Libertad y libertinaje

Hay personas que hablan y actúan como si el gobierno hubiera sido vencido y solo es asunto de dictar las capitulaciones.

Mediar en una situación de crisis como la que vive el país es una tarea titánica. En ambos bandos encontráis posiciones antagónicas, que actúan como si fueran los depositarios de la verdad. En ambos bandos hay gente de buena fe que quiere salvar el país y enrumbar a la república por los caminos de una verdadera democracia representativa, pero también en ambos bandos hay grupitos que quieren sabotear este diálogo, creyendo que, al hacerlo, ellos saldrían beneficiados sin importarles el bien común.

La labor del nuncio, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, representante del papa Francisco, ha sido una labor difícil, vilipendiada, poco apreciada para algunos debido a su ignorancia o prejuicio. Su carácter de diplomático por un lado y su claro compromiso con el pueblo nicaragüense por el otro, le ha traído muchos sinsabores, pero gracias a él se ha creado el único canal de comunicación fiable y creíble, entre el gobierno y oposición, cuyos frutos se empiezan a ver.

El compromiso del gobierno a liberar en un plazo no mayor de 90 días a todos los presos políticos. La venida de la OEA. La presencia en la mesa del diálogo de representantes de la Cruz Roja Internacional son hechos concretos que no admiten cuestionamiento.

Estoy claro de que el avance es lento, que en lo particular quisiéramos que todo esto estuviera superado, que todos los presos políticos estuvieran liberados y el país viviese una primavera democrática. Pero una cosa son nuestros deseos y otras nuestras realidades. Hay personas que hablan y actúan como si el gobierno hubiera sido vencido y solo es asunto de dictar las capitulaciones. Soñadores o mal intencionados. La mayoría de esas personas no aportan nada, critican, pero no están dispuestos a buscar una salida. Son como las campanas que tañen y tañen y no dejan de tañer.

Conozco una persona que todos los días desde las redes sociales envía mensajes de lo más radical, proclamando el paro nacional etc. Lo dramático de esta persona es que hace todo eso desde Miami, ya me gustaría verlo viviendo en Nicaragua, a ver si hablaría en ese tono.

Estemos claro que el diálogo es el único instrumento que tenemos para lograr la paz, no lo desprestigiemos ni lo satanicemos.

A los que critican al Nuncio solo les recuerdo el poema de Darío cuando nos relata el diálogo de San Francisco con el lobo: “Cerca de la cueva encontró a la fiera/enorme, que al verle se lanzó feroz /contra él. / Francisco, con su dulce voz, /alzando la mano, /al lobo furioso dijo: / ¡Paz, hermano lobo! /

¿Cuántos de los que critican al Nuncio tienen ese valor de enfrentar al hermano lobo? ¡No seamos mal agradecidos!

El autor es abogado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: