El comunicador de Masaya, Marlon Powell, está aislado en la Dirección de Auxilio Judicial

El líder estudiantil Max Jerez aseguró que Powell está en una celda de castigo y "desde los muros nos gritó por ayuda y afirma que lleva diez días aislado, sin ropa y de pie”

Marlon Powell, Nicaragu, protestas

El comunicador Marlon Powell, se encuentra aislado en las nuevas instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial. LAPRENSA/TOMADA DE FACEBOOK

El comunicador Marlon Powell fue capturado por la Policía Orteguista (PO) el pasado 7 de marzo y actualmente se encuentra en las celdas de la nueva Dirección de Auxilio Judicial, confirmó el abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Pablo Cuevas.

El caso de Powell se hizo público este domingo, cuando mediante un tuit, el líder estudiantil Max Jerez expuso que mientras estuvieron detenidos en las celdas de la DAJ por protestar cívicamente, el comunicador les pidió ayuda.

“En la celda de castigo del nuevo Chipote se encuentra el periodista y secuestrado político Marlon Powell. Desde los muros nos gritó por ayuda y afirma que lleva diez días aislado, sin ropa y de pie”, escribió Jerez.

Lea además: 420 ataques al periodismo en Nicaragua en seis meses

Cuevas explicó que Powell es crítico del régimen orteguista y la Policía Orteguista lo buscaba, finalmente lo encontró en una casa de seguridad en San Judas y actualmente se encuentra aislado, no dejan que nadie lo vea, explicó.

El abogado sostuvo que el caso de Powell es considerado como un secuestro, ya que no ha sido presentado ante una autoridad judicial. El comunicador vivía en Masaya y había participado, al igual que cientos de nicaragüenses, en la lucha cívica contra el régimen orteguista.

Lea también: Régimen orteguista fuerza a más periodistas críticos al exilio

Desde antes de la crisis sociopolítica que inició el 18 de abril, Powell utilizaba los micrófonos de diversas radios de Masaya para exponer sus valoraciones respecto a la coyuntura del país.

El gremio periodístico independiente, en el contexto de la crisis sociopolítica, ha sufrido todo tipo de ataques por ejercer su trabajo.

Han sido víctimas de robo de su equipos, así como agresiones físicas y verbales por parte de la PO, además de campañas de desprestigio en redes sociales. Más de sesenta periodistas se han exiliado.