Presos políticos llevan cinco días de protestas en la cárcel La Modelo

Otro aspecto que critican los familiares de presos políticos es el desgaste físico, emocional y económico de la familia, porque viajar hasta Tipitapa para dejar alimentos

Vallas metálicas impiden el paso a personas hacia el portón principal del Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro. LA PRENSA/O. NAVARRETE

Los presos políticos del régimen de Daniel Ortega llegaron el martes a su quinto día de protesta en la cárcel La Modelo, en Tipitapa, en demanda de libertad para los reos de la dictadura y de democracia para Nicaragua.

La rebelión consiste en salir por el techo de las galerías 17-1 y 17-2 a ondear una bandera azul y blanco, entonar el himno nacional y gritar consignas alusivas a la democracia y libertad en el país.

Puede leer más en: Presos políticos se encuentran aislados y sin agua potable tras protesta en La Modelo

En respuesta a la protesta, las autoridades penitenciarias les cortaron completamente el agua potable desde el sábado reciente, por lo que los reos no se han bañado, ni lavado trastes. Tampoco les llevan alimentos, según sus familiares.

De acuerdo con sus parientes que fueron el martes a la cárcel a dejar paquetería de alimentos, el corte del vital líquido continúa, al igual que el aislamiento y la desinformación de parte de las autoridades penitenciarias.

Le puede interesar: Madres y esposas de presos políticos no creen en la palabra de Daniel Ortega

“Venimos con la esperanza que nos digan qué está pasando en la galería 17, pero aquí el personal hace como que no pasa nada y amenazaron a los reos comunes con que si hacen foto de la protesta los llegan a golpear”, dijo una madre que viajó desde León el martes a dejar alimentos.

Un camión de bomberos del Ministerio de Gobernación ingresó varias veces el martes 26 de marzo al Sistema Penitenciario Nacional, supuestamente estaban lavando la galería 16.
LA PRENSA/ J. FLORES

La protesta inició el mismo día (viernes 22 de marzo) que la Alianza Cívica y funcionarios orteguistas anunciaron acuerdos en los que daban noventa días de plazo para liberar a los más de seiscientos presos políticos que aún están encarcelados en los distintos sistemas penitenciarios de Nicaragua.

Lea también: Golpizas, comida con virutas y cucarachas. Así fueron los días de castigo del antimotín que se rebeló a la Policía Orteguista

Este término es rechazado por los reos, sus familiares y mayoría de la población, ya que los planteamientos iniciales eran la completa libertad y nulidad de procesos judiciales previo a las negociaciones.

“En el caso de mi esposo Wilfredo Brenes, no lo han acusado y tiene tres meses encerrado de forma ilegal y no me han dejado verlo. Los noventa días son injustos para todos los que están encerrados en la cárcel. Por eso ellos están en la misma lucha desde adentro, haciendo la huelga para exigir su libertad. No sabemos nada oficialmente porque aquí las autoridades son herméticas, pero sabemos que siguen resistiendo en el techo y sin agua”, dijo la esposa del preso político.

Además lea: Listado de presos políticos podría destapar el drama de los desaparecidos en Nicaragua

Para Adelayda Sánchez, prima del preso político Alexander Antonio Cruz, quien está en la galería 300 —de máxima seguridad—, los noventa días de plazo para liberar a todos los reos políticos es demasiado tiempo, porque los reos se mantienen en situaciones inhumanas.

“A mi primo solo le permiten una botella de tres litros de agua para casi un mes. Eso es una grosería, porque el agua que les dan en la llave es contaminada y se enferman del estómago. Tres meses más en la cárcel es demasiado tiempo”, reiteró Sánchez.

Puede leer más en: Movimiento Campesino urge la liberación “inmediata e incondicional” de los presos políticos

Otro aspecto que critican los familiares de presos políticos es el desgaste físico, emocional y económico de la familia, porque viajar hasta Tipitapa para dejar alimentos que ya no hayan cómo comprar, por el desempleo y la carestía de los productos.

“El presidente Daniel Ortega sigue jugando con el pueblo, porque no va él a sentarse a la mesa del diálogo y arreglar de una vez esto”, refirió Sánchez.

Ambiente tenso

El ambiente en las afueras del Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, en Tipitapa, es tenso. Los alguaciles pusieron una valla de seguridad media cuadra antes de llegar al portón principal.

También lea: Torturas en El Chipote le causaron fisuras en los huesos al líder estudiantil Juan Pablo Alvarado

Detienen a las personas que quieren ingresar al área de recepción y preguntan hacia dónde se dirige y piden cédula de identidad. Además, cuando ven a periodistas haciendo su trabajo les hacen fotos y videos.