Femicidio invisibilizado

Esta crisis ha llevado a los hogares nicaragüenses luto y dolor, angustia y desesperación, pero también ha servido para unir los lazos familiares

La mujer sigue siendo el pilar fundamental de la especie humana y su presencia está en toda clase de lucha por la vida. En Nicaragua, como en Venezuela, la presencia de la mujer es prioritaria en la lucha por alcanzar la libertad, la mujer ha pagado con recibir toda clase de vejámenes e inclusive hasta con su propia vida por los supuestos hombres fieles a las dictaduras.

Esta crisis ha llevado a los hogares nicaragüenses luto y dolor, angustia y desesperación, pero también ha servido para unir los lazos familiares en aquellos hogares en donde la unidad familiar no era prioridad. Ahora, ante la madre, hermana, hija, sobrina o nieta que esté sufriendo cárcel, exilio, clandestinidad, etc., el resto de la familia también sufre, otro 8 de marzo sin nada que celebrar.

La crisis política actual e histórica que vive Nicaragua ha provocado que la atención hacia ciertos delitos aberrantes no se conozca o no se le brinde el seguimiento que amerita para conocer si el culpable recibió la pena acorde con el delito atroz cometido.

Algunas mujeres fueron asesinadas por su pareja sentimental y según algunos medios noticiosos algunos no han sido capturados, es lógico, es más importante dar seguimiento al ciudadano que porta la bandera o que cante el himno nacional que el hombre que comete femicidio.

Todos los casos son aberrantes, pero existe uno ocurrido en Rivas en donde una mujer que fue degollada delante de su hijo de dos años de edad, el niño buscó el cuerpo de su madre ya muerta, se durmió sobre ella durante cinco horas.

Pero la crisis política ha sacado a relucir algunas historias de terror cometidas por mujeres guardianas hacia mujeres presas políticas, en el penal La Esperanza. Estas presas son humilladas constantemente por hombres y mujeres, los primeros paramilitares y las segundas son las encargadas por ley de resguardar el centro penal. Aquí las mujeres custodias han actuado, según testimonio de las presas políticas liberadas, con toda clase de actos violentos hacia ellas. Esto no es nuevo, pues siempre hemos sabido de ese centro penal las historias más espeluznantes cometidas por las guardianas en el ejercicio de la función pública contra la mujer, pero se trataban de mujeres reas comunes y por eso nadie alzó la voz por ellas. ¿Cómo explicar este comportamiento criminal de la mujer?

Las mujeres que acompañaron a Jesús lo dejaron todo, las mujeres que en el pasado tuvieron visiones celestiales con la Virgen fueron torturadas psicológicamente por autoridades de su tiempo, la vida de la mujer nunca ha sido fácil, cuando es abandonada con cuatro o cinco hijos trabaja hasta dar su vida para que sobrevivan.

El autor es analista político.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: