Tiro de gracia: El Barcelona borra del mapa de la Liga al Real Madrid

Parece que todo lo anterior no volverá en el Real Madrid. Nostalgia nada más. El Barcelona lo hizo otra vez, sin goleada pero con mejor juego, más dominio y un mismo final: extirpó el corazón blanco en su propia casa

Momento del gol de Rakitic en el primer tiempo. LAPRENSA/EFE

Parece que todo lo anterior no volverá en el Real Madrid. Nostalgia nada más. El Barcelona lo hizo otra vez, sin goleada pero con mejor juego, más dominio y un mismo final: extirpó el corazón blanco en su propia casa, ante su gente y en su ciudad. Bastó el gol de Rakitic (26′) para desorientar al rival, la inyección de Arthur en el medio campo, la luz cegadora de Messi, los desbordes alocados y a veces poco entendibles de Dembelé, el cerrojo defensivo guiado por Piqué  y el instinto gladiador en la segunda parte de Arturo Vidal.

Lea además: ¡Gana el que anota, no el que juega! Barcelona golea al Madrid

Ya los clásicos no parecen tómbolas regidos por el azar, a menos que ese azar se llame Barcelona. En estos dos encuentros ante el Barcelona, el Madrid sufrió el síndrome de la falta de gol, más evidente en el primer partido, aunque en esta ocasión la lucha de Vinicius, Reguilón y Benzema por romper las redes terminó mucho antes de llegar a Ter Stegen, porque el muro de Piqué y Lenglet fue demasiado alto y sostuvieron el 0-1.  El partido empezó más abierto, jugado a otro ritmo, presionando y llegando más temprano el Barcelona, respondiendo el Madrid con Benzema, pero siempre el equipo que hacía temblar con sus pasos era el azulgrana.

Messi al 18′ bombeó a Courtois en un despliegue por la derecha, pero no tuvo la suerte necesaria en la dirección. Siete minutos después Rakitic hizo justicia y el equipo mejor plantado sobre el césped abrió el marcador: todo empezó por un balón perdido de Kroos al no cuidar su espalda en un terreno minado. Y de repente muy rápido se descontroló el Madrid, el gol le provocó una convulsión que pedía agritos el final de la primera parte, no sin antes sufrir con las llegadas de peligro de Messi y Luis Suárez.

Nota relacionada: El Barcelona gana en Sevilla con otro recital de Lionel Messi

En la segunda parte el Madrid inició imprimiendo más presión al juego. Lo intentó Vinicius en dos ocasiones, una de ellas salvada por Lenglet entregando el cuerpo, pero como se desarrollaba el desafío y lo bien estructurado del Barcelona con salida y control, era cuestión de tiempo para que diera el tiro de gracia, algo que finalmente no ocurrió marcando el segundo por cuestión de frescura, Messi rozó el poste al final y a Suárez se le acabó la carretera en una jugada solo ante Courtois.

El Madrid tiene miedo que todo recuerdo suyo perezca, borrados de la Copa del Rey, eliminados de la Liga a 12 puntos del líder, aún viven de la nostalgia de la Champions, sin Cristiano los goles se han convertido en una odisea y el rival del martes (Ajax) no parece ser un hueso frágil. Este Madrid es una moneda al aire, este Barcelona un equipo de muchas vestiduras. Los blancos ahora solo existen en el mapa de la Champions, ojalá que no se encuentren al Barcelona.

Le recomendamos: Colegio Americano Nicaragüense obtiene histórico título en torneo de futbol AASCA

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: