LA PRENSA cumple 93 años de informar a los nicaragüenses

Atacar y censurar a los medios independientes ha sido estrategia en las dos ocasiones en que Daniel Ortega ha presidido el gobierno

La SIP y la CIDH resaltaron que LA PRENSA es en América Latina referente del periodismo de excelencia e independencia. LA PRENSA/ O. NAVARRETE

Este 2 de marzo el Diario LA PRENSA cumple 93 años, siendo valorada como “referente de lo que significa la defensa de las libertades fundamentales” de una democracia, como es informar a los ciudadanos de aquello que el Gobierno y grupos de poder quieren ocultar.

“En estos 93 años LA PRENSA sigue siendo tan vital y esencial, y demuestra cada vez más la necesidad de que haya periodismo libre e independiente”, manifestó Ricardo Trotti, director ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).


La historia de LA PRENSA: 93 años de lucha por la libertad


La referencia la hace Trotti al resaltar cómo la historia del periódico de mayor trayectoria, circulación y tráfico digital en Nicaragua se enlaza con la “propia historia de la libertad de expresión” en un país que en distintos momentos ha sufrido dictaduras, las cuales han intentado acabar con los medios y periodistas independientes.

En sus 93 años de historia LA PRENSA ha enfrentado asfixia económica, judicial y censura previa. Sus instalaciones han sido bombardeadas y varios periodistas encarcelados, agredidos, robados y asesinados durante las dictaduras de Somoza y los sandinistas.

Lea también: LA PRENSA reduce su paginaje como medida de emergencia ante el abuso estatal

El director mártir de LA PRENSA, Pedro Joaquín Chamorro, fue asesinado por la dictadura de Somoza el 10 de enero de 1978, pero eso no silenció al Diario.

Sobrevivir a los momentos de “oscuridad” que ha tenido el periodismo independiente en Nicaragua, LA PRENSA ha tenido un papel fundamental como institución que ha sabido defender el derecho de los ciudadanos a ser informados con la verdad, según la SIP y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Recomendado: La historia de LA PRENSA: 93 años de lucha por la libertad

“Estos 93 años es una celebración a la libertad de prensa que ha ejercitado LA PRENSA en su largo historial. Hay una conciencia internacional y nacional de que LA PRENSA siempre se ha mantenido como baluarte democrático pese a todas las crisis políticas y sociales que ha tenido Nicaragua”, dijo Trotti.

Atacar y censurar a los medios independientes ha sido estrategia en las dos ocasiones en que Daniel Ortega ha presidido el gobierno. Primero en los años ochenta, y desde 2007, cuando Ortega volvió al poder, las violaciones a la libertad de información y de prensa retornaron.

Lea:Periodistas de Canal 12 denuncian asedio de la Policía Orteguista

Desde abril del 2018 la dictadura de Ortega y Rosario Murillo recrudeció el hostigamiento, asedio, agresiones y las amenazas a los periodistas de LA PRENSA, como al resto de medios independientes, por exponer los crímenes de los paramilitares dirigidos por la Policía Orteguista y el resto del aparato estatal contra los ciudadanos que se manifestaron exigiendo la renuncia de la pareja de dictadores.

Desde el 10 de septiembre de 2018, la Dirección General de Aduanas mantiene secuestrados papel, tinta, planchas, gomas y reveladores de uso de la rotativa en la que se imprime los periódicos del Grupo Editorial La Prensa. Los periódicos LA PRENSA y Hoy, que pertenecen al Grupo Editorial, podrían dejar de imprimirse por falta de papel y otros insumos indispensables.

Lea además: La SIP condena el bloqueo del régimen a insumos del Diario LA PRENSA

Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, recordó que cuando el Estado usa sus facultades para atacar a un medio de comunicación “se trata de otra violación a la libertad de expresión”.

“Por eso 93 años para un medio, en estos momentos de la revolución digital que afecta a los medios escritos longevos es un éxito, significa que es un Diario que los lectores prefieren”, dijo Lanza.

La SIP y la CIDH han denunciado como graves violaciones a las libertades el secuestro de los insumos.

Lea también: Cosep llama a levantar el embargo de la materia prima de LA PRENSA y El Nuevo Diario

Lanza y Trotti reiteraron los llamados desde sus organizaciones para que el régimen Ortega-Murillo desista de pretender asfixiar a LA PRENSA y El Nuevo Diario, y les entregue el papel, la tinta y el resto de insumos que les pertenecen.

Daniel Ortega, enemigo de la libertad de prensa

Desde la perspectiva de la SIP y la CIDH, ejercer el periodismo en Nicaragua desde que Ortega retornó al gobierno en 2007 se volvió una labor de mayor peligro al ser el Estado, que trata de silenciar el derecho a informar y el de los ciudadanos a recibir información veraz.

Le puede interesar: La histórica portada en blanco de LA PRENSA y su reflexión a favor de la libertad de expresión fue noticia mundial

Trotti afirmó que para la SIP el gobierno de Ortega “siempre fue un violador de las libertades de prensa y de expresión”, por lo que denunciarlo a nivel internacional permitió “crear conciencia” de que en Nicaragua “hay un gran retroceso” de esas libertades.

Los organismos defensores de los derechos humanos han elevado su preocupación, porque tras el estallido de la crisis sociopolítica en abril del 2018, se han intensificado los problemas de asfixia económica y censura a los medios independientes y la persecución de periodistas no afines a la dictadura.

