La dictadura orteguista se burla y monta un teatro con la excarcelación de los 50 presos políticos

El régimen orteguista sacó dos buses con cortinas en las ventanas haciendo creer que ahí eran transportados los 50 presos políticos, pero en realidad llevaban a trabajadores de La Modelo

Dentro del bus que supuestamente trasladaba a presos políticos iban trabajadores del sistema penitenciario. LA PRENSA/Oscar Navarrete

Cada día que sale un grupo de presos políticos es la felicidad de sus padres, de sus parejas o de sus hijos, pero también es más dolor y tristeza prolongada para más de seiscientas familias que aún no ven salir a sus seres queridos.

Este viernes salió un grupo de cincuenta presos políticos bajo el régimen de convivencia familiar, dos semanas después de la excarcelación de los primeros 112, el pasado 27 de febrero, en el contexto de la reanudación del Diálogo Nacional entre la dictadura de Daniel Ortega y sectores de la oposición. Sin embargo, el Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, conocido como La Modelo, puso en marcha un engaño que se convirtió en una doble burla para familiares y periodistas.

Todos esperaban en las afueras de la cárcel, donde podían verse rostros llenos de angustia a la espera de si sus parientes serían enviados a sus casas.

Burla y gasto de recursos

Un bus y un microbús salieron alrededor de las 11:30 a.m. de La Modelo, con cortinas en las ventanas que no dejaban ver quiénes iban en su interior.

Lea además: Así te contamos la excarcelación de 50 presos políticos en Nicaragua

La intención era hacer creer que ahí se trasladaban los presos políticos que la dictadura había prometido, sin precisar un número, aunque había expresado que sería un “núcleo apreciable”.

Estos dos vehículos lo que hicieron fue un recorrido con el propósito de distraer. El bus viajó de Tipitapa hasta una gasolinera de la ciudad de León, de donde después retornó a Managua: un recorrido de más de cien kilómetros. Y el microbús viajó en la carretera Tipitapa a Masaya, luego se dirigió a Managua y retornó hasta La Modelo.

Gente se tomó las calles

Sin embargo, el régimen orteguista no contó con que este montaje poco le serviría para su causa.

Al ver recorrer la ciudad, creyendo que se trataba de los presos políticos, a la gente le dio el valor para salir a la Carretera Norte con banderas azul y blanco. Desafiaron así al régimen, que no quiere ver manifestaciones azul y blanco.

En la imagen aparece el autobús que supuestamente trasladaba a los presos políticos excarcelados. LAPRENSA/O. Navarrete

Al paso del bus señuelo, la gente salió a gritar “viva Nicaragua libre”, celebrando la excarcelación, y pese al despliegue que la Policía Orteguista hizo un día antes que se realice una marcha opositora.

Le puede interesar: Esta es la lista de los 50 presos políticos excarcelados por el régimen orteguista

En las afueras de La Modelo, algunas madres y esposas amanecieron ayer esperando la salida de sus detenidos. Estaban desveladas, angustiadas y con total incertidumbre, porque la lista de los que salieron se dio a conocer oficialmente hasta que ya estaban en sus casas, así que muchos familiares llegaron innecesariamente.

También muchos llegaron de otros departamentos, pero estaban desde antes de las siete de la mañana en Managua, aunque fuese larga la distancia.

Otro punto de espera fue la Cárcel de Mujeres La Esperanza, de donde salieron ocho mujeres, de las 17 que estaban recluidas allí.

El pasado 27 de febrero salieron 12 mujeres. El Comité de Familiares Pro Liberación de Presos Políticos estima que aún siguen presas más de sesenta mujeres en total, entre el penitenciario La Esperanza, el Chipote y otros cárceles del país.

Los que siguen esperando

Ignacio Efraín Sotelo fue uno de los padres que este viernes se fue de la Cárcel de Mujeres La Esperanza sin ver libre a su hija.

Los pobladores de Nagarote salieron con banderas a gritar consignas. LA PRENSA/Óscar Navarrete

Sotelo es padre de la presa política Mariela Margarita Sotelo Rodríguez, de Masaya, acusada de “tranquera”.

El señor Sotelo se dio cuenta el jueves de que ayer iban a salir un grupo de presos políticos y casi estaba seguro de que a su hija la iban a sacar, porque ella ni siquiera ha sido presentada ante un juez, no ha sido acusada de ningún delito.

Lea también: Yaritza Rostrán: «El nuncio llegó a decirnos que cesáramos de atrasar un proceso de negociación con nuestra huelga de hambre»

“Ella va a cumplir ahora el 26 (de marzo) dos meses (de estar presa) y nunca la acusaron, no la pasaron ante un juez, está detenida por estar detenida. Yo le llamo preso por gusto, no político, porque no tiene ninguna causa”, dijo Sotelo.

Cuando se llevaron presa a su hija, primero estuvo en la Dirección de Auxilio Judicial, mejor conocida como el Chipote, donde el señor Sotelo aseguró que a su hija le dieron una golpiza que le dejó una lesión en la columna. La última vez que la vio fue en visita familiar.

Entonces le contó que está en una celda restringida, donde comparte una cama con otra presa.

“En Auxilio Judicial la golpearon, está lisiada de la columna. Anteayer que la miré (en visita familiar), estaba con un pómulo hinchado, porque tiene una muela infectada y solo ibuprofeno le dan”, aseguró Sotelo.

Brandon y Glen

Los familiares de los presos políticos Brandon Lovo y Glen Slate también se hicieron presentes en La Modelo, con la esperanza de que los jóvenes salieran, pero no aparecieron en la lista de los cincuenta.

“El miércoles tuvimos visita con ellos y nos contaron que los cambiaron de la galería (celda). Ellos pensaron que se iban, hasta regalaron sus cosas, pero después los devolvieron, nunca los sacaron del sistema penitenciario”, refirió Tania Bernard, tía de Brandon Lovo, quien llegó desde la Costa Caribe Sur del país.

Miriam del Socorro Matus Alemán, mejor conocida como doña Coquito, la anciana que le regaló su venta de agua helada a las madres que lloraban la muerte de sus hijos asesinados por protestar, llegó también a solidarizarse con los familiares de los presos políticos a las puertas de La Modelo.

Los presos que quedan

En general, siguen presas más de seiscientas personas, quienes fueron detenidas por participar en las protestas civiles que demandan la salida de Daniel Ortega del poder desde el 18 de abril, cuando comenzó la represión policial y paramilitar contra las manifestaciones civiles.

El Comité de Familiares Pro Liberación de los Presos Políticos confirmó ayer que una persona que estaba presa por narcotráfico fue sacada junto a los presos políticos. Daniel Esquivel, esposo de la presa política Irlanda Jerez y miembro del Comité, dijo que aún no han terminado de confirmar si los demás presos que salieron son políticos.

La segunda mofa de Ortega

El Ministerio de Gobernación publicó en un comunicado los nombres de los cincuenta presos que “han recibido el beneficio legal de convivencia familiar u otras medidas cautelares”.

Se trata de un número pequeño, dada la promesa del régimen de que se trataría de un “núcleo apreciable” de reos políticos, los que serían excarcelados.

Entre los que salieron están dos líderes estudiantiles de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), Yaritza Judith Rostrán Mairena y Levis Josué Artola Rugama.

Le puede interesar: Policía Orteguista no autoriza marcha en Managua convocada para este sábado

También salió de la cárcel la pareja Max Cruz y Marbi Salazar, originarios de la Isla de Ometepe. Cruz además era hermano de José Iván Cruz, quien presuntamente se suicidó el pasado 12 de febrero, cuando andaba huyendo del régimen orteguista.