos en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y luego decidió defender a los autoconvocados por cuenta propia. Al inicio de las protestas defendía a 120 presos políticos, de los cuales logró la liberación de 52.

Lea: Un día con las madres de los presos políticos

A finales del pasado agosto se unió como asesora del Comité de Madre de Presos Políticos. Desde entonces, asegura las madres son su familia. “Un día sin ver a una madre, es un día sin sentido”, dice.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: