Familia del niño baleado por la Policía Orteguista en Matagalpa forma parte de la caravana de inmigrantes que quiere ingresar a EE.UU.

William González, el bebé que fue baleado por la policía orteguista en Matagalpa, se encuentra junto a sus padres en la frontera de Matamoros, en México

Nicaragua, william gonzález

Lorena Rugama y William González junto a su bebé, en una de las tiendas de campaña que se encuentran en la frontera Matamoros, en México. LA PRENSA/CAPTURA/UNIVISIÓN

Entre las muchas tienda de campaña ubicada en la frontera de Matamoros, en México, se encuentra el bebé William Daunny González Rugama junto a sus padres Lorena Rugama y William González, obligados a salir desde hace más de tres meses de Nicaragua, por persecución de parte del régimen orteguista, y ser parte de la caravana de inmigrantes que se dirigen a Estados Unidos.

La familia González Rugama es una de las tantas víctimas de represión por parte de Daniel Ortega. William es el pequeño que fue herido de bala en su mentón cuando la policía orteguista y los paramilitares del régimen reprimían a los autoconvocados atrincherados en los tranque de Matagalpa, en mayo del 2018. El caso se llevó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y sus progenitores, en su momento, denunciaron y acusaron a la policía orteguista de ser los responsables de haber disparado.

Como consecuencia de su denuncia, simpatizantes del FSLN asediaron la vida de los padres de William, lo que los llevó a tomar la decisión de exiliarse, dejando atrás Lorena Rugama, a sus otros tres hijos.

«Hemos venido acá (México) por lo después de que le pasó a William, la persecución, nuestras vidas estaban en peligro», dijo el padre de William al noticiero Univisión, quien presentó un reporte especial sobre este caso.

La familia lleva dos meses en la frontera Matamoros esperando  cruzar a suelo estadounidense y pedir asilo. «Nuestra esperanza es que nos den el asilo (…)  para que  (su hijo William)tenga un mejor futuro y que lo puedan ver un especialista porque tiene problemas para hablar», refirió Lorena a Univisión.

La bala que penetró al pequeño William se alojó en la garganta, y a pesar de uno de sus pulmones colapsó, el bebé logró sobrevivir y posteriormente fue dado de alta casi dos meses después.

Lo que quieren los padres de William es lo que buscan todos los huyen del régimen orteguista: «Conservar nuestras vida y tener una mejor oportunidad».

bebé
La bala que impactó al bebé atravesó una pared de tablas, narró su abuela. LA PRENSA/Cortesía

El día trágico

El bebé fue herido la tarde del 15 de mayo, durante la represión de policías orteguistas y fuerzas de choque oficialistas contra manifestantes que llevaban días atrincherados en al menos 36 barricadas en distintos barrios al suroeste de Matagalpa.

William Daunny González tenía 18 meses cuando recibió el balazo, posiblemente de fusil AK, que atravesó una pared de tablas y otra de piedras canteras, antes de impactarle en la barbilla y alojarse en la garganta del menor.

Nicaragüenses buscan exilio

Debido a la represión desatada por el régimen orteguista desde abril 2018, tres nicaragüenses han obtenido asilo de parte de Estados Unidos, entre ellos, Migueliut Sandoval, viuda del periodista Ángel Gahona, y a su hija, y Rosa Amanda Cruz, madre de Michael Humberto Cruz, quien fue asesinado el 20 de abril de un disparo al corazón en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

Hasta finales de noviembre del 2018, Migración y Extranjería costarricense registraba un total de 24,938 solicitudes de refugio, de las cuales 20,385 fueron hechas por nicaragüenses.

Además: Imparable éxodo forzado de nicaragüenses hacia Costa Rica

La actual crisis socio política es una de las peores que ha vivido la historia de Nicaragua. Según organismos de derechos humanos las cifras de muertos oscilan entre 325 y 550 víctimas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: