Cosep denuncia que estado policial persiste tras represión del sábado

También denuncia el uso desproporcionado de la fuerza y la violencia excesiva de la Policía contra los manifestantes civiles.

LA PRENSA/Roberto Fonseca

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) denunció la persistencia de un «estado policial que no permite el ejercicio de los derechos constitucionales fundamentales de todos los nicaragüenses», tras los acontecimientos del sábado pasado, cuando la Policía Orteguista (PO) reprimió a los ciudadanos que salieron a las calles de Managua a participar en una marcha por la liberación de los presos políticos.

El Cosep manifestó que la Policía actuó de «forma desproporcionada y con violencia excesiva», reprimiendo »el derecho constitucional de los ciudadanos nicaragüenses a la movilización y protesta cívica».

La cámara empresarial también expresó que las agresiones »muestran la falta de voluntad política del Gobierno, para crear las condiciones básicas, para que el diálogo nacional muestre su viabilidad y responda a las demandas legítimas ciudadanas que la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia ha presentado como agenda principal en la mesa de negociación».

La Policía reprimió y limitó »la libertad de pensamiento, movilización y prensa, en contra de los valores y principios que caracterizan a un Estado democrático de derecho», agregó el comunicado.

El Cosep forma parte de la Alianza Cívica por Justicia y la Democracia, que es la contraparte del régimen de Daniel Ortega en el Diálogo Nacional. Este proceso de diálogo se encuentra suspendido precisamente porque la represión no ha cesado a pesar de que al régimen orteguista le interesa dialogar, para detener las sanciones en su contra.

La Federación de Cámaras y Asociaciones de Exportadores de Centroamérica y el Caribe (Fecaexca) también emitió un manifiesto que rechaza los acontecimientos del sábado.

El país vive una crisis desde el 18 de abril, por la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles, que demandan la salida del poder de Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo. Entre 325 y 535 personas han muerto por la represión desde el 19 de abril, según diferentes reportes de organismos de derechos humanos y más de 600 están presas por participar en las protestas, según el Comité pro Liberación de Presos Políticos.