Alianza Cívica logra que obispos participen en las negociaciones

Durante tres sesiones el régimen se negó, pero al final aceptó al cardenal Brenes y dos obispos más de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

El representante de los estudiantes por la Alianza Cívica, Max Jerez; al centro, el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag y, en el extremo derecho, el canciller orteguista Denis Moncada. LA PRENSA/J. FLORES

Cinco sesiones después salió humo blanco: la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y los representantes del régimen de Daniel Ortega aprobaron este martes las reglas del juego de las negociaciones, que iniciaron el pasado 27 de febrero: la llamada hoja de ruta.

Ambas partes acordaron enviar invitación a tres testigos para ser parte de la mesa, sin embargo los garantes se definirán una vez aprobada la agenda.

Lea además: Alianza Cívica y Gobierno invitan a obispos a participar en las negociaciones

La Alianza Cívica logró que el Gobierno aceptara a los obispos como testigos y acompañantes, por lo que el cardenal Leopoldo Brenes podrá nombrar como sus asesores a cualquiera de los obispos de la CEN, sin restricción; sin embargo, se espera que Brenes nombre a monseñor Rolando Álvarez y Bosco Vivas, obispos que ya habían sido elegidos por la Conferencia Episcopal el pasado 18 de febrero para que estuvieran presentes en las negociaciones.

En el comunicado, leído por el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag, ambas partes afirmaron que extendieron tres cartas de invitación para los testigos de las negociaciones:

1. Al nuncio apostólico como testigo y acompañante internacional; en este caso, es la presencia del Vaticano en las negociaciones.

Lea más en: Alianza Cívica quiere a la Conferencia Episcopal como testigo en el diálogo

2. Al cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), como testigo y acompañante nacional, con dos asesores a quienes él tendrá la independencia de escoger.

3. Al pastor Jorge Ulises Rivera, coordinador de pastores internacionales Unidos por la Nación, como testigo y acompañante nacional, con dos asesores. Rivera es un pastor poco conocido en el ámbito nacional.

Lea también: Dirigentes del Movimiento Campesino en el exilio inconformes con la inclusión de nuevos representantes en la Alianza Cívica

“La mesa considera que con las invitaciones a los testigos y acompañantes nacionales se asegura la inclusión de una amplia gama de nicaragüenses, ayudando a la legitimidad del proceso de negociación”, leyó el nuncio.

Según la comunicación, los garantes de las negociaciones se definirán una vez que se apruebe la agenda de las negociaciones, la cual se iniciará a discutir ya aprobada la hoja de ruta.

Lo que dice la hoja de ruta

La hoja de ruta aprobada contiene 16 puntos, dentro de los que destacan: Los seis titulares de las delegaciones trabajarán en privado y de forma confidencial.

Cada delegación podrá tener seis suplentes y siete asesores, como máximo, que permanecerán en la sala de reunión de los titulares. Los tiempos de intervención de los titulares no excederán los tres minutos.

Le puede interesar: Cardenal Leopoldo Brenes dice no estar seguro si obispos seguirán en las negociaciones con el Gobierno

Los participantes de la negociación solo podrán dar declaraciones y divulgaciones sobre los puntos aprobados. Durante la sesión se permitirá el uso de celulares, pero no estarán permitidos las fotos, videos, grabaciones de voz ni publicaciones en ningún medio. Habrá presencia de periodistas y medios de comunicación en las instalaciones del Incae, cuando sean convocados.

Las reuniones se realizarán diariamente, de lunes a viernes, desde las 10:00 a.m. hasta las 4:00 p.m. Con la posibilidad de extenderse, según expresó el nuncio al leer el comunicado.

23 días para acuerdos

El proceso de negociación finalizará tentativamente el 28 de marzo de 2019, o la fecha que se acuerde en consenso por los delegados titulares del régimen y la opositora Alianza Cívica. Una vez aprobada la agenda, las partes acordarán el nombramiento de los garantes nacionales e internacionales, para el cumplimiento e implementación de los acuerdos que se adopten sobre los puntos de la agenda.

Además lea: Alianza Cívica incorporó a líderes campesinos a la mesa del Diálogo Nacional

De acuerdo con el documento, los temas a abordar en la agenda contendrán los temas y puntos principales que las delegaciones propongan y se adopten mediante consenso.

El punto 16 de la hoja de ruta señala que al finalizar las negociaciones, todos los acuerdos, que ya han sido consensuados y comunicados, serán recopilados en un acuerdo final general, el cual deberá ser revisado y aprobado por ambas partes.

¿Cómo se negoció levantar veto a monseñor Álvarez?

Uno de los obstáculos de la aprobación de la hoja de ruta fue que el régimen orteguista tenía vetada la presencia de monseñor Rolando Álvarez y cualquier obispo en la mesa. Sin embargo, el régimen para levantar el veto al religioso propuso a su contraparte la incorporación del pastor evangélico Jorge Ulises Rivera, con lo cual se levantó el veto al obispo de la Diócesis de Matagalpa y presidente de medios de comunicación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), según confirmaron a LA PRENSA.

Lea más en: Régimen orteguista boicotea negociaciones

Otro de los obstáculos que impedía la aprobación de la hoja de ruta fue el rechazo del régimen a aceptar que la OEA y la ONU participen como garantes en las negociaciones, lo cual también fue reglamentado.

Obispos responderán el viernes si participan

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) fueron invitados formalmente para participar en las negociaciones entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el Gobierno, informó el obispo y portavoz de la CEN, Abelardo Mata. Se desconoce en calidad de qué participarán.

“Ya hemos recibido invitación oficial del Gobierno y la Alianza Cívica. Para dar una respuesta a la invitación, los obispos nos reuniremos de emergencia el próximo viernes y dejaremos clara nuestra posición en torno a nuestra participación”, explicó Mata.

Le puede interesar: Orteguismo alega intervencionismo con propuesta que OEA y ONU sean garante en las negociaciones

El gobierno de Ortega invitó en mayo pasado a los obispos como mediadores y testigos del Diálogo Nacional, sin embargo, en medio de la represión, los religiosos se hicieron al lado del pueblo que demandó elecciones adelantadas para que Ortega abandonara el poder.

Ortega nunca abandonó la represión contra la población que protestó cívicamente, tampoco aceptó la propuesta de adelantar las elecciones y terminó abandonando el proceso de diálogo en junio pasado y calificando a los obispos de golpistas y terroristas, porque —según la dictadura— ocupaban las parroquias para almacenar armas.

El peso del Vaticano

Las negociaciones entre el régimen de Daniel Ortega y la Alianza Cívica, iniciadas el pasado 27 de febrero, prácticamente han estado bajo la mediación de la diplomacia vaticana, cuya responsabilidad asumió el nuncio apostólico, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag. LA PRENSA ha tenido información de que el Vaticano hará todos los esfuerzos para que el conflicto que vive Nicaragua finalice en acuerdos pacíficos y no mediante el uso de la violencia. “El Vaticano está totalmente involucrado en estas negociaciones para que haya una solución a la crisis que el país vive y que ha costado ya mucha sangre derramada”, confió una fuente episcopal a LA PRENSA.