BBC News Mundo

Las Marie Kondo de América Latina: las mujeres que hacen negocio con el método de la gurú japonesa del orden que triunfa en Netflix

La japonesa Marie Kondo, de 34 años, se ha convertido en un fenómeno con sus libros y la serie de Netflix

La colombiana Lina María Pinzón fue a certificarse a Nueva York y aplica el método de la gurú japonesa del orden en Bogotá. BBC

Cuando se estrenó la serie de Netflix «¡A ordenar con Marie Kondo!», en enero de este año, tomó vuelo un nuevo trabajo que hasta hace poco no existía en América Latina: las consultoras certificadas que se dedican a ordenar el caos de la gente.

«Ayudamos a ordenar las cosas, pero en el fondo, les ayudamos a confrontar su vida», le dice a BBC Mundo Lina María Pinzón, consultora colombiana en Bogotá, certificada en Nueva York con el método KonMari, creado por Marie Kondo, la llamada gurú japonesa del orden.

En América Latina existen consultoras certificadas en este método en países como México, Colombia, Panamá, Chile o Argentina.

Para certificarse, asistieron a algunos de los seminarios que se dictan en Estados Unidos (por un valor cercano a los US$2.000), acreditaron al menos 50 horas de práctica y rindieron un examen virtual que las habilita para organizar profesionalmente los espacios.

¿Es un negocio rentable?

«No te puedo decir si es o no es rentable, porque el boom provocado por la serie de televisión lleva pocos meses», cuenta Pinzón en conversación con BBC Mundo.

«Lo que puedo decir es que yo antes remaba, remaba y remaba y ahora tengo la agenda copada«.

Lina María Pinzón

Cobra US$20 por hora y ofrece sesiones de 5 horas. BBC

Ella cobra US$20 la hora y hace sesiones de cinco horas que le han permitido complementar sus ingresos.

Abogada y socióloga, aún no ha podido dedicarse completamente a este nuevo trabajo, dado que es una actividad aún emergente en la región.

Sin embargo, en Estados Unidos, muchas consultoras se dedican exclusivamente a esta actividad y cobran cerca de US$100 la hora.

Y como las sesiones siempre son de varias horas, el negocio les permite dedicarse exclusivamente al oficio.

El boom en Instagram, Facebook y Twitter

Hay personas que tienen tanto apego a ciertos objetos -por razones emocionales- que no logran desprenderse de las cosas sin la ayuda de una persona que las acompañe en el proceso.

Por eso muchos de los clientes son personas que pueden haber pasado por un momento difícil, como la muerte de un familiar o la partida de los hijos, o que simplemente tienen que hacer una mudanza, que suele ser una circunstancia muy estresante.

Marie Kondo

La japonesa Marie Kondo, de 34 años, se ha convertido en un fenómeno con sus libros y la serie de Netflix. Getty Images

«Al ordenar tienes que preguntarte por qué acumulas tantas cosas, cuáles de ellas te hacen feliz y desprenderte de las que no te sirven», cuenta Pinzón.

Desde el lanzamiento del programa en televisión, Instagram, Facebook y Twitter se han llenado de fotos de gente que intenta seguir el método.

Y las publicaciones con la etiqueta #mariekondo se cuentan por los cientos de miles.

Aunque no todos siguen la tendencia.

Así como el método tiene adeptos, también tiene detractores que lo consideran maniático, aburrido, inútil o un derroche de dinero que solo pueden permitírselo millonarios que tienen demasiado tiempo libre.

En México se concentra la mayor cantidad de consultoras certificadas, aunque el total en la región no sobrepasa las 20 personas.

«Esto está recién comenzando» Argentina

«Esto está recién comenzando, hay mucha tela para cortar», le cuenta a BBC Mundo Elizabeth Maulhardt, una argentina licenciada en recursos humanos que se especializó en el área energética.

Su último trabajo fue en una empresa petrolera, pero cuando quedó embarazada, tomó la decisión de buscar una forma alternativa de ocupar su tiempo.

Elizabeth Maulhardt

Elizabeth Maulhardt trabajaba en una empresa petrolera y después de tener un bebé, se convirtió en consultora del orden en Buenos Aires. Getty Images

«El orden se ha convertido en un tema de interés global», explica desde Buenos Aires.

Su trabajo se divide en dos líneas: hace talleres -donde suelen asistir personas que son ordenadas en sus vidas y quieren aprender más sobre el método- y atiende a clientes en sus casas.

Por cada sesión de cuatro horas cobra 2.300 pesos argentinos, equivalentes a unos US$57, dado que la moneda local ha sufrido una fuerte devaluación.

Massiel Pinzón Panamá

La panameña Massiel Pinzón es diseñadora de interiores.

Estaba interesada en el minimalismo aplicándolo como un estilo de vida. Hija de padre arquitecto muy ordenado, el tema de la organización ocupaba un lugar central entre sus intereses.

Trabajando en proyectos de diseño inmobiliario, un día se dio cuenta que le interesaba la parte organizacional del trabajo.

Cajones con ropa

Usuarios de redes sociales están compartiendo imágenes del antes y el después de aplicar el método KonMari. Twitter

Y cuando le regalaron uno de los libros de la gurú japonesa, pensó que era la inspiración que le hacía falta en su desarrollo profesional minimalista.

«Fue como una revelación», cuenta.

«Es un honor que elijan para asistir al seminario, porque hay una gran lista de espera».

Marie Kondo

Aunque aún no hay muchas consultoras del método KonMari en la región, el interés sigue aumentando. Mark Sagliocco / Getty Images

La certificación le sirvió para prender el método y enseñárselo a sus clientes para que «nunca mas regresen al desorden».

«El show de Netflix fue como una bendición para las consultoras».

Cobra entre US$15 y US$25 la hora, por sesiones que comprenden un mínimo de cinco horas y considera que poco a poco el negocio se ha hecho rentable.

«La idea es crear un espacio para la persona que quieres ser».

Ordenarnos y bajar el estrés

«Cuando leí ‘La Magia del Orden’ de Marie Kondo, el libró me atrapó», explica a BBC Mundo la mexicana Monika Bade desde Ciudad de México.

«Aprendí cómo el orden afuera nos permite ordenarnos por dentro y bajar el estrés».

Monika Bade

Monika Bade trabaja como consultora en Ciudad de México. BBC

Bade se dedica a la consultoría como un trabajo de medio tiempo, y lo complementa con clases en un instituto de educación, además de ofrecer algunas sesiones de psicoterapia.

Desde hace unos tres años se dedica a la consultoría con el método KonMari.

«Va más allá de la organización profesional, porque al aplicar el método, hay que ocuparse de uno mismo».

Por cada hora de trabajo cobra entre US$40 y US$60, que se agrupan en sesiones de cinco horas como mínimo.

Otra mexicana, Ana Laura Garza, también aplica el método Kondo en la ciudad de Nuevo León.

Cuenta que durante su experiencia, ha tenido la oportunidad de ayudar a personas en circunstancias difíciles, como por ejemplo, una mujer que tuvo cáncer y que no lograba desprenderse de los papeles y los exámenes que documentaban su enfermedad.

«No es solo dejar un espacio ordenado, es trabajar con las emociones y acompañar a las personas», cuenta.

Por una sesión de 3 horas cobra cerca de US$130 y el número de sesiones varía según las necesidades de cada cliente.

Como ellas, hay otras mujeres que están haciendo sesiones de consultoría para conseguir un espacio en los seminarios, que se dan dos veces al año y conseguir la certificación que las habilita como legítimas seguidoras de la gurú del orden.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=cqGT5wh5REw

https://www.youtube.com/watch?v=MCmqUp2XTPY&t=74s

https://www.youtube.com/watch?v=ASpfSZ8K6TA

BBC News Mundo