Capitalinos siguen sin visitar el puerto Salvador Allende

Ante el desplome del número de visitantes en el Puerto Salvador Allende, por la misma crisis sociopolítica del país, la administración del sitio ha implementado la llamada hora feliz, que consiste en no cobrar la entrada de lunes a jueves, entre las 3:00 p.m. y 6:00 p.m.

Puerto Salvador Allende

El Puerto Salvador Allende enfrenta una seria crisis y trata de salir a flote con acciones, ahora que se acerca la Semana Santa. LAPRENSA/R. MOCNADA

Ante el desplome del número de visitantes en el Puerto Salvador Allende, por la misma crisis sociopolítica del país, la administración del sitio ha implementado la llamada hora feliz, que consiste en no cobrar la entrada de lunes a jueves, entre las 3:00 p.m. y 6:00 p.m.

Al ser un proyecto turístico del régimen de Daniel Ortega, la hora feliz y los atractivos del Salvador Allende han sido ampliamente promocionados por los medios oficialistas, aprovechando que se acerca la Semana Mayor y que en Managua son limitadas las opciones para disfrutar la temporada de verano.

Otra decisión que se ha tomado para potenciar la cantidad de turistas en el sitio es la promoción en el barco Momotombito, que antes pertenecía a un grupo de inversionistas extranjeros pero que ahora está en manos de las autoridades de la Empresa Portuaria Nacional (EPN). Se ha decidido que por la compra de tres boletos, se regala un cuarto y el paseo es de una hora, en horarios vespertinos y nocturnos.

La crisis, que estalló en el país en abril de 2018 y según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dejó 325 fallecidos, ha sido resentida por los dueños de negocios del puerto porque bajó la clientela e igual se tiene que pagar los servicios básicos, canon de arriendo y salario de los empleados.

Espigón es el atractivo

Actualmente el puerto cuenta con tres etapas finalizadas y una cuarta inaugurada a medias, siendo esta última la más llamativa para los pocos visitantes que llegan.

Esta cuarta fase está conformada por una zona de restaurantes —todavía sin abrir la mayoría— y un espigón de cuatrocientos metros de longitud y forrado en grama artificial, donde hay quioscos con variedad de gastronomía y algunos juegos infantiles. Además de la comida, la vista que ofrece durante la noche es de los más llamativo.

Aquel “boom” del Salvador Allende

El centro recreativo está ubicado a orilla del lago Xolotlán y antes de empezar su construcción era tierra y basura; pero luego de sus primeras obras, que fueron inauguradas en 2008, hubo un desborde de visitantes y rápidamente se convirtió en una atracción.

Fue así que las autoridades de la EPN, cuya presidencia ejecutiva la tiene Virgilio Silva, se propusieron continuar aprovechando la zona costera por el lado oeste, con dirección a la famosa Punta Manchester.

Al inicio el ingreso al Puerto Salvador Allende era gratuito, pero al posicionarse empezó a cobrarse hasta llegar a los sesenta córdobas si es en vehículo.

Visto como proyecto político

El Puerto Salvador Allende fue construido por el régimen de Daniel Ortega y por eso se le liga al régimen, por lo que al reprimir brutalmente a la ciudadanía en los últimos once meses, miles de personas han decidido no volver a visitarlo.

Esta decisión de rechazo también se refleja en otros puntos del malecón de Managua. El Paseo Xolotlán, la Plaza 22 de Agosto y los tiangues sobre la Avenida Bolívar ahora son poco visitados por representar al
régimen.

La mayoría de estos lugares han sido construidos por la Alcaldía de Managua, pero la mayoría de los fondos los han obtenido a través de transferencias municipales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: