Eurocámara vota sanciones contra funcionarios de la dictadura orteguista

También se insta a los Estados miembros a activar la cláusula democrática que suspendería a Nicaragua del Acuerdo de Asociación (AdA) entre la Unión Europea (UE) y Centroamérica.

Los diputados del Parlamento Europeo (PE) discutieron este miércoles la situación de los derechos humanos en Nicaragua, dejando claro que el régimen de Daniel Ortega tiene que tomar en serio la negociación con la oposición para buscarle una salida pacífica a la crisis que vive el país desde el 18 de abril de 2018, cuando comenzó la represión contra las protestas civiles.

“La posición política del Parlamento Europeo es que si ese diálogo avanza, Europa ayudará. Se lo digo al comandante Ortega: si hay un diálogo serio y hay un camino hacia la libertad ayudaremos, pero si no lo hacen, si quieren perder el tiempo, si engañan al pueblo, habrá sanciones”, advirtió el diputado español Ramón Jáuregui, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Horas antes del debate en el plenario, Jáuregui anunció en su cuenta de Twitter que existe consenso de la mayoría de los diputados alrededor de una resolución que se votará hoy, la cual establece sanciones individuales a los responsables de la represión y de las violaciones de derechos humanos en Nicaragua desde el 18 de abril.

Le puede interesar: Exportaciones nicaragüenses en riesgo por las sanciones

También se insta a los Estados miembros a activar la cláusula democrática que suspendería a Nicaragua del Acuerdo de Asociación (AdA) entre la Unión Europea (UE) y Centroamérica.

El PE está compuesto por 751 diputados, de 28 Estados miembros de la Unión Europea. Se espera que la resolución de sanciones tenga el apoyo de al menos 590 votos.

Según el procedimiento, el Parlamento hace la petición. Son los ministros de Exteriores, en una de sus reuniones los que a propuesta de alguno de ellos, deben decidir conjuntamente si aplican sanciones. Con la resolución lo que el Parlamento hace es pedirlas.

Instan a un diálogo serio

Jáuregui dijo ayer ante el plenario que para tomar en serio el diálogo nacional de Nicaragua, Ortega tiene que cumplir con tres “condiciones básicas”: liberar a los presos políticos; que no hayan restricciones a las libertades públicas y que regresen al país las organizaciones internacionales de derechos humanos, que para el diputado, “son el crédito de que se cumplan los derechos humanos” en Nicaragua.

Lea además: Alianza Cívica retomará negociaciones hasta que Ortega dé muestras de buena fe

Los diputados europeos, que apoyan las sanciones, tienen claro que Ortega solo quiso ganar tiempo con la reanudación del diálogo, porque no ha dado señales de cambio, ni se ha detenido la represión y el asedio policial en las calles.

La diputada socialista de Portugal, Ana Gomes, del Partido Socialista, dio una apasionada exposición pidiendo las más duras sanciones contra el régimen de Ortega y su esposa Rosario Murillo.

“Tantos en Nicaragua nos advertirán que Ortega no quiere negociar, que quieren ganar tiempo para ver lo que pasa en Venezuela. Esto se comprobó con la tentativa reciente de negociación, porque no se logró nada, ni siquiera la libertad de cientos de presos y presas políticas y se agravó la represión. Europa puede hacer la diferencia. Activemos la cláusula democrática y es indispensable imponer sanciones específicas sobre los peores responsables de la cleptocracia asesina en torno de los Ortega-Murillo, incluido congelamiento de bienes y prohibiciones de visado”, manifestó la diputada portuguesa.

Lea además: Luis Ángel Rosadilla, emisario de la OEA: “Venimos explorar nuestra participación en negociaciones”

También hubo parlamentarios que no le dan ni el beneficio de la duda a Ortega. El diputado checo Jiri Pospisil, de un partido Demócrata Cristiano, relató que conoció a Ortega “abrazando a comunistas en Checoslovaquia”, por eso no le sorprende hasta donde ha llevado a Nicaragua.

“Dinosaurio político”

“Yo soy escéptico en cuanto a la posibilidad de llegar a un acuerdo con Ortega, de entablar un diálogo con él sobre los cambios en ese país. Para mí la única solución son elecciones democráticas, abandonando a este dinosaurio político. Deberíamos utilizar toda nuestra fuerza y nuestras sanciones, para llevar a Nicaragua a unas elecciones libres”, manifestó Pospisil.

El diputado portugués José Inácio Faria se dirigió al pleno hablando en español, como una muestra de solidaridad con los nicaragüenses que conoció durante la visita al país de la misión del PE y destacó principalmente su impresión por las condiciones de los presos políticos.

También lea: Crisis sociopolítica en Nicaragua entra en agenda europea

“(Me dirijo) sobre todo a los padres y madres que han visto a sus hijos ser asesinados por policías y paramilitares durante las protestas. A todos los estudiantes que tienen sus carreras y su futuro interrumpidos por su participación pacífica en esas manifestaciones. Y aquellos valerosos hombres y mujeres que detenidos ilegalmente por ejercer su libertad de expresión, enfrentan con un inmenso coraje duras penas de prisión, muchos de ellos en celdas inhumanas y denigrantes, que ni para cerdos son dignas. Este es el caso de los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau”, lamentó Faria.

La persecución que hace Daniel Ortega

El diputado español Javier Nart, del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa, usó su intervención ante el pleno del Parlamento Europeo (PE) para descartar que Daniel Ortega sea un gobierno socialista o de izquierda.

Lea también: Régimen de Daniel Ortega dice estar dispuesto a conversar, pero no cesa la represión

Nart mencionó los nombres de políticos de izquierda en Nicaragua, entre ellos Sergio Ramírez, Henry Ruiz, Luis Carrión, Dora María Téllez, Mónica Baltodano y Moisés Hassan, a quienes calificó de “radicales opositores al gobierno de Daniel Ortega”, descartando así que el régimen orteguista sea “víctima de los reaccionarios a sueldo del imperialismo”.

“Los verdaderos sandinistas hoy son perseguidos por Daniel Ortega, por defender lo mismo que ayer defendieron contra Somoza: la libertad y la dignidad. Represión, exilio, centenares de muertos, corrupción, violación de los derechos humanos es hoy la Nicaragua de Ortega”, expresó el diputado Nart.

«Los Ortega-Murillo y sus esbirros tienen que ser llevados a la justicia nacional o internacional, para que pare de oler a funeraria en el centro del poder en Managua”, dijo Ana Gomes, diputada portuguesa del Parlamento Europeo.

Lea más: Gobierno de Ortega revela su agenda de diálogo y convoca a la OEA

«Para mí la única solución son elecciones democráticas, abandonando a este dinosaurio político”, aseguró Jiri Pospisil, diputado checo del Parlamento Europeo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: