Estudiantes presos por el régimen orteguista reafirman su lucha por la autonomía universitaria

Una carta firmada por "estudiantes presos políticos" señala que ellos son "la generación de universitarios dispuestos al cambio, obligados a rescatar lo que con tanto sacrificio se logró"

presos politicos

Byron Corea Estrada (izquierda) y Christopher Nahiroby Olivas conforman la lista de universitarios que han sido apresados por el régimen Ortega-Murillo . LA PRENSA/Cortesía

Los estudiantes presos políticos que se encuentran en las celdas de La Modelo no desisten de su lucha para que se restituya la autonomía universitaria, que cumple este 25 de marzo 61 años de instaurada en el país. En una carta escrita por los universitarios, estos afirman que «hoy no es un día para celebrar, es para ratificar la lucha por reconquistar ese tan apreciable e intangible logro».

«Después de años, nos vemos frente a los mismos obstáculos que limitaron e intentaron detener el avance de las luchas estudiantiles por la autonomía que, al igual que ayer como universitarios idealistas, empoderados y conscientes de nuestra realidad, nos vemos en el deber de sumanos al lado correcto de la historia, asumiendo responsablemente la construcción de esa historia, de la que somos parte y nos pertenece», aseguran los estudiantes en su carta.

La misiva, firmada por «estudiantes presos políticos», señala que ellos son «la generación de universitarios dispuestos al cambio, obligados a rescatar lo que con tanto sacrificio se logró».

El 25 de marzo de 1958 se firmó el decreto de autonomía universitaria por el presidente Luis Somoza Debayle y René Schick Gutiérrez, ministro de Educación de ese tiempo.

Los líderes universitarios lamentan que, después de 61 años, la autonomía se encuentre «usurpada, secuestrada y manipulada por una cancerígena dictadura».

Plantean sus peticiones

El mensaje de los estudiantes expone que para asumir los nuevos retos que demanda la «nueva Nicaragua» se debe tomar en cuenta que ellos: desconocen la representación en el Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN) y de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), así como las cúpulas académicas y administrativas de las universidades públicas al igual que al Consejo Nacional de Universidades (CNU), por ser cómplices de la represión orteguista.

Asimismo los líderes denuncian las violaciones a los convenios internacionales de educación superior. «Dada todas estas decepciones en la que la dictadura ha sumergido a nuestras casas de estudios, nos comprometemos nuevamente a recuperar el intangible patrimonio de nuestras universidades», apuntan.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: