Paulo Abrao llamó a las naciones democráticas a respaldar postura de la OEA con la situación de los presos políticos en Nicaragua

La CIDH tiene datos de 777 personas que han sido detenidas arbitrariamente por el régimen nicaragüense. Dicha información la compartió Abrao en el evento titulado "Grave situación de derechos humanos en Nicaragua", en Ginebra, Suiza.

OEA

Paulo Abrao, secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). LA PRENSA/ Cortesía OEA

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, hizo un llamado a las naciones democráticas a reforzar la solicitud de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la condición de la liberación de presos políticos calificados por la CIDH, para que la OEA participe del diálogo entre el régimen orteguista y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD).

Abrao señaló que la Comisión ha contabilizado más o menos 647 personas que fueron detenidas arbitrariamente, y son precisamente, estas personas que la CIDH debe priorizar en sus atenciones, y después avanzar en el proceso de reparación y justicia.

Dicha información la compartió Abrao en el evento “Grave situación de derechos humanos en Nicaragua”, ayer martes en Ginebra, Suiza, de forma paralela al desarrollo del cuarenta período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos. No obstante, este lunes el régimen orteguista negó que en Nicaragua haya más de setecientos presos políticos, cifra que sostiene el Comité Pro Liberación de los Presos Políticos.

Al respecto, el canciller Denis Moncada dijo que “en su momento el Sistema Penitenciario dará a conocer los datos objetivos sobre los presos-políticos”, expresó.

Mantienen monitoreo

El secretario ejecutivo también explicó que desde la visita de la Comisión al país han recibido casi 1,400 testigos y testimonios sobre la crisis, y siguen recibiendo.

Pese a que la CIDH no se encuentra en el país, porque el régimen de Daniel Ortega expulsó al Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) en diciembre pasado, este continúa trabajando por medio de videoconferencias, visitas virtuales que la CIDH sostiene en distintas regiones del país con la población local, que sigue denunciando serias violaciones de derechos humanos.

Es gracias a ese trabajo que han continuado verificando el caso de personas en graves condiciones de riesgo para el otorgamiento de nuevas medidas cautelares. Entre el trabajo en el terreno y la continuidad del mismo, la CIDH ha recibido más de seiscientas peticiones para ser procesadas, esto genera un desafío muy particular para la verificación de dichas violaciones de derechos humanos a la luz de la Comisión, explicó Abrao.

Asimismo, indicó que el Meseni mantiene sus actividades de promoción y capacitación mediante reuniones con la sociedad civil en otros países, como Estados Unidos, para seguir actualizando su situación y apoyarles en el proceso de fortalecimiento para enfrentar la dura realidad del exilio.

El Mecanismo además de darle seguimiento a las recomendaciones del informe final presentado por la Comisión, también incorporó el seguimiento a las 24 recomendaciones que fueron formuladas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), cuyo informe develó que en el país se cometieron crímenes de lesa humanidad.

 

 

Esperan una resolución

El primer vicepresidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Joel Hernández, sostuvo que el tema de Nicaragua, por su naturaleza, activó de manera inmediata los órganos del Sistema Interamericano, pero también es una preocupación internacional. En ese sentido, celebró la posibilidad que en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU sea adoptada una resolución sobre la situación de derechos humanos en Nicaragua. Esta información y los hallazgos de la Comisión fueron expuestos ante varias delegaciones de diferentes países, que participaron en la actividad “Grave situación de derechos humanos en Nicaragua”. Antes de este evento, otras organizaciones han mantenido constante denuncia sobre la situación del país.

OACNUDH preocupada

En la presentación sobre la crisis de Nicaragua, paralela al período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra, Suiza, organizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), participó Kate Gilmore, alta comisionada adjunta de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, quien expuso que las conclusiones tanto de la CIDH como de la Oficina del Alto Comisionado constituyen un claro llamamiento a la comunidad internacional para que tomen medidas efectivas sobre la “gravísima” situación de DD. HH. en Nicaragua.

 

Lea además: Monseñor Silvio Báez: “Presos políticos deben salir todos y ya”

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: