«La mayoría del tiempo sueño que estoy preso”. El trauma que vive un reo político tras salir de La Modelo

Desde que salió de prisión, Dany Javier Chávez Salazar, de 34 años, no logra conciliar el sueño. Es acusado de dirigir los tranques en Carazo

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Dany Javier Chávez Salazar, de 34 años, excarcelado el pasado 15 de marzo junto a otros 49 presos políticos, pasó más de cinco meses en las mazmorras de La Modelo, en Managua. Afirma que desde que salió de prisión todas las noches tiene pesadillas y no logra conciliar el sueño.

Chávez, quien habita en el municipio El Rosario, en Carazo, asistirá este próximo 15 de abril a los juzgados de su municipio a firmar en el libro de control de medidas cautelares, tras haber sido beneficiado con el régimen de convivencia familiar.

Lea además: La historia de Milton Moraga Campos, un lisiado de guerra al que el régimen mantuvo preso en El Chipote

La Fiscalía lo acusa de crimen organizado, secuestro, tortura, lesiones, asalto, posesión ilegal de armas de fuego, entre otros delitos. “Al ver que caían los amigos y que el médico no llegaba, los portones (de La Modelo) se agarraban a patadas, no dormías pensando que en cualquier momento llegaba la guardia y te majaba (golpeaba). Es algo muy triste lo que se vive en La Modelo», cuenta sobre sus días en la prisión.

«Anoche tuve un sueño que andaba con la carreta en la finca y los bueyes se me descacharon y me seguían, son pesadillas que no te dejan dormir bien. Ahora le pido a Dios que me regale mi sueño a como lo tenía antes, la mayoría del tiempo sueño que estoy preso”, relata Chávez. Además, haber visto llorar a sus hijos y esposa es una escena que no se le olvida.

Le puede interesar: Indultado muere desangrado en una calle de la ciudad de Estelí

A él lo acusan de dirigir los tranques que funcionaron en Carazo, pero él asegura ser inocente y que nunca protestó en contra del régimen orteguista. Un total de 17 audiencias le han realizado y está a la espera de un juicio.

Chávez es primo del periodista Gerall Chávez Nicaragua, quien tuvo que exiliarse en Costa Rica tras el asedio y amenazas de turbas orteguistas.

Lea más: Orteguismo excarcela a cuatro presos políticos de Carazo

Maltrato en la prisión

“Le doy mil gracias a Dios que estoy nuevamente con mis hijos y le digo al pueblo que tenga fe en Dios y fortaleza que esto pronto va a terminar. A los amigos que quedaron allá adentro (de la cárcel) les digo que no se preocupen, porque la lucha sigue desde aquí afuera”, afirma.

Según el caraceño, cantar el Himno Nacional y portar objetos azul y blanco representaba una ofensa para los alguaciles. Chávez señaló a un custodio de apellido Chávez Chávez y a otro de apellido Alaníz de maltratar física y psicológicamente a los reos políticos.

Puede interesarle: Nelly Roque Ordóñez, presa política de la dictadura, asegura “nos quitaron todo el miedo” en la cárcel

«Miedo no hay, eso se acabó y si toca volver a estar preso por lo que digo, que se haga la voluntad de Dios, pero yo digo que esto tiene que llegar a su fin y que se dé cuenta este presidente (Daniel Ortega) que el pueblo no está solo”, señala.

Se defendían con con jabón, pinol y avena

Chávez, quien tiene tres hijos de 13, 10 y 8 años, pasó su cumpleaños en La Modelo, el pasado 25 de febrero, con sus compañeros de la celda 161. Cuenta que su regalo fue una bolsa de pinolillo.

Lea también: Policía secuestra a dos adolescentes señaladas de pegar calcomanías contra el orteguismo en Somoto

El caraceño cuenta que ante el maltrato de los custodios de la cárcel, ellos utilizaban para defenderse los alimentos que les mandaban sus familiares. «Nos defendíamos con jabón, pinol y avena”, narra.

Chávez fue secuestrado por policías y paramilitares el pasado 27 de septiembre mientras se encontraba en su casa. Asegura que “el único delito” que cometió durante los tranques fue haber visitado a su madre en varias ocasiones en Jinotepe.