Condenan a cuatro años de prisión a Paul Manafort, exjefe de campaña de Donald Trump

Manafort fue condenado por ocho delitos de fraude de los que fue declarado culpable en agosto pasado. Aún tiene una causa pendiente por asesorar a Gobiernos extranjeros sin informar al Ejecutivo de Estados Unidos

LA PRENSA/AFP

Paul Manafort, el exjefe de campaña del ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue condenado este jueves a 3 años y 11 meses de prisión por ocho delitos de fraude de los que fue declarado culpable en agosto pasado.

La condena contra Manafort no tiene relación con las actividades que desempeñó como jefe de la campaña de Trump, aunque es producto de la investigación sobre la trama rusa que encabeza el fiscal especial Robert Mueller.

Lea además: Declaran culpable de ocho cargos por fraude a Paul Manafort, exjefe de campaña de Donald Trump

Manafort, de 69 años, enfrentaba hasta 24 años de cárcel por los delitos de fraude fiscal y bancario por los que fue condenado, pero el juez del caso, T.S. Ellis, con tribunal en Virginia, afirmó que esa cifra hubiera sido «excesiva»

El magistrado dijo que Manafort es un hombre que «ha vivido una vida irreprensible» excepto por «el robo de dinero a todos los que pagan impuestos». Por su parte, el que fuera jefe de campaña de Trump entre junio y agosto de 2016 respondió sentirse «humillado y avergonzado» y pidió al juez que fuera benévolo.

Puede leer: Michael Cohen hunde a Donald Trump con su testimonio ante el Congreso

En una causa separada y todavía sin sentencia, Manafort está acusado de trabajar durante décadas asesorando a Gobiernos extranjeros sin informar al Ejecutivo de EE.UU. ni cotizar al erario público, como marca la ley. Está previsto que el próximo miércoles Manafort reciba la condena de este segundo caso, que deberá sumar a los 3 años y 11 meses.

Trump conforme con la condena

Trump parecía conforme este viernes por la pena relativamente clemente infligida a su exdirector de campaña, cuyo procesó probó, según el mandatario, la ausencia de colusión entre Moscú y su entorno en las presidenciales de 2016.

«El juez y el abogado en el caso de Paul Manafort han dicho claramente al mundo entero que NO HUBO COLUSIÓN con Rusia», concluyó el presidente estadounidense, lamentando en un tuit que «la caza de brujas continúe» a pesar de todo.

También: Bernie Sanders se postula por segunda vez como candidato presidencial de Estados Unidos

«Lo siento verdaderamente por Paul. Acaba de atravesar un periodo muy difícil», añadió Trump este viernes en un encuentro con periodistas, aludiendo a un «golpe organizado» para perjudicarle.

El juez T.S. Ellis del tribunal federal de Alexandría, en el estado de Virginia (este), indicó simplemente que los hechos reprochados a Paul Manafort «no tenían nada que ver con esa colusión con Rusia para influenciar las elecciones».

Su dimisión

Manafort, de hecho, tuvo que dimitir de la jefatura de campaña de Trump al descubrirse que ocultó a las autoridades un pago de 12.7 millones de dólares por una asesoría al depuesto presidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014).

Cuando en mayo de 2017 el Departamento de Justicia nombró al fiscal especial Robert Mueller para investigar la presunta injerencia del Kremlin en las elecciones a la Casa Blanca del año anterior, este puso la lupa en las finanzas de Manafort para forzarle a colaborar en la pesquisa.

Cercado por las acusaciones en su contra, Manafort terminó por firmar un acuerdo de colaboración con los fiscales de Mueller que investigaban la campaña de Trump a cambio de recibir una condena reducida en sus procesos. Sin embargo, Mueller rompió el trato al considerar que Manafort le había mentido de forma reiterada, algo que la jueza Amy Berman Jackson ha considerado probado y que podría sumarle años a la condena de la próxima semana.

Además: Exjefe de campaña de Trump se ofrece a testificar sobre sus lazos con Rusia

Según la jueza, Manafort mintió a los fiscales sobre su relación con su socio Konstantin Kilimnik, con supuestos nexos con la inteligencia rusa; sobre un pago que recibió a través de un comité político de Trump y sobre otra una investigación en curso del Departamento de Justicia que no divulgó. Mucho se ha especulado sobre la posibilidad de que Trump pueda decretar un indulto en favor de Manafort.

Las mentiras a Mueller no fueron el único obstáculo que Manafort puso a la investigación sobre la trama rusa y a los procesos en su contra. El pasado 15 de junio, estando él en arresto domiciliario desde la imputación de los primeros cargos el 30 de octubre de 2017, Jackson decretó su ingreso a prisión al acusarlo de intentar influir en las declaraciones de otros testigos.

Mueller y sus fiscales investigan la supuesta injerencia del Kremlin en los comicios presidenciales de 2016, así como los posibles contactos entre miembros de la campaña de Trump y funcionarios rusos.

Lea: Los hombres tras la troika de Donald Trump

La caída en desgracia de Manafort se suma a la de Michael Cohen, exabogado de Trump, condenado a 3 años de cárcel por delitos sobre financiación de campaña, sentencias con las que Mueller estrecha el cerco sobre el presidente estadounidense.

Está previsto que Cohen ingrese a prisión el próximo 6 de mayo. A diferencia de Manafort, Cohen está ahora enfrentado con Trump y está dedicando las semanas previas a su encarcelamiento a colaborar en las investigaciones en curso contra el presidente.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: