Alianza Cívica y Gobierno inician discusión de la agenda de las negociaciones

Los representantes del gobierno y de la Alianza Cívica aseguraron a través de un comunicado que trabajan para consensuar la agenda propuesta

El canciller Denis Moncada, el magistrado Francisco Rosales, el presidente de UNEN Luis Andino, los diputados Edwin Castro, Wilfredo Navarro y José Figueroa, son los representantes del gobierno en el Diálogo Nacional. LA PRENSA/ CORTESÍA ALIANZA CÍVICA

LA PRENSA/ CORTESÍA ALIANZA CÍVICA

En el sexto día del proceso de Diálogo Nacional, los negociadores pasaron a la segunda etapa que corresponde a la elaboración de la agenda de temas a discutir, la cual en el caso del sector opositor, agrupado en la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, es la libertad, democracia, justicia y asegurar la implementación de estas prácticas después de firmar los acuerdos.

José Pallais Arana, miembro de la Alianza Cívica y participante en el Diálogo, confió que esperan concluir esta etapa este jueves o el viernes.

Lea además: Diputado europeo Ramón Jáuregui considera incompatible un diálogo sin libertad de presos políticos

Pallais dijo que esperan no tener mayores dificultades de llegar a un consenso alrededor de la agenda. “Hoy, el intercambio que hicimos, nos permitió visualizar que no está difícil llegar a definir una agenda de consenso, que valga para ambas partes a partir de mañana o más tardar pasado”, reveló Pallais.

Este jueves las pláticas se centrarán en el intercambio de los temas generales, más los subtemas, para pasar a componer una agenda consensuada con las propuestas de ambas partes, explicó Pallais.

Puede leer: Pastor evangélico invitado por Daniel Ortega como testigo aún no decide si asistir a negociaciones

Al finalizar el encuentro del miércoles —que se ajustó al horario de 10:00 a.m. a 4:00 p.m., tal como lo establecieron en la hoja de ruta—, las partes comunicaron que están a la espera de que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y los Pastores Interdenominacionales Unidos por la Nación confirmen su participación como testigos y acompañantes de las negociaciones con sus respectivos asesores.

Pallais declaró que los testigos y acompañantes tendrán un rol activo: podrán intervenir, opinar, y además serán los encargados de destrabar los impases. “No solo vienen a ver y a oír”, aseveró Pallais.

Diálogo, única oportunidad

Para el excanciller de Nicaragua, Francisco Aguirre Sacasa, el diálogo es la única oportunidad para salir de la crisis que vive el país desde el 18 de abril, cuando comenzó la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles.

Además lea: Alianza Cívica incorporó a líderes campesinos a la mesa del Diálogo Nacional

“Para mí todavía no está claro lo del diálogo. La moneda está todavía en el aire. Pero, por otro lado, el diálogo es hoy en día la única oportunidad que tenemos para sacar al país del colapso político, socioeconómico y hasta humanitario en que se encuentra”, manifestó Aguirre Sacasa.

Contribución de obispos

El exdiplomático aseguró que la participación de los obispos como testigos y observadores es altamente positiva.

“Sigue la Conferencia Episcopal teniendo un papel beligerante que jugar en el diálogo. Si bien es cierto que ya no son mediadores, ellos serán testigos de lo que está pasando (en el diálogo). Y con su enorme peso histórico y moral, el aval de ellos sería altamente positivo en el caso que ellos tuviesen de acuerdo con lo negociado, así como sería devastador que ellos fuesen a condenar el diálogo por su desempeño. Tan es así que creo que la Conferencia ha salido ganando con este cambio de papel, y lo aplaudo”, opinó Aguirre Sacasa.

Puede leer además: Director ejecutivo de la SIP asegura que régimen de Daniel Ortega presiona rigurosamente a la prensa en Nicaragua

En contraste, Aguirre dijo que si los obispos optan por no participar en el diálogo sería fatal para este proceso.

“Sería un golpe mortal para el diálogo. Perdería toda legitimidad si los obispos fuesen a rechazar la invitación de unirse a la negociación. Significaría que la Conferencia Episcopal no creyese en el diálogo y, en el fondo, en la buena fe de una o ambas partes”, refirió Aguirre.

Diálogo no es tan “representativo”

A juicio del exdiplomático, el diálogo no es representativo.

“Considero que el diálogo fue montado rápidamente y que tiene algunas imperfecciones. Pero por supuesto que no es representativo. Hay algunos titulares que no representan a prácticamente nadie. Por otro lado, no hay ni una sola mujer en la mesa de negociación. Y los campesinos —que han jugado un papel decisivo en la defensa de nuestra soberanía— tampoco están representados hasta la fecha. Pero hay que darle un voto de confianza al diálogo, aunque hay que estar atento a lo que sucede”, manifestó Aguirre.

“Empataron” a obispos con pastores

El analista político Enrique Sáenz opinó que el gobierno mermó el papel de los obispos de la CEN y los colocó de igual a igual con la presencia de pastores evangélicos.

Lea también: La líder Francisca Ramírez recibe el premio Homo Homini en reconocimiento a la defensa de la tierra

“De esta manera el régimen exhibe dos intenciones: de un lado arrinconar a la CEN a un nivel tal que se vean impulsados a desistir de participar en esas condiciones en la mesa de diálogo. Y así los eliminan de una vez con la apariencia de ser decisión propia. Y si aceptan participar en esa condición disminuida, todavía los parten por la mitad, porque ahora su palabra podrá ser contradicha o contrastada por los testigos evangélicos que entran de igual a igual”, criticó.

Lento pero firme desarrollo del diálogo

Después de consensuar los temas de agenda, sigue acordar el nombramiento de los garantes nacionales e internacionales, para el cumplimiento e implementación de los acuerdos que se adopten sobre la agenda.

El martes el Gobierno y la Alianza Cívica lograron completar los primeros pasos a seguir en la llamada “hoja de ruta”, que establece el número de testigos y acompañantes nacionales, los días y el horario de los encuentros, un plazo de 23 días para llegar a un acuerdo, que implica el fin del proceso de negociación.