Entrega de crédito en Nicaragua arranca año con fuerte deterioro por alargamiento de crisis

Los datos oficiales indican que entre abril 2018 y enero 2019, la cartera de crédito neta pasó de 168,250 millones de córdobas a 144,182 millones de córdobas, es decir 24,068 millones de córdobas menos

La fuga de depósitos en el 2018 fue de 1,553 millones de dólares. LAPRENSA/ARCHIVO.

A casi un año de haber iniciado la crisis sociopolítica en Nicaragua, cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) revelan que la cartera de crédito neta se sigue deteriorando. En enero del 2019 la contracción fue del 14.3 por ciento, con respecto al saldo acumulado a abril 2018, un porcentaje no visto antes.

Los datos oficiales indican que entre abril 2018 y enero 2019, la cartera de crédito neta pasó de 168,250 millones de córdobas a 144,182 millones de córdobas, es decir 24,068 millones de córdobas menos.

Asimismo, al comparar la cartera neta de enero 2019 con enero del 2018, igual se observa una caída de 12.4 por ciento, que en números absolutos significan 20,493 millones de córdobas menos.

Lea:Crédito se contrae más al cierre del 2018 en Nicaragua

La cartera de créditos neta incluye los créditos vigentes o sea los que se siguen colocados; los prorrogados o que han postergado su cancelación; los reestructurados, aquellos que han modificado las condiciones pactadas para lograr cumplir con la obligación; los vencidos o en mora y en cobro judicial.

Mientras siga la fuga de depósitos no habrá crédito

La reducción en la cartera de crédito del sistema financiero nacional se debe a las fuertes medidas restrictivas en la colocación de préstamos e inversiones para poder hacer frente a la salida masiva de depósitos.

Solo en enero de este año salieron de la banca 88 millones de dólares en depósitos en moneda extranjera, lo que fue compensado en parte por el crecimiento en los saldos en córdobas por un monto equivalente en dólares de 16 millones.

La salida de depósitos hasta enero de este año equivale a una reducción del 29.4 por ciento del total que se había acumulado hasta marzo del 2018, de tal manera que mientras siga la fuga no habrá crédito.

Lea:Crece la mora mientras el crédito se achica en Nicaragua

La restricción del  crédito fue una de las medidas más duras que comenzó aplicar la banca desde  el año pasado para hacer frente a los efectos directos de la crisis política sobre la economía, situación que se ha visto agravada por las sanciones económicas de Estados Unidos, la decisión del régimen de aprobar una brutal reforma a la Seguridad Social y Tributaria.

Menos financiamiento y más deterioro en cartera

Mientras tanto el crédito vigente, cada día se achica más, al punto que en enero del 2019 fue de 136,196 millones de córdobas, mientras que en abril del año pasado era 165,497 millones de córdobas, es decir que en diez meses se contrajo un 17.7 por ciento, lo implica 29,301 millones de córdobas menos.

Con la restricción del crédito, el consumo se ha visto fuertemente dañado, lo que ha afectado a los diferentes sectores con la caída de sus ventas.

Los números de la Siboif también reflejan que la cartera de créditos reestructurados se ha deteriorado, pasando de 2,744.6 millones de córdobas en abril 2018 a 5,616 millones de córdobas hasta enero 2019, es decir que incrementó un 104.6 por ciento.

Lea:Reforma fiscal en Nicaragua golpea a los ahorrantes

De igual forma, la cartera de préstamos prorrogados se incrementó 8,013 por ciento, ya que en abril era de 39.21 millones de córdobas y en enero llegó a 3,181.2 millones de córdobas.

El aumento en la reestructuración y prórrogas de los créditos ha sido en parte resultado del incremento en el desempleo. Solo el año pasado 453,000 personas fueron despidas y suspendidas, de las cuales 137,000 personas se encuentran en desempleo abierto, detalla la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) .

Los números oficiales también indican que las carteras vencidas y en cobro judicial incrementaron fuertemente. Por ejemplo, los créditos vencidos aumentaron 126.3 por ciento entre abril y enero, de tal manera que a principios de este año la cartera alcanzó 3,112 millones de córdobas.

Asimismo  el crédito en cobro judicial aumentó 99.1 por ciento, ya que en enero llegó a los 1,209 millones de córdobas.