Mercado de artesanías de Masaya no tiene clientela y suma al menos 40 módulos cerrados

Módulos cerrados y con pocos compradores. Esa es la realidad del mercado de artesanías de Masaya como consecuencia de erradas decisiones por parte de la administración

Masaya

Cada módulo tiene un costo de arrendamiento de 60 dólares por mes. Por la crisis varios comerciantes los han regresado a la administración, otros han sido expulsados. LAPRENSA/J.FLORES

Módulos cerrados y con pocos compradores. Esa es la realidad del mercado de artesanías de Masaya como consecuencia de erradas decisiones por parte de la administración, a cargo la alcaldía orteguista de esa ciudad.

LA PRENSA conoció que de un total de 128 tramos, cerca de 40 permanecen cerrados, de los cuales algunos pertenecían a personas que estuvieron ligadas a las manifestaciones azul y blanco, pero la municipalidad justificó su salida al decir que era parte de un reordenamiento; y otros que fueron entregados voluntariamente al ver que las ventas se desplomaron con la crisis sociopolítica y no se recuperan.

Lea además: El duelo del barrio Fátima de Masaya

Varios comerciantes de artesanía confiaron a este Diario, bajo anonimato, que después del incendio en ese mercado, ocurrido la tarde del 12 de mayo de 2018 cuando la zona estaba bajo control de la Policía Orteguista y paramilitares, hubo una reunión con David Chavarría, funcionario de la municipalidad de Masaya, quien les explicó que se les otorgaría seis meses de gracia los arrendatarios de los tramos quemados y tres meses al resto; sin embargo eso no se cumplió porque siete días después hubo un saqueo el cual los pobladores aledaños señalan a las turbas orteguistas.

“La vida del mercado es el turismo y nuestros mayores compradores han sido los costarricenses y esos tures casi no han estado viniendo porque quién va a un país que atraviesa una severa crisis”, explicó uno de los comerciantes del mercado de artesanías.

Puede leer: Masaya bajo redadas y asedio policial

El canon de arriendo en este centro de compras, ubicado al lado de la estación policial de Masaya, es de 60 dólares mensual y los tramos tienen dos tipos de medidas: tres metros de ancho por tres metros de largo y tres metros de ancho por cuatro de largo.

También, parte de los comerciantes trabajan con préstamos bancarios, por lo que si no venden no reúnen ni para la cuota mensual.

Exigencias de la administración

Los comerciantes del mercado de artesanías de Masaya aseguraron que la administración se empeña en hacer creer que en la ciudad de las flores todo volvió a la normalidad y por eso desarrolla actividades nocturnas y le exige a todos los vendedores a participar, es decir que si alguien decide cerrar será apuntado en una lista y luego se tomarán acciones.

Mercado de artesanías de Masaya
Este es uno de los módulos vacíos del mercado de artesanías de Masaya. Está ubicado en uno de sus extremos.
LAPRENSA/J.FLORES

Con la misma intención de devolverle la vida al mercado, las últimas actividades de la alcaldía se han realizado allí, “pero igual casi nadie llega a comprar”, dijo uno de los comerciantes.

Estas declaraciones son respaldadas por la panorámica de los pasillos del mercado: se pueden contar con los dedos de la manos las personas que compran y hay decenas de tramos cerrados.

Masaya cuenta con varios mercados, pero el de artesanías ha sido el emblemático por su orden, limpieza, seguridad y ubicación céntrica para los turistas, que principalmente han sido extranjeros.

Convertido en un cuartel

Recién estallada la crisis en el país, el mercado de artesanías de Masaya fue ocupado como cuartel por paramilitares y policías. En ese lugar permanecían y desde allí salían a atacar a la población que protestaba. Todo esto quedó documentado en videos y fotografías, que en su momento fueron viralizados a través de las redes sociales.

Saña con Monimbó

A raíz de una reforma al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), en abril de 2018, miles de ciudadanos empezaron a protestar contra el régimen y aunque se derogó a los siguientes días, las movilizaciones no se detuvieron porque el exceso uso de las fuerzas habían acabado con varias vidas de personas.

Las manifestaciones iniciaron en León y Managua y luego se prolongó en el resto del país. Masaya fue uno de los departamentos más notables en la lucha cívica, incluso Monimbó, el barrio indígena que siempre fue sandinista.

Por tal razón es que el régimen de Daniel Ortega atacó sin piedad en este barrio. Ahora nadie quiere saber nada del orteguismo y ante este rechazo y resistencia de la gente, el año pasado el repliegue táctico no llegó a Monimbó, sino en un acto dentro de la estación policial.

Presupuesto en 2019

En este 2019 la alcaldía orteguista de Masaya pretende desarrollar 52 actividades acompañadas con sonido, 50 perifoneos, alquilar dos tarimas y comprar pólvora china. Todo esto será ocupado en diferentes celebraciones que prevé la comuna, pasando encima del dolor que guardan decenas de familias de esta ciudad por la masacre perpetrada por paramilitares y policías en el denominado “plan limpieza”, que consistió en levantar los tranques con fusiles de guerra y un arsenal de municiones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: