Los 90 días y el estado de sitio

El acuerdo ha permitido la presencia de la OEA en las negociaciones, que había condicionado su participación a la liberación de todos los presos políticos

cansancio, Nicaragua

Mañana jueves 28 vence el plazo (prorrogable) que se habían propuesto los negociadores para alcanzar acuerdos sustanciales en las negociaciones que por un tiempo estuvieron trabadas por la falta de un acuerdo para la liberación de todos los presos políticos. Dicho acuerdo se anunció el miércoles 20, pero no en un término como todos hubiéramos deseado, lo cierto es que el plazo de noventa días, aunque largo, es máximo y puede ser acortado mientras se avanza más rápido en otros temas. Dicho acuerdo fue con el visto bueno de los Estados Unidos y la OEA, que lo valoraron como positivo señalando que deben ser liberados lo antes posible.

El acuerdo ha permitido la presencia de la OEA en las negociaciones, que había condicionado su participación a la liberación de todos los presos políticos. Desde este punto de vista, yo valoro como positivo el acuerdo, que además prevé la participación de la Cruz Roja Internacional en el acompañamiento de la liberación definitiva y anulación de juicios y sentencias, a los que las tienen. También este acuerdo permitió que la mesa de negociación avance en los temas torales que son la restitución de todas las garantías ciudadanas conculcadas a través de un estado de sitio no decretado, pero muy real, y las reformas electorales y constitucionales necesarias y procedentes para restablecer la confianza en el sistema electoral y que se puedan realizar elecciones anticipadas a inicios del 2020.

Esto porque para que las reformas al calendario electoral sean dentro del marco constitucional, deben hacerse en dos legislaturas, la actual y la del 2020. La restitución plena de las libertades ciudadanas, el respeto a los derechos humanos y el anuncio de elecciones anticipadas traerán como consecuencia el levantamiento de sanciones de parte de la comunidad internacional y la restitución de confianza en los factores económicos, lo que a su vez detendrá la caída libre de la economía.

El estado de sitio que caracteriza a las dictaduras aquí se ha manifestado en el cierre de algunos medios de comunicación; bloqueo aduanero de papel y tinta a otros; prohibición de cualquier manifestación de disidencia; más de 700 presos políticos y miles de exiliados. Todo esto debe revertirse en un plazo también más corto que los 90 días máximo, acordados para la liberación total de presos políticos acusados de “terrorismo”, cuyos expedientes deben ser limpiados totalmente.

¿Por qué Ortega no acordó su liberación en un plazo menor? Hay muchas conjeturas, pero la que más me parece es que necesitaba explicar y calmar a sus bases partidarias, como en efecto creo que lo hizo al día siguiente en la inauguración del flamante puente a desnivel Nejapa. Aunque sin referirse directamente a los acuerdos, Ortega dedicó todo su discurso a la paz, a privilegiar la paz, y al menos desde mi óptica, él estaba intentando explicar a los suyos, que la liberación de los presos políticos es una condición elemental para alcanzarla.

El autor es periodista, exministro y exdiputado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: