Zona de Strikes: El Frente Sur no anda con bromas en el Pomares

El Frente Sur no tiene nombres rimbombantes en su alineación, tampoco recibe el crédito que se merece, pero nada de eso detiene su afán por imponerse

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

El Frente Sur parece empeñado en demostrar que su coronación en 2017, no fue una casualidad. Ahí viene de nuevo pujando con fuerza y provocando mayores asombros.

Pareciera alimentarse de la desconfianza y fortalecerse del menosprecio, mientras utiliza la indiferencia como punto de apoyo para saltar a la cima del beisbol nacional.

Y es que el Frente Sur es un modesto equipo que juega como los mejores, que cree en sí mismo y que no anda tras el reconocimiento de los demás. Solo hace su trabajo.

Como siempre, la tropa sureña está distante de los reflectores que persiguen a los grandes clubes, pero aún en la penumbra, está brillando con luz propia mientras alimenta ilusiones.

Junto a los Dantos, el Rivas es el conjunto de mejor balance. Y contrario a lo que ha ocurrido en el pasado, su base ahora está en el ataque, pero con un pitcheo siempre muy competitivo.

Antes de los juegos de este fin de semana, solo los Dantos bateaban más de manera colectiva que el Frente Sur. Los sureños tenían .334 por .350 del equipo del Ejército.

Los 138 hits que sumaba el Rivas antes de su serie frente al Matagalpa, estaban detrás solo de los 156 de los Dantos, mientras tenían un empate en dobles con 29 e iban atrás 102 a 108 en carreras anotadas.

Eso no lo habíamos visto en el Frente Sur, equipo incluso con buena cantidad de jonrones (nueve) y solo superado en este rubro por el Bóer (17) y los Dantos (11) después de 12 partidos.

En el pasado, Rivas fue un equipo de buen pitcheo, una defensa solvente, dominio de los fundamentos del juego y uno que otro bateador de fuerza (a veces dos), pero con mucha combatividad y arrojo.

A la tropa actual, la lidera Javier Henríquez, quien entró al fin de semana con un alucinante .567 de average (30-17), pero Víctor Duarte (.490), Donald Guzman (.442) y Félix Castillo (.438) han sido valiosos también.

El Rivas lanza para 3.21 de forma colectiva y Juan Bermúdez (2-0 y 2.13) junto con Pedro Torres (3-0 y 3.80) y el veterano Carlos Estrella (1-0 y 0.00) han emergido como sus brazos de mayor confianza.

Los sureños tienen también buena cantidad de chavalos que van creciendo poco a poco y al igual que los veteranos, tienen las agallas y el coraje en su ADN, mientras tratan de sostenerse hasta el final.

Debe dársele mucho crédito al mánager Rodolfo Moraga, quien ha mostrado habilidad para comprometer al equipo y hacer que empuje en la misma dirección.

Hasta ahora, el Frente Sur no se ha andado con bromas.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdRod16