Beatrice Rangel analiza la estrategia del régimen: “Dictaduras tratan de ganar tiempo”

Para la directora del Instituto Interamericano para la Democracia (IID) regímenes como el de Nicaragua, Cuba, Venezuela y Bolivia son totalitarios

régimen

Beatrice-Rangel

Presionado por la comunidad internacional y las sanciones, el dictador nicaragüense Daniel Ortega persigue a través del diálogo desviar la atención sobre los abusos a los derechos humanos que ha cometido contra el pueblo nicaragüense, con el objetivo ganar tiempo y permanecer en el poder, afirmó la directora del Instituto Interamericano para la Democracia (IID), Beatrice Rangel.

El régimen de Nicaragua propone continuar el diálogo con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, pero se rehúsa a adelantar las elecciones y sacar de la cárcel a todos los presos políticos, dos de las principales demandas de la oposición en Nicaragua y de la comunidad internacional. Para Rangel, Ortega ha puesto en marcha una estrategia.

Puede leer: Eurodiputada propone una lista de funcionarios orteguistas para ser sancionados por la Unión Europea

“Las dictaduras lo primero que hacen es tratar de ganar tiempo para ver si ocurren cambios que les favorezcan, por lo general cualquier cambio les favorece porque tienen acaparados todos los recursos de poder y uno tiene que entender esa lógica, y dentro de esa lógica es comprensible la conducta de Daniel Ortega, que dice elecciones para el 2021, con lo cual pone a debatir el tema de los comicios para esa fecha y corre el foco de la atención de su persona, los desmanes, robos, todos los abusos que está cometiendo, y eso le permite también desviar la atención de la comunidad internacional con lo cual gana tiempo”, aseveró la experta en política internacional.

Tiempo con el que Ortega persigue permanecer en el poder y afianzarse.

“Dentro de ese diálogo hay interlocutores que no persiguen los verdaderos intereses de la democracia en Nicaragua, sino sus intereses propios y los de Ortega, que al final es mantenerse, por eso es que la Iglesia católica ha cambiado su rol”, explicó Rangel.

La semana pasada, la Iglesia católica rechazó participar como testigo en las conversaciones y dijo que su lado era acompañar al pueblo en su dolor.

Además lea: Estados Unidos mantiene conversaciones “francas y sinceras” con Daniel Ortega en las que le ha pedido el adelanto de elecciones

Para Beatrice Rangel, directora del Instituto Interamericano para la Democracia (IID), regímenes como el de Nicaragua, Cuba, Venezuela y Bolivia son totalitarios con penetración del crimen organizado, lo cual hace que el totalitarismo sea más cruel y eficiente al implementar la política del terror.

“Los que apoyan la salida pacífica se dividen en dos bandos: Uno, los que se acogen a la bandera pacifista porque en el fondo sus intereses muy particulares se acercan al gobierno, para contar con avales y poder subsistir. Es muy difícil que puedas sobrevivir en una actividad económica, o académicas con un régimen totalitario”, explicó inicialmente.

Le puede interesar: Daniel Ortega y Nicolás Maduro repiten las técnicas nazis sobre la mentira

“Dos: los que no quieren una confrontación porque saben que se trata de gobiernos crueles, criminales, que van a violar masivamente los derechos humanos y que, por lo tanto, (optan por) no confrontarlos directamente, porque eso va a tener un costo en vidas humanas demasiado grande”, agregó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: