Juan Guaidó decreta «estado de alarma» en Venezuela por el colapso de la energía eléctrica

La emergencia se da debido al apagón masivo que desde hace cuatro días mantiene colapsado el país

Juan Guaido, Venezuela

Juan Guaidó junto al presidente colombiano Iván Duque. LA PRENSA/AFP

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, decretó este lunes «estado de alerta nacional» después de enviar el documento a la Asamblea Nacional para su aprobación. El estado de alerta se da por el apagón masivo que desde hace cuatro días mantiene colapsado el país. Guaidó que catalogó de «calamidad pública» la falta de suministro eléctrico en Venezuela.

Los diputados de la bancada opositora aprobaron de forma unánime el decreto, que se entiende «como modalidad del estado de excepción» y regirá por 30 días. Tras aprobarse el decreto, Guaidó dijo a los diputados que mantiene contactos con varios Gobiernos de la región y empresas del mundo, que tienen la capacidad de asesorar a Venezuela para que logre elevar su generación.

Dentro de los puntos que incluye la declaratoria de emergencia están: que las Fuerzas Armadas se movilicen para proteger instalaciones y a los miembros de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec); instruye al personal de servicio en el exterior hacer contactos para recibir asistencia para superar esta situación; propone a autoridades administrativas establecer métodos de ahorro de combustible; etc.

Según Guaidó, el colapso de la energía eléctrica es «consecuencia lógica de la ineptitud y corrupción con la cual se han manejado» los recursos de Corpoelec.

Suspende suministro de crudo a Cuba

Entre las disposiciones para contrarrestar el colpaso del suministro eléctrico está la garantizar el ahorro de combustible «para permitir el funcionamiento adecuado de los equipos que lo requieran». Por tal razón, Guaidó ordenó la suspensión inmediata del suministro de crudo y sus derivados a Cuba.

La ONG Codevida sostiene que 15 enfermos renales murieron por falta de diálisis, y Guaidó sostiene que otros 17 han muerto en hospitales. No obstante, el gobierno niega que haya muertos.

Muchos negocios están cerrados y no es mucho lo que puede comprar. Hace meses los venezolanos sufren la falta de dinero en efectivo y todo, hasta la más pequeña compra, se hace por transferencia electrónica, pero sin electricidad los datáfonos no funcionan.

Muchos están vendiendo agua, carne, gasolina y hasta hielo en dólares. Con un éxodo de 2,7 millones de venezolanos desde 2015 según la ONU, la incomunicación es también angustiante.