Puede leer: Jaime Chamorro Cardenal: “(Rosario) Murillo, LA PRENSA llegará a los 100 años”

El encarcelamiento ilegal de Miguel Mora y Lucía Pineda, director y jefa de prensa del canal 100% Noticias, respectivamente, así como la toma de las instalaciones de ese medio por la Policía Orteguista, la quema de Radio Darío, el asedio al Canal 12, la confiscación de varias radios, de los equipos de Confidencial y Esta Semana, el exilio de más de setenta periodistas, son evidencias de que en Nicaragua está coartada la libertad de prensa, de acuerdo con la CIDH y la SIP.

“Es una situación prácticamente de supresión del ambiente de garantías para ejercer la libertad de prensa, que es una obligación de los Estados”, dijo Lanzas, relator especial de la CIDH.

¿Por qué Daniel Ortega considera enemigos a los medios independientes? Trotti, director ejecutivo de la SIP, dice que es “porque su idea es eternizarce en el poder” y la prensa crítica es un gran obstáculo.

También lea: “Renuncian Ortega y Murillo”, “Liberan a los 700 presos políticos”. Así se imaginan los nicaragüenses la portada ideal de LA PRENSA

“Este tipo de regímenes trata de manipular la realidad. La libertad de expresión y la libertad de prensa implica que no debe haber represalias contra el que opine, escriba, hable lo que siente y lo que quiera y sobre todo cuando fiscaliza el poder. En Nicaragua eso pasa a medias, porque alguien lo puede hacer pero luego sufre represalias y lo hemos visto con toda la violencia a los medios” críticos, afirmó Trotti.

La detención de Mora y Pineda, a quienes el régimen acusa por “incitar al odio” y “proposición, provocación y conspiración para cometer actos de terrorismo”, no es un hecho al azar, sino que encaja en esa estrategia de intimidar a todos los medios críticos a fin de que no se informen de los crímenes contra el pueblo.

Estrategia de impunidad

“Tiene toda una estrategia de cubrirse con un manto de impunidad e inmunidad para poder seguir su autoritarismo interno. El régimen cada vez necesita menos testigos, menos denuncia y que pase todo inadvertido, por eso es que va en contra de la libertad de asociación, por eso manda a las turbas a atacar marchas ciudadanas, pone contramarchas, expulsa a organismos de derechos humanos internacionales y clausura, confisca a organismos de la sociedad civil”, afirmó Trotti.

Además lea: Editorial | ¿Se ha imaginado vivir sin información?

Por su parte Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, dijo que ante la expulsión del país de los organismos como Naciones Unidas y la Comisión Interamericana, y la clausura de organismos nacionales, los testigos de los abusos de poder que se cometen en Nicaragua son los periodistas y medios independientes.

“Es fundamental el trabajo que hacen las organizaciones como la SIP, la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, sobre abusos de poder y las violaciones contra las libertades de prensa que mantienen la atención de la comunidad internacional en Nicaragua”, aseveró Lanza.

Asesinato de Ángel Gahona en la impunidad

El asesinato del periodista Ángel Gahona durante las protestas de abril pasado es muestra del peligro de hacer periodismo en Nicaragua, y a la vez es evidencia de la impunidad existente, porque a pesar de que jueces orteguistas sentenciaron a dos jóvenes por el crimen, los familiares del reportero han insistido que en el momento del asesinato solo había policías.

La CIDH y la SIP en sus reportes sobre la crisis en Nicaragua tampoco dan credibilidad a la versión de la Fiscalía sobre el asesinato de Gahona.

También: Periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda víctimas de la saña del régimen Ortega Murillo

“No creo que haya sido por delincuentes comunes. Más que todo atendiendo a lo que dice la familia, fue por cuestiones profesionales y el caso está en la impunidad total”, aseguró Trotti, de la SIP.

El asesinato de un periodista, encarcelar a otros y recrudecer el hostigamiento y la censura contra los medios independientes ha terminado de desnudar la esencia de dictador de Ortega.

Lea además: Aduana retiene tinta y papel al Grupo Editorial LA PRENSA

“El hecho de perseguir a periodistas independientes es sacarse la máscara, (porque) algún tipo de apariencia democrática pretendida ha quedado desenmascarada, esto es parte de lo que la comunidad internacional siente, que Nicaragua no es una democracia, no tiene apariencia de democracia (sino que) es un régimen autoritario”, afirmó Trotti.

Denuncia constante

Para la SIP y la CIDH la denuncia permanente de las violaciones a la libertad de expresión es importante en la defensa de los derechos humanos, pues el registro de cada caso da fuerza en pro de medidas para que cesen esas acciones.

Puede leer más en: Turbas orteguistas roban equipo a la periodista de LA PRENSA Leonor Álvarez

Con ese objetivo es que la SIP prepara el informe “Conductas en Nicaragua”, que será presentado a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Se ha solicitado además a la Organización de Estados Americanos (OEA) aplicar la Carta Democrática Interamericana al régimen orteguista por las violaciones a la libertad de expresión, como parte de los crímenes contra el pueblo.

Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, dijo que dar a conocer al mundo la grave situación de Nicaragua es lo que ha hecho que la comunidad internacional adopte medidas contra el régimen y deben conducir al restablecimiento de la democracia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: