Fidencio Flores encabeza a los cuatro fantásticos del picheo

Cuatro lanzadores tiran para 0.00 en efectividad en el Pomares: Fidencio Flores, Eddler Reyes, Wilson Flores y Porfirio Arosteguí.

Fidencio Flores reafirmando que es uno de los lanzadores estelares del país. LA PRENSA/ARCHIVO/MANUEL ESQUIVEL

El leonés Fidencio Flores, el novato chontaleño Eddler Reyes, el taponero chinandegano Wilson Flores y el caraceño Porfirio Arosteguí todavía no permiten carrera limpia en el Campeonato Nacional de Beisbol y son los cuatro fantásticos del picheo en estos momentos, al mantener la efectividad inmaculada, con 0.00.

Fidencio es el único abridor del grupo y en cuatro aperturas admite dos anotaciones sucias en 24.2 entradas. No obstante, a pesar de esta gran prueba de dominio, apenas tiene balance de 1-0 con tres juegos sin decisión.

Reyes tiene siete apariciones como relevista y en 11 entradas, admite dos carreras inmerecidas, mientras que Flores lleva tres salvados en cinco relevos y le anotan una carrera sucia en 10.2 episodios.

Arosteguí es el mejor de los cuatro, en el sentido que no le han carrera ni limpia ni sucia en 10.2 innings durante siete relevos, aunque permite 13 hits y regala seis boletos, así que ha lidiado con dos corredores en base por entrada.

El zurdo jinotegano Elías Gutiérrez tiene balance de 4-0. Ha ganado cada una de sus cuatro aperturas, mientras que Róger Marín, del Bóer, se quedó con 3-0 al salir sin decisión en la última salida.

Otro ganador de tres juegos es el relevista boaqueño Irving Obando, quien además tiene 0.66 de whip, que es una de las principales herramientas utilizadas para medir el dominio de un lanzador y se trata de la cantidad de corredores que permite en las bases por inning. Obando es al que menos le toman base en estos momentos.

Braulio Silva, de los Dantos, y Milton Benavides, de Nueva Segovia, llevan 25 ponches cada uno. Benavides se distingue porque solamente regala dos boletos.

Henríquez en bateo

El rivense Javier Henríquez es el primero que repite dos semanas en la cima de los mejores bateadores, ahora con promedio de .567, por 17 hits en 30 turnos.

El jinotegano Juan Blandón es segundo con .526 (38-20), mientras que el capitalino Edgar Montiel, del Bóer, batea para .500 (42-21), además de encabezar los rubros de jonrones (6), carreras impulsadas (18) y las anotadas (19).

El receptor Wiston Dávila, también del Bóer, batea .500 (24-12), lo mismo que Mike Loáisiga (40-20), de los Dantos. Loáisiga es también una máquina de recibir bases por bolas con 12.

El rivense Víctor Duarte registra .490 (51-25) y junto a Santiago Álvarez, de Río San Juan, escoltan a Montiel con 17 remolques cada uno.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: