Empresarios advierten que si no se deroga la reforma tributaria no habrá ciclo agrícola en Nicaragua

Michael Healy, presidente de Upanic, dio a conocer que la próxima semana presentarán un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma tributaria. 

El sector privado vinculado a la producción nacional demandó este miércoles al Ejecutivo derogar la severa reforma a la Ley de Concertación Tributaria (LCT), porque de lo contrario se producirán cierres masivos de fincas y empresas, no habrá ciclo agrícola, lo que ocasionará desabastecimiento y encarecimiento en cascada de los productos de la canasta básica.

Representantes empresariales de todos los sectores productivos llamaron la mañana de este miércoles a una conferencia para lanzar la alerta al régimen de Daniel Ortega, que busca a través de una reforma “recaudatoria” unos 317 millones de dólares para hacer frente al impacto de la actual crisis sociopolítica en la economía.

Más en: Plan de producción para el ciclo agrícola 2018-2019 a la medida de Ortega

A criterio de Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), la reforma tributaria estaría acelerando el declive económico, cuando la solución está en las manos de Ortega, que bien puede aplicar una reducción en el presupuesto de egresos y paralelamente buscar un acuerdo político para cortar de raíz el origen de la crisis actual.

“Hoy por hoy puedo decir que el ciclo agrícola se ve negro, significa que no va a haber ciclo agrícola, encima de eso tenés un gran problema que esto va a aumentar la informalidad y el contrabando y la informalidad que no le abona ningún centavo al Gobierno, solo los trabajos formales le abonan riqueza al Gobierno”, advirtió Healy.

El empresario y productor, quien también forma parte de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, expresó que el país requiere una solución política no medidas recaudatorias, porque Nicaragua —que ya venía cayendo “a diez kilómetros por hora—, con todas estas medidas va a caer a 85 kilómetros por hora, y eso significa que este país a una mayor velocidad se va a ir al carajo”.

Puede leer: Medidas erradas orteguistas llevan a economía de Nicaragua al despeñadero

Desde que entró en consulta la reforma a la LCT a inicios de este año, los empresarios advirtieron del efecto que tendría sobre la economía este ajuste; sin embargo, el 28 de febrero el régimen la puso en marcha al publicarla en La Gaceta, diario oficial, un día después de haber sido aprobada en la Asamblea Nacional.

“El Gobierno puede bajar sus costos fijos, el supernumerario, es ilógico en una economía tan deteriorada que tenga un presupuesto de ochenta mil millones de córdobas, cuando verdaderamente no hay necesidad de ese gran presupuesto, esto fue hecho como quien dice desbaratemos la economía del país”, sostuvo Healy.

LA PRENSA / ARCHIVO

Burocracia con exoneraciones

Los empresarios expresaron que la reforma tendrá un impacto demoledor en la matriz productiva del país con la pérdida de competitividad de la agroindustria y el estancamiento de la industria nacional. Pero además la ley crea un proceso burocrático para la obtención de exoneraciones de los productores, de tal manera que muy pocos podrán acceder.

Además: Reforma al INSS solo le dará oxígeno financiero durante nueve meses, asegura Funides

Según Healy, con esta reforma los productores le pagarán al Gobierno 69 millones de dólares, en Impuesto Selectivo de Consumo (ISC), Derecho Arancelario de Importación (DAI) e IVA, sin embargo el golpe será más duro para los consumidores, de donde saldrán cuatrocientos millones de dólares, por aumentos de precios.

Industria afectada

Por su parte Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin) y vicepresidente del Cosep, dijo que adicionalmente a la reforma el sector industrial aún está sufriendo el impacto de la recesión económica como consecuencia de la crisis sociopolítica, así como el ajuste en la seguridad social.

También: Maní, café y arroz con insumos caros debido a la reforma tributaria

“Las importaciones en el sector han caído un 20 por ciento, los bienes de capital, los bienes de producción, y ahora estos bienes fueron gravados, entonces esto encarecerá los equipos, lo que afectará la producción”, dijo Maltez.
Con la reforma, además de quitar las exenciones a los insumos agrícolas, el régimen ordenó gravar las maquinarias agropecuarias y aumentar el aporte mensual de las empresas medianas y grandes.

Exportaciones en peligro

El aumento de costos, cuyo encarecimiento está en marcha, golpeará al sector exportador, que dispondrá de menos producción en el campo y, por tanto, no podrá suplir los mercados internacionales con precios menos competitivos.
Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), manifestó que con todos los gastos adicionales que tienen, más la reforma tributaria y los bajos precios internacionales, empujarían al despeñadero el sector.

Además: La dictadura de Daniel Ortega receta represión y miseria a los nicaragüenses

“Ahora recuerden que somos tomadores de precios, los precios internacionales disminuyeron 7.5 por ciento, pasamos de 1.11 dólares por kilo exportado a 1.03 dólares por kilo exportado en lo que va de este año y si el producto sube como consecuencia de la reforma, nosotros no le podemos aumentar (al comprador)”, dijo Jacoby.

Al respecto, Mabel Arévalo, gerente de AgroEsNica, productora, comercializadora y exportadora de Okra, explicó que con la reforma fiscal y otros ajustes la empresa sufrirá un incremento en sus gastos de entre setecientos mil y ochocientos mil dólares, lo que los obligará a reducir personal para abaratar costos, pero aun así perderán competitividad en los mercados internacionales. Esta empresa emplea a 1,500 personas.

Productores de maní preocupados

Álvaro Lacayo, productor de maní, señaló que con la reforma fiscal los productores aún no ha decidido si prepararan las tierras o no.

“En los últimos años, el maní ha estado entre los cinco rubros más importantes de exportación en el país, lo cual se ha logrado después de muchos años de inversiones en maquinarias, tecnología e industria, pero hoy en día el futuro de este rubro se ve amenazado por la irresponsabilidad del Gobierno de aplicar políticas recaudatorias, reforma tributaria confiscatoria, las que sumadas al encarecimiento del financiamiento, costo del combustible y energía eléctrica, hoy limitan a miles de productores para planificar el ciclo agrícola”, refirió Lacayo.

También: ¿Por qué el nuevo calendario fiscal impuesto por Daniel Ortega busca asfixiar a las empresas?

Detalla que los productores están pensando si este año sembrarán ya que los costos de producción se elevan a niveles insostenibles, lo que dejaría al productor sin ganancias.

“Con la aplicación de la reforma a la Ley de Concertación Tributaria 822, vendría a incrementar directamente en más de un 30 por ciento el costo de los insumos, así como el costo de adquisición de maquinarias”, agregó.

Para ilustrar el impacto de la reforma fiscal y otros aumentos en los costos de las empresas, Lacayo señala que “este año un productor de maní necesitaría 73 quintales por manzana únicamente para poder pagar los costos de producción, como referencia en últimos cinco años la producción por manzana ha sido de 65 quintales promedio, el año pasado con las condiciones adversas del invierno el rendimiento promedio bajó a niveles de 58 quintales por manzana”.

Café a cuidados intensivos

En tanto, José Ángel Buitrago, presidente de la Asociación Nicaragüense de Exportadores de Café de Nicaragua (Excan), dijo que el sector cafetalero entraría en cuidados intensivos con la política recaudatoria, ya que el café enfrenta serios problemas por los bajos precios internacionales, la falta de financiamiento, el endeudamiento de los productores y ahora se enfrentaría a la brutal reforma fiscal, que encarecería los insumos.

“El sector cafetalero pasa por una situación muy difícil, primero por los precios internacionales, el día de hoy el mercado anda en 95 dólares el quintal, cuando el año pasado vendimos el café a 140 dólares el quintal, el costo de producir café anda en 150 dólares, o sea que el que vende café está perdiendo”, expresó Buitrago.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep, manifestó que aún no se ha terminado de evaluar el impacto que tendrá la reforma fiscal porque “no se han agotado los productos que están en inventario, todavía hace falta ver ese incremento”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: