Reforma tributaria va contra arroceros nicaragüenses

El gremio considera que esta reforma “conllevaría a la desaparición de la mayoría de los 24 mil productores que están censados en Nicaragua, y la 350 mil fuentes de empleo directos e indirectos que genera el sector arrocero”.

La Prensa/Óscar Navarrete

Después de 15 días de haber entrado en vigencia la reforma a la Ley de Concertación Tributaria (LCT), dos organizaciones de arroceros enviaron una carta al Ministerio de Hacienda y Crédito Público, dirigido por Iván Acosta, para exponer “su profunda preocupación”.

La razón es que con esta legislación se atenta contra la producción de arroz. El gremio considera que esta reforma “conllevaría a la desaparición de la mayoría de los 24 mil productores que están censados en Nicaragua, y la 350 mil fuentes de empleo directos e indirectos que genera el sector arrocero”.

El sector se vería fuertemente afectado, porque con la reforma de la LCT, se deroga el artículo 136, numeral 15, donde estaban exentos de IVA “los servicios del sector agropecuario de trillado, beneficiado, despulpado, descortezado, molienda, secado, descascarado, descascarillado, limpieza, raleo, enfardado, ensacado y almacenamiento”, con lo cual se incrementarán los costos de producción.

Le puede interesar: Daniel Ortega en su desesperación por dinero crea grave conflicto jurídico con reforma fiscal

La semana pasada, dos de las principales cooperativas de productores afines al Frente Sandinista y que participaron en las “consultas” de la Ley de Concertación Tributaria en la Asamblea Nacional, también enviaron una carta al MHCP reclamando porque no se escuchó el pedido que hicieron en la Comisión Económica de que no se gravaran los insumos y las maquinarias agropecuarias.

Ahora, en esta ocasión, el sector arrocero envía una misiva donde detalla que las modificaciones que se hicieron a los artículos 172, 173, 174 y 176 del reglamento de la LCT tienen “un efecto devastador en el sector productivo y la industria arrocera, puesto que ponen en riesgo la siembra de aproximadamente unos 5.7 millones de quintales de arroz en el ciclo productivo 2019-2020”.

La carta fue enviada el lunes 11 de marzo y fue firmada por Ulises Espinoza, presidente de Asociación Nicaragüense de Arroceros (Anar), y Amílcar Ibarra, presidente de la Asociación Nicaragüense de Procesadores del Arroz (Pro-Arroz).

LA PRENSA intentó comunicarse con Ulises Espinoza, pero a través de WhatsApp nos dijo que se encontraba fuera del país; también tratamos de comunicarnos con Wilfredo Bejarano, otros miembro de Anar, pero tampoco fue posible.

Afectaría los precios

Los arroceros consideran que al modificar los artículos antes mencionados se atenta contra “la proyección de crecimiento y estabilidad de los diferentes agentes de la cadena agroalimentaria del arroz, principalmente de los productores, procesadores y consumidores finales”.

Lea además: Por qué los precios de los cigarros y el alcohol han subido tanto en Nicaragua

El sector arrocero nicaragüense organizado en Anar y Pro-Arroz señala que en conjunto con las autoridades del Gobierno han logrado mantener en los últimos años los precios accesibles y estables del arroz, “para el consumidor final, asegurando la oferta necesaria en los mercados nacionales y llegando a producir hasta el 75 por ciento del consumo nacional, contribuyendo positivamente con la soberanía alimentaria”.

Los arroceros expresan que la reforma traería consecuencias negativas en las proyecciones de la producción nacional y además se estaría enviando un mensaje alarmante “por el consecuente desabastecimiento de arroz en los mercados, generándose en el creciente mercado informal una eventual especulación y aumento en los precios de venta al consumidor”.

Recientemente el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) alertó de que la reforma tributaria tendrá un impacto demoledor en la matriz productiva del país, pese a que el régimen, a través de la Asamblea Nacional, ha dicho todo lo contrario.

Cafetaleros afectados

Otro sector que será fuertemente afectado son los cafetaleros, quienes además tienen que lidiar con otros problemas, como los bajos precios internacionales, el cambio climático y la falta de financiamiento.

El presidente de la Asociación de Exportadores de Café (Excan), José Ángel Buitrago, expresó que si no hay una solución al conflicto sociopolítico de Nicaragua, lo que ha generado políticas económicas erradas, el ciclo agrícola corre el riesgo que se pierda.

Lea también: Reforma fiscal en Nicaragua golpea a los ahorrantes

“Los productores dicen que ya no pueden producir, nos dicen que van a dejar las plantaciones ahí, van a dejar enmontar (cubrir de maleza) y no van a invertir nada y cuando esto mejore, pues van a volver y si este año no se resuelve la situación del país antes de mayo, se puede perder el ciclo agrícola, porque no hay dinero para financiar insumos y mano de obra; la situación cada vez es más crítica, alguien decía que esta reforma es como sacarle sangre a un enfermo, para matarlo más rápido, es locura, se enfocan en esto pero no ven el problema de fondo”, dijo Buitrago.

Aura Lila Sevilla Kuan, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN), considera que la aprobación de esta reforma fue error y podría desencadenar otra explosión social. “La mayoría de las fincas están cerrando, eso podría desencadenar una explosión social porque no habrá empleo”, advirtió Sevilla.

317 millones de dólares le urge al régimen obtener con la reforma para cubrir el déficit del Presupuesto 2019, una voracidad recaudatoria que llevaría a la quiebra a muchas empresas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: