¿Por qué noventa días?

La verdad es que con esos tres meses el gobierno se da la potestad de retener por muchas semanas a los presos más emblemáticos y usarlos, de nuevo, como rehenes o fichas de negociación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: