Limpian escombros de la casa donde quemaron a una familia en el barrio Carlos Marx

Recientemente, el juez orteguista Henry Morales remitió a juicio, para el 13 de marzo, a Amílcar Antonio Cortez Báez y Karla Vanessa Matus Méndez por supuestamente provocar el incendio

Limpian escombros en la casa del barrio Carlos Marx, donde murieron calcinados seis personas, entre ellos, dos niños.

Un poco después de los ocho meses de la masacre ocurrida en el barrio Carlos Marx, en Managua, donde murieron quemadas seis personas, dos de ellas niños, este viernes hubo limpieza de los escombros y la chatarra retorcida que consumió el fuego de un crimen que conmocionó a Nicaragua.

Una montacarga iba y venía con los escombros de la casa, hasta depositarlos en un camión grande color blanco, mientras en el segundo de los tres pisos que tiene la casa, otro hombre martillaba los hierros retorcidos. Abajo, en la entrada de la vivienda siniestrada, estaba una de las sobrevivientes, Cinthia López, quien no quiso brindar ningún tipo de declaraciones sobre la remoción de los escombros.

Lea ademas: ONU señala a policías como responsables de la masacre en el barrio Carlos Marx y del asesinato del bebé Teyler Lorío Navarrete

El 16 de junio se conoció el horror; un incendio acabó con la vida del pastor Óscar Velásquez Pavón (46 años), su esposa Maritza López Muñoz (46 años), su hijo Alfredo (26 años), la esposa de este último —Mercedes Ráudez (20 años)— y sus dos hijos: Matías Eliseo Velásquez, de cuatro meses de edad, y Daryeli Osmary Velásquez Raudez, de 3 años. La misma población acusó a grupos paramilitares y policías de haber provocado el siniestro.

Recientemente, el juez orteguista Henry Morales remitió a juicio, para el 13 de marzo, a Amílcar Antonio Cortez Báez y Karla Vanessa Matus Méndez por supuestamente provocar el incendio en la casa.

Le puede interesar: “Hijos, perdónenme porque no los puedo sacar”: las palabras del pastor que murió calcinado en el barrio Carlos Marx

Dentro de las pruebas que presentó la Fiscalía están 16 testigos, incluidos sobrevivientes que eran familiares de las víctimas: Ana Mercedes Velásquez López y Oscar Danilo Velásquez López.

PO y paramilitares

Sujetos enmascarados junto con oficiales de la PO estuvieron relacionados con el crimen. Así lo señaló un comunicado emitido por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, publicado en noviembre, en el que además sancionaba a la vicepresidenta designada por el poder electoral, Rosario Murillo, y a Néstor Moncada Lau.

“En junio de 2018, hombres armados enmascarados, acompañados por personas identificadas por testigos como policías nicaragüenses, habrían incendiado una casa familiar en Managua, matando a seis, incluidos dos niños pequeños”, decía el comunicado.

Lea más en: Una sobreviviente del incendio: “Los quemaron vivos”

Asimismo, en el informe realizado por la misión del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), presentado en agosto de 2018, se destaca que la casa fue siniestrada porque los dueños, que se dedicaban al negocio de colchones y tenían materiales inflamables, no permitieron a la PO y francotiradores utilizar el tejado para atacar a manifestantes.

“Según consta, la casa fue incendiada porque los dueños no permitieron a la Policía y a los francotiradores utilizar el tejado”.

Relatos del horror

“Nosotros nunca hemos simpatizado con ningún partido político, peor sandinista, y quien mató a mi padre, a mi madre, a mi hermano, y a mis sobrinos, fueron las turbas sandinistas y la Policía. Nosotros somos testigos donde ellos le pegaron fuego a la casa, ellos (víctimas) querían salir y ellos (turbas) apuntaban con AK-47, disparando para que no se salieran, hasta esperaron que se quemara la casa para irse”, dijo un hijo del pastor Óscar Velásquez Pavón, quien murió con otros cinco miembros de la familia en un incendio.

Supuesto vínculo

En diciembre pasado, la Policía Orteguista (PO) se refirió al crimen en la casa del barrio Carlos Marx. Responsabilizó al Movimiento 19 de Abril, y también señaló al defensor de derechos humanos Gonzalo Carrión y la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez; del primero dijo que brindó declaraciones falsas y sin fundamento a medios de comunicación.