Evangélicos no avalarán pactos en la mesa del diálogo, asegura Roberto Rojas

La representación de la Iglesia evangélica que participará en las negociaciones considera que las elecciones adelantadas pueden ayudar a superar la crisis

La delegación del gobierno de Daniel Ortega fue la que extendió la invitación a la Iglesia evangélica para que formar parte de la mesa de negociación, lo que ha generado controversia dado a que esta facción religiosa no ha condenado la represión hasta ahora. LA PRENSA/CORTESÍA

La representación de la Iglesia evangélica que participará en las negociaciones entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el Gobierno, se comprometió este viernes a no avalar pactos en la mesa y consideró que las elecciones adelantadas pueden ayudar a superar la crisis.

La delegación irá encabezada por el reverendo Roberto Rojas, quien aseguró que en Nicaragua urge restaurar la democracia e institucionalidad, y para ello, señala que una opción es la realización de comicios electorales anticipados y la independencia de los poderes del Estado.

Lea además: Estatus de presos políticos cambiará a “régimen común” mientras la Alianza Cívica y el régimen trabajan en la liberación

“Me parece a mí que los temas que se deben tomar en cuenta en la mesa son aquellos que la sociedad misma ve como un problema en el país. Me parece que ese tema principal es el de la institucionalidad y por supuesto el económico, porque Nicaragua se está hundiendo, entonces requerimos que la percepción que tenga la sociedad y los inversionistas internacionales con respecto a Nicaragua es que estamos caminando sobre los rieles que como sociedad nosotros debemos transitar”, explicó.

Sobre su participación en el proceso de negociaciones, Rojas dice estar preparado junto a sus dos asesores y aclara que no avalarán ningún acto de ilegitimidad y aclaró que no responden a intereses de ningún sector.

Puede leer: Cruz Roja Internacional se suma este viernes a la mesa de negociaciones para participar en proceso de liberación de presos políticos

“Nosotros no vamos a estar avalando acciones que no gocen de transparencia, de legitimidad y si eso se da, abandonamos la mesa de inmediato”, aseguró el delegado de la pastoral evangélica.

Rojas, quien es abogado de profesión y es el secretario de las Asambleas de Dios, asegura que el principal problema que afecta al país es político y, por tanto, debe ser prioridad en la mesa de negociaciones.

“Nosotros abogamos por el respeto al principio de la separación de los poderes, porque creemos que las instituciones deben gozar de la credibilidad de la población”, advirtió el jurista evangélico.
Rojas señala que la actual crisis que vive el país es responsabilidad de la clase política, quienes deben dar una respuesta a la población.

También: Orteguismo molesto porque dictadura libere a presos políticos

“Me parece que el tema político es el principal problema y debe estar en la mesa. El actual estado en el que se encuentra Nicaragua, es el resultado de las políticas públicas desde hace mucho tiempo en Nicaragua. Si bien es cierto ahorita gobierna el Frente Sandinista, este mal viene desde más atrás también. Todo lo que está pasando es responsabilidad de la clase política”, señaló Rojas.

Privilegiar el diálogo

El delegado de la pastoral evangélica asegura que en la mesa del diálogo deben estar todos aquellos temas que privilegien el bienestar de la sociedad y considera que el tema de las elecciones adelantadas puede ayudar a superar la crisis política que el país vive.

Lea además: Daniel Ortega dijo estar luchando contra “Caínes y demonios en la búsqueda de la paz”

“Este diálogo hay que privilegiarlo y la paz, la armonía y la estabilidad del país deben estar por encima de cualquier cosa o interés; entonces, si requerimos que el país vuelva a la normalidad con esas acciones (elecciones adelantadas), hay que tomarlas, porque eso quiere decir que el ejercicio del poder, el ejercicio del gobierno está en función del bienestar del pueblo”, dijo.

Rojas sostiene que a la misma población se le debe abrir canales dentro del proceso de negociación para que opine qué es lo que sugiere, cuáles son sus demandas y planteamientos.

“La gente debe expresarse, por ejemplo, un referéndum, ¿por qué descartarlo? El diálogo debe estar abierto a cualquier posibilidad siempre y cuando el soberano así lo desee; es parte de la democracia”, enfatizó Rojas.

Nada es normal en el país

A juicio de Rojas, nada es normal en el país cuando las familias están fragmentadas por el fenómeno del exilio generado por la crisis y porque el imperio de la ley no es respetado.

Puede leer: EE.UU. y la Secretaría General de la OEA ven con buenos ojos el acuerdo del diálogo nacional de Nicaragua

“Nada es normal si se violentan las leyes que nos rigen, yo creo que a eso es que debemos nosotros aspirar y es mi expectativa de que el diálogo nos lleve a la institucionalidad”, apuesta el pastor evangélico.

La Alianza Cívica y el régimen de Daniel Ortega invitaron a la Iglesia católica y evangélica al proceso de las negociaciones. Si bien es cierto los obispos de la Conferencia Episcopal rechazaron participar, esa institución católica sí está representada por el nuncio Waldemar Sommertag, embajador del papa Francisco en Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: