Orteguismo excarcela a cuatro presos políticos de Carazo

Eddy González Padilla, Danny Chávez Salazar, Walter Méndez León y Alejandro Bermúdez Aguirre fueron llevados a sus viviendas en una camioneta Hilux

Alejandro Bermúdez, quien es habitante de Las Esquinas- San Marcos, fue secuestrado el pasado 10 de agosto de 2018 por paramilitares y policías. LA PRENSA/MYNOR GARCÍA.

Los presos políticos ni su familia sabían que iban ser excarcelados este viernes, sin embargo, ante la inmensa zozobra, la alegría se impuso cuando llegaron a sus casas en Carazo. A Eddy Gertrudis González Padilla, Danny Javier Chávez Salazar, Walter Danilo Méndez León y Alejandro Bermúdez Aguirre, el régimen de Daniel Ortega les cambió sus medidas cautelares.

Los pobladores fueron trasladados por agentes del Sistema Penitenciario Nacional (SPN), conocido como La Modelo, hasta sus viviendas en una camioneta Hilux, con placas de Managua.

Lea además: Yaritza Rostrán: “El nuncio llegó a decirnos que cesáramos de atrasar un proceso de negociación con nuestra huelga de hambre”

Alejandro Bermúdez, de 30 años, contó que hasta la madrugada de este viernes el personal del SPN le dijeron que sería excarcelado. En la celda donde estuvo había 94 reos. Él por participar en las protestas cívicas y barricadas fue acusado de terrorismo y se le condenó a 15 años de prisión.

A sus hijos y esposa, los veía una vez al mes que tocaba la visita en La Modelo, donde estuvo recluido ocho meses.

Bermúdez nunca se imaginó que regresaría pronto a casa, pero todo obedece a los acuerdos que hay entre el régimen y la Alianza Cívica de liberar a los presos políticos, sin embargo, él le da gracias a Dios. “Yo le voy a pedir a Dios que salga el yerno de mi esposa y mi amigo, también voy a pedir por el resto. Tengo una promesa, me voy a olvidar de las vagancias y voy a buscar como servirle al Señor, porque él fue quien me dio mi libertad”, sostuvo.

Puede leer: Nelly Roque Ordóñez, presa política de la dictadura, asegura “nos quitaron todo el miedo” en la cárcel

Bermúdez, quien es habitante de Las Esquinas- San Marcos, fue secuestrado el pasado 10 de agosto de 2018 por paramilitares y policías, junto Raymundo Gutiérrez López, Wilmer Baltodano y el exantimotín Julio Espinoza, a quien también le otorgaron el beneficio de casa por cárcel en la primera entrega de reos. Bermúdez es padrastro de Julio Espinoza.

Eddy González le agradeció también a Dios de haber regresado a su casa y estar nuevamente con su familia, pero lamentó que no hayan liberado a su pareja Richard Sebastián López o Kycha Cristelia López, de 29 años.

González expuso que los reos de la celda 001 y 004 reciben maltrato físico y que a los enfermos crónicos: Roberto José Cruz Altamirano y Roger Alexander Espinoza Méndez no se les garantiza la atención médica que ellos requieren.

“La situación en ese sistema los ocho meses que estuve ahí, fueron un poco difícil por la represión interna que todavía nos ejercían los funcionarios fanáticos del gobierno. Muchos de ellos nos trataban mal, pasaban golpeando la puerta en la madrugada, la comida la daban de mala gana… y a veces nos salía vidrios y cucarachas”, dijo González, quien es oriundo del municipio de Diriamba.

También: La dictadura orteguista se burla y monta un teatro con la excarcelación de los 50 presos políticos

Contó que por haber protestado, estuvo en celdas de castigo y que “enchachado” lo sacaban a ver el sol una vez a la semana por un período de 10 a 15 minutos. Compartió celda con Roberto Cruz Altamirano, Róger Alexander Méndez, William Chávez Sobalvarro, Alejandro Moisés Arauz Cáceres, Pedro Sánchez, Darwing Cruz Hidalgo, Lenín Antonio Salablanca, entre otros.

González, quien se dedica a oficios varios, no puede asistir a lugares públicos, donde haya discotecas o juegos de azar y tiene que asistir una vez al mes a firmar a los juzgados de Managua. En La Modelo fue separado de su pareja, quien sufre de discriminación.

Lea: Negociaciones entran en un nuevo impasse debido a que el régimen no libera a todos los presos políticos, según Alianza Cívica

A él se le acusa de intento de homicidio a 29 policías, quema de la institución policial de Diriamba, portación ilegal de armas de fuego, obstrucción de la vía pública, tortura, terrorismo y financiamiento de terrorismo. La sentencia que le fue impuesta fue de 75 años de prisión y su pareja cumple una condena de 45 años.

Para recuperar los bienes que le fueron incautados por policías y paramilitares, González solicita la ayuda del pueblo nicaragüense que exige un cambio de gobierno, democracia y elecciones adelantadas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: