Banca de Nicaragua pierde 109 millones de dólares en los primeros 2 meses del año

Estas salidas de dinero se realizan en un contexto de creciente incertidumbre política, aunado con la política de secretismo que ha impulsado el Banco Central, al dejar de publicar los principales indicadores macroeconómicos.

Desde la crisis sociopolítica, los depósitos comenzaron a mermar como consecuencia de la incertidumbre. LAPRENSA/ARCHIVO

Aunque la salida de depósitos en febrero perdió fuerza, respecto a lo registrado en los meses pasados, el sistema financiero continúa sufriendo la fuga de dinero de goteo en goteo. Eso es lo que reflejan las cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), que revela que en los primeros dos meses de este año el sector ha perdido el equivalente a 109 millones de dólares de su cartera de dinero del público.

Estas salidas de dinero se realizan en un contexto de creciente incertidumbre política, aunado con la política de secretismo que ha impulsado el Banco Central, al dejar de publicar los principales indicadores macroeconómicos.

Solo en febrero —que es el dato más actualizado por la Siboif— el público retiró de los bancos 43 millones de dólares, tanto en cuentas en moneda extranjera como nacional, los que se sumaron a los 66 millones de dólares en enero.

El economista Alejandro Aráuz sostuvo que ya está concluyendo el primer trimestre del año y la información económica que debe generar el Gobierno y el BCN no está disponible, lo que genera más incertidumbre a los agentes económicos y a la población en general.

La circulación de dinero en Nicaragua también ha caído por la crisis. LA PRENSA/ INFOGRAFÍA
La circulación de dinero en Nicaragua también ha caído por la crisis. LA PRENSA/ INFOGRAFÍA

Puede leer: Reforma fiscal en Nicaragua golpea a los ahorrantes

Entre el 31 de marzo de 2018 y el 28 de febrero de 2019, meses que abarcan la crisis en curso, los depósitos del sistema bancario han caído en 1,662 millones de dólares.

Hasta marzo de 2018, el sistema financiero nacional tenía en depósitos totales 5,495 millones de dólares, pero hasta el 28 de febrero reciente habían descendido a 3,833 millones de dólares, lo que implica una reducción del 30.26 por ciento.

Esto significa que de cada diez dólares que estaban en poder de los bancos antes del estallido de la crisis, tres dólares han sido retirados.
En el monitoreo que realiza la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) se detalla que entre marzo de 2018 y febrero de 2019, los depósitos de ahorro disminuyeron 684 millones de dólares, a la vista en 446 millones de dólares y a plazo en 532 millones de dólares.

“Durante febrero 2019, los depósitos se contrajeron en el equivalente a 43 millones de dólares , lo que representa una desaceleración con respecto a enero 2019 (reducción de 66 millones de dólares)”, explica Funides.

Este fue el comportamiento de la fuga de depósitos en Nicaragua. LA PRENSA/ INFOGRAFÍA
Este fue el comportamiento de la fuga de depósitos en Nicaragua hasta septiembre de 2018. LA PRENSA/ INFOGRAFÍA

Lea también: Bolsa de valores de Nicaragua no reacciona ante impacto de la crisis sociopolítica

Destacó que la reducción de los depósitos en dólares (veinte millones de dólares) fue la más baja durante toda la crisis.
Mientras que “la caída de los depósitos a plazo por 61 millones de dólares superó la de enero 2019 (55 millones de dólares) y fue la más alta desde junio 2018”, dio a conocer Funides.

No obstante, los depósitos de ahorro aumentaron por segundo mes consecutivo, tres millones de dólares en enero y 15 millones de dólares en febrero de 2019, precisa.

Ojo con los depósitos a plazo

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social cree que hay que estar pendiente del comportamiento de los depósitos a plazo, dado que en febrero se vencieron varios plazos. Estas cifras aparecerán reflejadas en el reporte oficial de marzo y abril próximo.
“En febrero hay 133 millones de dólares a vencerse, entonces los bancos van a buscar la forma para que esos depósitos se queden”, explica Funides.

Te puede interesar: Fracasa venta estatal de los bonos en euros

Funides en su monitoreo reveló que a lo largo de la crisis la tasa de recolocación de depósitos a plazo se ha mantenido en un 58 por ciento entre mayo 2018 y febrero 2019 y que ya bajar de ese nivel sería una alerta.

“Durante la crisis, la tasa de recolocación tuvo como mes más bajo a junio de 2018, cuando fue de 36 por ciento. Antes de la crisis la recolocación era superior al 100 por ciento, es decir los depósitos a plazo aumentaban cada mes. Su promedio del último trimestre fue de 61 por ciento”, refiere.

En otras palabras, de los depósitos a plazo que se han vencido en los meses de crisis, solo el 58 por ciento ha sido retenido por la banca.
Funides explica que si los depósitos a plazo comienzan a bajar más significa que “los agentes económicos están teniendo más incertidumbre, esta es otra forma de ver la incertidumbre, entonces el radar lo tenemos que poner acá en los depósitos a plazo”.

La recolocación de depósitos a plazo en febrero disminuyó y pasó de 64 por ciento en enero a 57 por ciento, indica.

Políticas económicas erradas

El economista Alejandro Aráuz sostuvo que el Gobierno y el BCN han agregado más leña al fuego con la política tributaria, las normativas del INSS y las desacertadas políticas de emisión de deuda del BCN.

“Al final, todas las medidas del Gobierno en materia de política económica se integran en un solo efecto para destruir la economía, la riqueza del país y postrar el crecimiento y por ende afectará la población del país. Pareciera que son medidas premeditadas, pues no responden a ninguna lógica acertada en materia de política económica. Es la causa principal porque, a manera de inferencia, se está produciendo una fuga constante de depósitos, lo cual es un sangrado indetenible”, dijo el economista.

Ocultan información

Hasta el momento se desconoce si la estrategia que está usando la banca de restringir el crédito para hacerle frente a la salida de depósitos está dando resultados, por la restricción de la información pública del Banco Central de Nicaragua. “No podemos tener otras estadísticas como antes para ver si esta estrategia de evitar colocar crédito para hacer frente a las obligaciones de retiro de depósitos y dejar de hacer sus inversiones para hacerle frente al retiro de depósito ya no es una estrategia sostenible”, según Funides.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: