Cristiano Ronaldo ruge y regresa de la tumba a la Juventus en Champions

Nadie nace con el número uno asignado, pero cada vez que Cristiano Ronaldo llega a un equipo inmediatamente se apropia de ello. Ruborizó al futbol, rompió los pronósticos y se encumbró en las alturas

Así celebró el tercer gol Cristiano Ronaldo. LAPRENSA/AFP

Nadie nace con el número uno asignado, pero cada vez que Cristiano Ronaldo llega a un equipo inmediatamente se apropia de ello. Ruborizó al futbol, rompió los pronósticos y se encumbró en las alturas. Jorge Valdano decía que después de la cima estaba el precipicio, explicando el drama del Real Madrid, pero el luso se aferró al cielo y no se hundió después del 2-0 de la ida. Ronaldo no solo marcó tres goles, sino que rescató a un equipo con olor a muerto y cerca de la tumba (3-0), avanzando a cuartos de final. Tiró de todo lo que tenía: astucia, velocidad, destreza, habilidad con la cabeza y serenidad en la pena máxima.

La Juventus no anduvo con especulaciones. Solo había corrido un segundo y su objetivo estaba planteado: rascar la defensa y encontrar el gol. El Atlético se refugió muy temprano en su celda. Si bien es cierto es un conjunto con aprendizaje del sufrimiento, su éxito en el partido de ida fue planteándole cara al monstro no huyendo de él. El equipo de Turín  sin muchas opciones que desbocarse hacia adelante lanzó todo lo que tenía sin miedo a quedarse sin aires y fuerza. Realizaron un partido frenético, con presión en todos los costados, recorrido por las bandas buscando con balones aéreos al área a Cristiano Ronaldo o a Mandzukic.

La apuesta era empatar antes del colapso pulmonar. Cristiano Ronaldo aprovechó un centro letal de Bernardeschi (26`), le ganó la posición a Juanfran y metió de cabeza la pelota a las redes cubierta por Oblak. Los primeros avisos de la Juventus hacían sudar al Atlético de Madrid. Los colchoneros nunca estuvieron cómodos, nunca miraron la luz en medio del oscuro túnel . Bernardeschi haciendo de revulsivo junto a Cristiano Ronaldo hicieron tragar saliva al Cholo Simeone. Curiosamente al final de la primera parte, los madridistas tuvieron su única jugada de verdadero peligro con Morata, fallando con la cabeza.

En la segunda parte se concretó la obra de Ronaldo. Dos minutos había pasado cuando otra vez metió la cabeza. Oblak se estiró y sacó el esférico, pero ya era demasiado tarde. La tecnología mandó su señal y el destino le sonrió a la Juventus. Los italianos reflejaban estar partidos físicamente, el desgaste era evidente, pero el espíritu juega al futbol y tras varios intentos sin concretar Ronaldo selló el triunfo de penalti. Falta a Bernardeschi de Correa en el área, y el luso cobró con frialdad.

Ronaldo salió de la tumba y volvió a la cima: el hogar de los fenómenos, de esos jugadores que no juegan por dinero sino por orgullo y ambición. El portugués mostró su valía y afianza a la Juventus como gran candidato a levantar la Champions: si, a pesar de haber estado colgado y con sentencia de muerte.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: