¡Humillados en su propia casa (tumba)! El Ajax deja en estado de shock al Real Madrid

Huele a muerto. Madrid está en estado de shock. No hubo concesiones ni palabras suaves. El Ajax los eliminó de golpe (1-4). Chocaron contra un iceberg de buen juego, conducción de balón

Momento en que Vinicios en que sale del juego y llora desconsoladamente. LAPRENSA/EFE

Huele a muerto. Madrid está en estado de shock. No hubo concesiones ni palabras suaves. El Ajax los eliminó de golpe (1-4). Chocaron contra un iceberg de buen juego, conducción de balón, generador de magia y, sobre todo, con olfato de gol. En los tiempo de penurias se saca lo por de cada uno y, mientras por un lado se vislumbraba la exquisitez holandesa, por el otro estaba un equipo blanco devorado por su propio demonio interno: la falta de gol, tirando vestigios de lo que fue, pensando más por nombre que por hechos el boleto a cuartos se sellaría. Grave error, las tribulaciones vividas contra el Girona y Barcelona, en los últimos dos clásicos, se extendió a la que parecía su blindada competición.

Tadic hizo estallar la armadura de Madrid. Un jugador desequilibrante, capaz de maniobrar en espacios cortos, meter el acelerador en carreras largas y, lo mejor de todo: dibujar trazos a su compañeros. Bien se puede decir que la noche del Ajax en el Santiago Bernabéu fue liderada por el serbio Dusan Tadic, quien encontró una varita mágica para convertirla en la casa de sus sueños: dos asistencias y un gol fantástico.

Te recomendamos: Tiro de gracia: El Barcelona borra del mapa de la Liga al Real Madrid

Todo lo que empieza mal… El Madrid inició perdiendo por un despiste de Toni Kroos, Tadic se encargó de acercarse al área de peligro y servirle un pase magistral a Ziyech (7´).  Todavía era muy temprano para vaticinar la debacle. Luego tras una respuesta ineficiente del Madrid en la definición, Tadic lo hizo otra vez, lo que parecía difícil: mejorar la estructura de la jugada del primer gol. Minuto 17, el serbio de marcha en su visión ofensiva, le hace una ruleta a Casemiro, olvida que está rodeado de jugadores blancos y hace un pase filtrado a Neres. Éste sin nervios en sus botas encara a Courtois y le envía la bola a la redes en un pique. Silencio sepulcral en el Bernabéu, 0-2.

Tadic

A esa grotesca caricatura de equipo que se estaba viendo le bastaba un gol para avanzar a los cuartos de final, pero en la cancha ocurría un baile que tenía mareado a los madridistas. Ese toque limpio y estructurado del Ajax dejaba con los ojos bailando al Madrid, quienes terminaron sin Vinicius y Lucas Vázquez en el primer tiempo por lesión, pero ni Bale ni Asensio parecían ser la salvación.

Lea además: ¡Gana el que anota, no el que juega! Barcelona golea al Madrid

Cada gol se sentía como un diluvio, los actuales monarcas buscaban un nocaut de angustia. Pero la presión inicial en la segunda parte no intimó al Ajax, quienes convertían el duelo en una goleada marcando el tercero. Aunque la imagen daba la impresión de ser fuera de la línea y saque de banda en el principio de la acción, el VAR decretó que el tercer gol era correcto. La consagración de la noche del Ajax, por ende de Tadic, se convertía en realidad: un zapatazo desde la frontal dejó inutilizado a Courtois. Asensio le dio un respiro al Madrid que tragaba gordo (70), pero Schone de tiro libre (72) acabó con cualquier brasa encendida blanca.

El campeón de Europa tendrá un largo luto. Eliminados de la Copa del Rey, de la Liga (a 12 puntos del líder) y ahora de su única bala restante: la Champions. Huele a muerto y ¡por favor! lleven flores blancas al entierro.