Régimen de Nicaragua mantiene en el olvido al río Papaturro

La imagen, que circuló en las redes, de un caimán desnutrido que habita en el río Papaturro, evidenció la falta de preservación que existe en esta reserva natural

río Papaturro, Nicaragua

Un caimán adulto en estado desnutrición se pudo encontrar en el río Papaturro. LA PRENSA/Cortesía

Caimanes desnutridos, tortugas muertas, aves que migran, esto es parte de la realidad que desde hace muchos años vive el río Papaturro, uno de los 13 refugios que pertenecen a al Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, en Río San Juan, pero que ahora, el problema está más latente que nunca. El problema se ve agravado porque el Gobierno nunca ha hecho presencia, denunció Aillen Mejía, ecóloga y habitante del refugio.

De acuerdo a Amaru Ruíz, de Fundación del Río, esta es una afectación que se viene dando desde hace más de 16 años, y es a causa de la desviación de los ríos San Ramón, laguna Las Camelias y otros afluentes del Río Papaturro, que vienen desde Costa Rica. Otro de los factores también influyen en esta problemática es el mal manejo de la cuenca que cada día disminuye su cobertura forestal por las actividades de arroceras costarricenses y de ganadería de ambos países, agregó Ruíz.

Lee además: Caudal del río Papaturro dificulta navegar

La imagen de un caimán desnutrido que habita en el río Papaturro, evidenció la falta de preservación que existe en esta reserva natural. “El problema es de la parte alta de la cuenca del río, que los costarricenses hicieron un dragado y un desvío del río hacia unas arroceras. Esto se inició más o menos hace seis o siete años pero el problema se ha venido agravando”, expresó Mejía.

El río Papaturro, primer sitio Ramsar (preservación internacional) en Nicaragua, ha mantenido en algunas partes de la comunidad de los Papaturros completamente seco.

Falta de voluntad

Aunque Mejía sostuvo que el principal problema viene de Costa Rica, reconoció que solo se solucionará si las autoridades nicaragüenses se reunieran con las costarricenses, situación que no pasará porque «a ellos solo les importa los asuntos políticos no los ambientales».

«El Gobierno está al tanto de esta problemática. Cuando estuvo Juanita Argeñal (exministra de Marena), solo una vez envió un equipo para tomar datos (del refugio), pero de esos datos no supimos que pasó con ellos. Iban hacer un estudio geomorfológico del río pero aquí no vino nadie”, señaló Mejía.

Y agregó: «Es una falta de voluntad política para hacer valer las leyes ambientales y cuidar las aguas binacionales. Ha habido mucha indolencia por parte de las autoridades, es u problema transfronterizo  que debe ser visto con dedos de seda».

«Cada año pierde su caudal»

Amaru Ruíz explicó que el río Papaturro cada año pierde su caudal por las producciones agropecuarias. El invierno del 2014 conllevó a que las corrientes arrastrara plaguicidas, disminuyendo el oxígeno del río y elevando el grado de contaminación, así como de sedimentación.

Ruíz espera que con la entrada del invierno, el caudal del río Papaturro aumente y el panorama cambie para las especies. «Se va a recuperar el caudal pero no el que tenía por el aumento de sedimentación. Sin embargo, cada año el caudal disminuye y si no logra llover lo suficiente, el caudal que necesita las especies tendremos o mortandad o desplazamiento de la fauna», puntualizó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: