Hanon: «Atacar a la gran empresa termina perjudicando a los consumidores y también provoca desempleo»

Bajo el panorama actual, el sector agrícola se encuentra en situación sumamente crítica, pues la producción el año pasado no recibió los insumos necesarios

Mario Hanon Thorn, vicepresidente de la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda). LAPRENSA/R. FONSECA

A las puertas del ciclo agrícola 2019-2020, las medidas fiscales del régimen de Daniel Ortega amenazan con afectar la producción.

El problema surgió después que la dictadura negó el aval de exoneración de IVA a los importadores de agroquímicos y fertilizantes, ya que la reforma a la Ley de Concertación Tributaria exime al productor, pero grava al importador.

Mario Hanon Thorn, vicepresidente de la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda), es uno de los preocupados.

Lea además: El tren de alta velocidad que China pretende construir en un país de Centroamérica y no es en Nicaragua

Según Hanon, la situación es compleja tanto para los productores como para los distribuidores, porque todo apunta a un encarecimiento de la materia prima.

Bajo el panorama actual, el sector agrícola se encuentra en situación sumamente crítica, pues la producción el año pasado no recibió los insumos necesarios y este año se espera que los productores elijan entre sus prioridades en la compra de insumos.

También: ¿Por qué el nuevo calendario fiscal impuesto por Daniel Ortega busca asfixiar a las empresas?

En esta entrevista, el empresario explica el impacto de la reforma fiscal en la producción nicaragüense y en el gremio que, desde el año pasado, ha sufrido por la restricción del financiamiento.

¿Cuáles fueron las afectaciones por la reforma tributaria?

La afectación de la reforma es múltiple. El primer punto es que como consecuencia de la reforma pasamos a pagar Derechos Arancelarios a la Importación (DAI), el Impuesto Selectivo de Consumo (ISC), en agroquímico, fertilizantes y semillas, solo los fertilizantes que van al suelo no pagan DAI ni ISC.

Puede leer: Distribuidoras de insumos agropecuarios amenazan con incrementar hasta 30% precios si Hacienda no entrega avales

Nicaragua importa unos noventa millones de dólares anuales entre agroquímicos, enmiendas, sustratos y semilla de pasto; todo eso sufre diferentes cargas de DAI e ISC. En el caso de los fertilizantes, que es otro tanto, que fluctúa entre 75 y cien millones de dólares, este año creemos que vamos a importar menos de los 75 millones de dólares, porque hay menos demanda ya.

De cara al inicio del ciclo agrícola, ¿cómo han estado las ventas?

¿Qué te puedo decir? En enero de este año, vendimos menos fertilizantes que enero de 2018; en febrero de 2019 vendimos menos que en el 2018; y en que lo vamos de marzo ya lo medimos y estamos por debajo de lo percibido en marzo de 2018, y con la reforma, creemos que las ventas van a bajar más. En resumen, la primera afectación de la reforma es que nuestros costos de internación van a aumentar, la segunda afectación es que vamos a pasar del 1 al 3 por ciento en el impuesto sobre la renta; el impuesto también nos disminuye el flujo de utilidad de efectivo, el flujo de efectivo ya fue afectado por el INSS (Seguro Social), el flujo de efectivo (también) ya fue afectado por el pago de impuesto por internación, entonces eso nos va a obligar a buscar cómo aumentar nuestros precios de venta.

¿Qué le han dicho los productores?

Los productores están preocupadísimos porque no pueden absorber el aumento de todos estos precios, y como no lo pueden absorber, entonces nos van a comprar menos, van a escoger entre si utiliza un herbicida para controlar maleza o utilizan un insecticida para controlar insectos, van a comprar el mínimo indispensable y los rendimientos en el agro van a continuar cayendo, porque los cultivos no se podrán asistir como se debe, entonces el pronóstico y el vaticinio para la agricultura es lamentable.

Le puede interesar: Hoteles y restaurantes de Nicaragua se preparan para sentir el impacto severo de la reforma fiscal

¿Se puede desatar un brote de plagas debido a la falta de agroquímicos?

Si no va a haber el óptimo manejo del cultivo, el rendimiento va a ser menor, va a ser un manejo más modesto, más conservador y por ende los rendimientos agrícolas van a sufrir, van a bajar y eso a su vez va a afectar la rentabilidad; si el productor deja de ser rentable, deja de ser sujeto de crédito, los bancos al ver que un productor tiene unos estados financieros en rojo, van a decir ‘no lo puedo seguir habilitando porque no me va a poder pagar’.

También lea: Reforma tributaria va contra arroceros nicaragüenses

Por ejemplo, en el café, al recibir menos asistencia integral en el manejo de la roya, se pudiera dar un brote de roya un poco más fuerte, siempre y cuando las condiciones climáticas lo favorezcan y como el café está mal nutrido, mal alimentado, y ya sabemos que el año pasado se aplicó diez mil toneladas menos de fertilizantes en el café.

El café está más débil y ya se dice que la cosecha que está terminando llegó a 2.6 de millones de quintales y ya se está pronosticando que la nueva cosecha (que) viene será menor de 2.2 millones de quintales, en otras palabras, al café le viene una caída monumental de por lo menos medio millón de quintales, y eso medio millón significa una caída en la producción de 20 por ciento y eso ya no hay cómo recuperarlo.

¿Podría dar un ejemplo de cómo se encarecerían los insumos en el café?

El café antes de la reforma tenía un gasto de insumos de 1,021 dólares por manzana, pero luego con la reforma —solo aplicando DAI e ISC— el incremento en los insumos anda en 47.50 dólares por manzana, es decir, pasa del 1,021 a 1,068.

Además: Exportadores inquietos por petición de suspensión de Nicaragua del Acuerdo de Asociación con la UE

Si le agregamos el IVA el impacto será muchísimo más fuerte, porque el IVA cae encima del DAI e ISC, entonces incrementaría 160 dólares más por manzana. Si yo sumo los 160 dólares del IVA más el aumento de 47.5 dólares por DAI e ISC son 207.48 dólares entre 1,021 dólares, sería un 20 por ciento anual en los insumos.

¿Tiene capacidad el productor del importar?

No tiene. No es solamente un asunto de economía de escala, cuando nosotros traemos un barco de fertilizantes, es el fertilizante de miles de campesinos, incluso en el barco venimos un montón de importadores, porque Nicaragua es tan pequeño que no puede llenar un barco, tenemos que juntarnos un montón de importadores para llenar un barco, cuando traemos ese barco y lo internamos, ese volumen es lo suficientemente grande para que el volumen sea bien eficiente.

Le puede interesar: Entrega de crédito en Nicaragua arranca año con fuerte deterioro por alargamiento de crisis

Cuando le dicen al productor “andá comprá el fertilizante y los agroquímicos”, le dicen andá compralo a Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica. Supongamos que lo pueden hacer, pero al final lo que van a hacer es que se lo van a estar comprando a otros importadores como nosotros, pero hondureños. Entonces le vamos a dar de comer al importador hondureño, guatemalteco, el que va a hacer el dinero, el intermediario serán los importadores de esos países y los colaboradores nicaragüenses ya no podríamos formar parte del negocio, porque aquí pagaríamos IVA y allá no pagaría IVA.

Ustedes tenían la expectativa que rectificarán la ley y les dieran la exoneración, ¿qué pasa si no?

Va haber un encarecimiento fuerte, porque el productor que recibió su carta de exoneración no va a pagar IVA, pero nosotros tendríamos que incrementar el precio de producto para recuperar el IVA. De los cinco barcos que iban a entrar, el primero ya pagó IVA y esta semana entraría otro.

¿Cómo valora esta reforma tributaria?

Cuando los legisladores dicen que van a afectar a la gran empresa y no a los pequeños, yo diría que no es así.

Atacar a la gran empresa termina perjudicando a los consumidores y también provoca desempleo. La reforma no pensó en el empleo, la reforma no pensó en el impacto de los costos de todos los actores económicos de la economía.

Lea además: BID es el primer prestamista multilateral que reconocerá al enviado de Guaidó

La reforma es recaudatoria, en otras palabras, estamos sacándoles dinero al motor de la economía para desacelerar aún más la economía con el propósito de mantener una estructura de gobierno que no es productiva.

El gobierno es normativo pero no productivo, el gobierno fomenta la necesidades sociales como la educación y salud, sin embargo no es una fuerza productora, no siembra, no tiene industria, no tiene comercio, son empleos que están haciendo labor de gobierno pero no es productiva, y si la reforma disminuye el personal de las empresas, las empresas van a terminar produciendo menos, vamos a caer en un espiral de círculo vicioso donde por mantener una planilla de gobierno vamos a perjudicar la economía, al motor de la economía. Y de esta forma podemos acelerar aún más la caída del Producto Interno Bruto.

Le puede interesar: Turismo nicaragüense pierde valor con la crisis sociopolítica

¿Con qué otras dificultades han tenido que lidiar?

Bueno, otro problema es lo que yo le llamo el aumento de las tasas de interés. Otro vector que hace que nuestros gastos financieros se dupliquen.

Las tasa de interés y las comisiones bancarias han aumentado 1.4 por ciento de los gastos sobre venta.

Lea además: Industria turística perdió más de 400 millones de dólares en 2018

Además hay que tomar en cuenta el impacto de la recesión económica, el impacto es que si una empresa vende menos y tiene los mismos gastos, al final el gasto sobre la venta aumenta también, entonces es bien fácil llegar a la conclusión de que con la reforma tanto del INSS como fiscal, la caída va a ser más del 15 por ciento, y por último, cómo vamos a pagar del 1 al 3 por ciento, ahí hay un aumento del 2 por ciento en el IR.

Si yo sumo todito eso, aquí te demuestro que un gran contribuyente que tenía utilidades, antes de impuesto sobre la renta, del 6 por ciento, con la reforma más todo este problema de tasa de interés, el pago mínimo definitivo y esto que te decía la recesión económica, vamos a vender menos y las empresas pasarán del 6 por ciento a cero de utilidades.

Lea también: Un tercio de los negocios turísticos en Nicaragua no puede pagar deudas

Está bien, vamos a decir que yo soy un empresario que voy hacer la contribución a mi país para mantener a mi planilla, y vamos pagar esta barbaridad de impuesto, pero el banco cuando vea que tengo cero utilidades, ya no me va a financiar. Ahí sí vamos a la quiebra, a la gente le gusta decir las grandes empresas no van a quebrar, pues yo digo ¿qué tiene que pasar para que sí quiebre?

Todo esto junto, el problema de la reforma no es el clavo por sí sola, que es fuertísima, el problema de la reforma es que se suma al tema del Seguro Social, se suma al tema del sistema financiero que no tiene dinero y el poco que tiene le trepó las tasas enormemente, y no los culpo, porque cuando sobra el dinero las tasas de interés bajan.

¿Se debe o no pagar IVA?

Ahí está el asunto. Como estaba exento, hay gente que dice “qué barbaridad, están exonerando a los grandes, los están exonerando, esos subsidios son malos”, pero el productor de maní en Estados Unidos no paga impuesto sobre los agroquímicos, porque son para producir, no son bienes de lujo.

Además: Reforma da “tiro de gracia” a turismo nicaragüense

Es lógico que tampoco a los productores maniseros nicaragüenses le cobremos impuesto en sus insumos, está bueno que le cobremos cuando saca su ganancia, a mí me parece razonable socialmente correcto que el que gana riqueza le dé su parte a la sociedad; pagar impuesto es ser consecuente con las leyes en la tierra y en el cielo, pero yo voy a pagar impuesto sobre mi ganancia. No es correcto que pague impuesto sobre los insumos, no es lógico que aquí se pague impuesto porque se pierde competitividad.

El productor de café está compitiendo con un productor de Colombia que no paga impuesto a los insumos. En todo el resto de países, casi no hay pago de tributos para los bienes de producción. Nicaragua pierde competitividad y eso es parte del retroceso.

¿Cómo cerraron el 2018 tras la crisis?

En el año 2018 fuimos afectados por muchas circunstancias negativas, que causaron una caída en nuestro mercado de fertilizantes, agroquímicos y otros insumos. El mercado cayó sustancialmente, las ventas se nos cayeron de 240 mil a 220 mil toneladas. En valor nuestro mercado cayó de 260 millones a 228 millones de dólares.