Edgard Montiel, el mejor bateador del Bóer: «Voy por la triple corona»

Suena el celular y Edgard Montiel no responde. Vuelve a sonar y tampoco lo hace. Una hora y cerca de 15 llamadas perdidas posteriores, contesta. Saluda al periodista y dice: “Lo siento, es que estaba en el gimnasio, trabajando la fuerza”.

Edgard Montiel lleva nueve jonrones con el Bóer en la actual campaña del Campeonato Nacional de Beisbol Superior. LA PRENSA/ARCHIVO/JADER FLORES

Edgard Montiel lleva nueve jonrones con el Bóer en la actual campaña del Campeonato Nacional de Beisbol Superior. LA PRENSA/ARCHIVO/JADER FLORES

Suena el celular y Edgard Montiel no responde. Vuelve a sonar y tampoco lo hace. Una hora y cerca de 15 llamadas perdidas posteriores, contesta. Saluda al periodista y dice: “Lo siento, es que estaba en el gimnasio, trabajando la fuerza”. Sí, en un lunes, cuando los Indios del Bóer descansan. Es el único día de la semana que tiene libre, pero para Montiel eso no existe. Su furia dentro del campo se extiende al compromiso con su profesión fuera del terreno. A sus 31 años vive el mejor momento de su carrera en el beisbol: “No quiero que esto acabe por eso no me canso de prepararme”, señala el pelotero que se repite a todas horas que llegó su tiempo de brillar: “Voy por la triple corona”.

Te puede interesar: Los Dantos aplastan a Chinandega, mientras el Bóer fue sorprendido en Carazo

Montiel se ríe de sus palabras. Aduce que puede sonar a locura: “Pero es que me siento fuerte, bateando fluido, de forma natural y he alcanzado sobre todo la madurez. Muchas veces le digo a mis compañeros que voy a conectar 30 jonrones esta temporada”. Batea .607 de promedio, es líder en cuadrangulares (5) y empuja 14 carreras en nueve desafíos; liga 17 imparables en 28 turnos al bate y el pasado fin de semana contra Carazo sacudió su madero con tres vuelacerca, siendo dos de ellos kilométricos en el Estadio Pedro Selva, ese mítico nombre que carga cuatro triple coronas.

Para entender al Montiel del presente se necesita rebobinar al pasado. “La organización ha decidido darte de baja”, esas palabras golpearon directamente al corazón de Edgard Montiel cuando el scout de los Cardenales de San Luis le dio la noticia. Sus números en 2006 y 2007, primero en Venezuela y luego en República Dominicana con la organización no eran llamativos. Promedió .212 y .244. “Recuerdo que a mí me firmaron como receptor y cuando me botaron me dije que nunca más iba a volver a jugar en esa posición. Un scout me dijo que sentía que la organización se había precipitado conmigo”, comentó.

Hasta el momento en Nicaragua Montiel ha cumplido su promesa de no estar en la receptoría, por ese motivo se movió al campo corto y antesala. “A mí me firmaron por 8,000 dólares. Antes de ser visto por los scout jugaba campo corto, pero los Yanquis cuando me enviaron a República Dominicana a un campamento me recomendaron cambiarme a cátcher y lo hice bien. Después firmé con San Luis y tras dejarme en libertad decidí eso, pero en Italia me tocó romper eso. Era semifinales y nuestro receptor fue expulsado y tuve que hacerlo. Creo que les gusté más que el receptor titular”, comenta bromeando.

Lea además: Bóer gana en muerte súbita; Dantos y Rivas sorprendidos

Su familia y en especial su papá ha sido un pilar para su sostenimiento. “Mi papá fue mi mánager cuando tenía ocho años. Ahora graba todos los turnos cuando bateo y así es que hago los ajustes. Además del aporte de Sandy Moreno, el Bobby Espino, Jairo Mendoza y todos los entrenadores que me han ayudado”, indicó.

Casado y sin hijos, Montiel tiene su mente en la triple corona. “Ya una vez estuve peleando con Justo Rivas los jonrones y quedé de líder de empujadas. Ahora voy por la triple corona, quiero conseguirlo”, añade el muchacho que decidió no estudiar la universidad por el beisbol y que no se cansa de respirar el deporte. Se ha visto en el retrovisor y no quiere ser el del pasado, sino ahora muestra su dureza y obstinación por deja una huella. No lo llamen los lunes: está entrenando.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: