Nuncio apostólico Stanislaw Waldemar: «Yo estoy poniendo toda mi alma para una causa que no es mía, es de ustedes»

"Yo no tengo intereses... quieren que este país salga de esta situación o quieren estar viviendo otros diez meses con esta actitud donde se estaba pidiendo dialogar", dijo el nuncio en un tono alterado

El representante del papa Francisco en Nicaragua, monseñor Waldemar Sommertag, se declaró ayer imparcial frente a las negociaciones que mantiene la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia con el Gobierno, con lo que estableció distancia de las críticas de usuarios de redes sociales respecto a su supuesto vínculo con el régimen de Ortega Murillo.

Ante un nutrido grupo de medios de comunicación, Sommertag aseguró que el país no está normal y que la salida de un preso político es una bendición.

Lea además: OEA pone como condición para participar en las negociaciones la liberación de todos los presos políticos

“Una persona que sale (de la cárcel) es una bendición. Sabemos que estamos en una situación que no es normal, no, uno no puede decir que estamos en una situación normal porque tenemos a los presos (políticos) dentro” de prisión, lamentó el diplomático, al aclarar que sus gestiones para liberar a presos políticos tampoco son mediáticas.

A su vez, el embajador del Vaticano pidió confianza en las negociaciones que sostienen el Gobierno y la Alianza Cívica. “Hay mesa de negociación, hay que dar también la confianza. Hay que dar tiempo al tiempo, hay que dar esperanza a la esperanza. Si ustedes piensan que esta situación se va a solucionar en un día, están equivocados lamentablemente; me gustaría se pudiera hacer un milagro de cambiar las cosas de una vez”, reflexionó.

Puede leer: UNAB pide a la OEA la aplicación inmediata de la Carta Democrática al régimen de Daniel Ortega

Sobre las abundantes críticas que se han vertido contra su persona, Sommertag afirmó: “No me estoy defendiendo porque no necesito, pido a ustedes que miren los hechos; no saben el 99 por ciento de los hechos que el nuncio estaba gestionando… bueno, un día lo van a conocer; va a ser muy tarde para mí, porque yo estoy poniendo toda mi alma, para una causa que no es mía, porque es de ustedes, porque ustedes no se ponen a buscar, a colaborar una salida (a la crisis), no van a encontrar una salida”, expresó ofuscado.

“No tengo intereses”

A Sommertag lo acompañó el Comité Pro Liberación de Presos y Presas Políticas, que le mostró su apoyo.

“Yo no tengo intereses… ¿quieren que este país salga de esta situación o quieren estar viviendo otros diez meses con esta actitud donde se estaba pidiendo dialogar?”, enfatizó el nuncio.

También: Beatrice Rangel analiza la estrategia del régimen: “Dictaduras tratan de ganar tiempo”

“Ahora se está dialogando (…) y ahora, lamentablemente, algunos medios de comunicación están poniendo la trampa porque se negocia, porque se está dialogando, porque se está buscando sacar a la gente fuera (libertad de presos políticos). Yo pido un poquito de prudencia. Yo pido todos los días al Espíritu Santo el don de la sabiduría”, expresó el funcionario del Vaticano a los periodistas.

Nicas se darán cuenta un día de la realidad

El diplomático de la santa sede aseguró que un día los nicaragüenses se darán cuenta “muy tarde” sobre lo que ha gestionado ante el Gobierno durante la crisis que el país vive desde hace 11 meses.

Además, dijo que él no es ni de derecha ni de izquierda y que él sacrifica su espacio y su vida en las gestiones que realiza en el país, en referencia a su participación en la mesa de negociaciones y las gestiones que hace para liberar a prisioneros políticos del régimen de Daniel Ortega.

¿Mentira de quien?

“Aquí lamentablemente en este país no hay confianza y hay muchas mentiras”, afirmó el diplomático sin brindar mayores detalles sobre quiénes son los que difunden mentiras, pero dejó claro que no tenía partido político.

Lea: Obispo Jorge Solórzano: “Diálogo debe buscar justicia, verdad y libertad”

El nuncio apostólico es quien ha estado haciendo el papel de facilitador y testigo en las negociaciones que sostienen intermitentemente desde el pasado 27 de febrero, el gobierno de Ortega y la Alianza Cívica, que buscan una salida a la crisis del país, cuyos resultados aún son pocos.

“Vean los hechos”

“Lo que hace (el nuncio) es sacrificar su vida, su trabajo, su espacio, porque yo tengo otro trabajo que hacer y si ustedes quieren pintarme colores (ideología política), bueno, yo no puedo decir nada, pero por favor vean primero los hechos y dejen las palabras vacías que ofenden, que tienen el poder de confrontación de uno con otro”, sostuvo monseñor Sommertag, protestando a los periodistas también que lo contraponen contra la Conferencia Episcopal “o me ponen del lado del Gobierno”.

“Yo tengo un canal abierto con el Gobierno porque soy nuncio, soy decano del cuerpo diplomático (y) agradezco a Dios porque aquí ninguno tenía un canal abierto de comunicación con el Gobierno para hacer las cosas que se hizo y no tienen que saber; porque las personas que salieron (presos políticos) y las personas que recibieron atenciones lo saben. Yo tenía única comunicación con el Gobierno, eso no significa que estoy de un lado o de otro. Yo no puedo ser neutral frente al sufrimiento de un pueblo, sí soy imparcial”, afirmó el funcionario de la santa sede.

Papel en conversaciones

El nuncio apostólico también dejó claro que continuará como testigo y acompañante en las negociaciones, junto al delegado de la OEA, Luis Ángel Rosadilla.

“Estamos como testigos y acompañantes. ¿Qué significa?, escuchamos, tomamos nota y si hay discrepancias, buscamos cómo juntar las personas, hacer puente. Esto fue ofrecido a la Conferencia Episcopal, tomaron su decisión, yo no puedo decir que no tienen sus razones, pero yo no puedo dejar este papel”, dijo.