Galería | Así fueron las elecciones adelantadas en 1990

En 1990 Nicaragua acudió a elecciones adelantadas, bajo gran observación internacional. Le mostramos en imágenes cómo se vivieron esos momentos históricos.

25 de abril de 1990. Violeta Barrios toma posesión de la Presidencia de Nicaragua.

Noviembre de 1989. Un triunfalista Daniel Ortega realiza su campaña electoral. El Frente Sandinista estaba completamente seguro de que ganaría las elecciones del 25 de febrero y de que lo haría con una mayoría abrumadora. 70 contra 30, en el peor de los casos. Además, ya habían arreglado un fraude, confesó Dionisio Marenco, exalcalde de Managua, en un artículo publicado por la revista Envío en septiembre de 2008. El Consejo Supremo Electoral (CSE) “tenía instrucciones muy claras: a las 7:00 de la noche debía leer las primeras cuatro Juntas Receptoras de Votos que le llegaran, con los cuatro resultados más apabullantes, para marcar una victoria del Frente 4 a 0, con cien votos de diferencia en cada mesa”, admitió. Si la estrategia no dio resultado fue porque pudo más la ética de Mariano Fiallos Oyanguren, entonces presidente del CSE. A las 7:30 de la noche, detalló Marenco, el doctor Fiallos Oyanguren salió a leer los primeros resultados: en dos mesas ganaba, por muy poquito, el Frente Sandinista y en las otras dos perdía.

La Prensa/ Cortesía del IHNCA


3 de diciembre de 1989. Doña Violeta Barrios de Chamorro, candidata de la Unión Nacional Opositora (UNO), en plena campaña electoral. La UNO era una coalición creada en junio de 1989 con el propósito de enfrentar al gobernante Frente Sandinista en las elecciones del noventa. Estaba conformada por 14 partidos políticos de los más diversos colores: liberales, conservadores, democratacristianos, socialcristianos, socialdemócratas, socialistas y comunistas.

La Prensa/ Cortesía del IHNCA

Campaña electoral del Frente Sandinista, previo a las elecciones de febrero de 1990. A veces la propaganda rojinegra era destruida por ciudadanos opositores, como esta, que fue manchada con pintura. El diario oficialista Barricada registró el hecho con gran indignación.

 

La Prensa/ Cortesía del IHNCA

Campaña electoral de la UNO en Tipitapa, Managua. Al parecer ese día Virgilio Godoy, candidato a vicepresidente, se presentó solo. El diario Barricada insinuó que había “discrepancias en el seno de la alianza derechista”.

La Prensa/ Cortesía del IHNCA

28 de enero de 1990. Violeta Barrios prosigue su campaña electoral incluso en silla de ruedas. Había sufrido un pequeño accidente que le causó una lesión en una rodilla, agravada por la osteoporosis que padecía, señaló el diario El País. La Prensa/ Cortesía del IHNCA


Los candidatos Virgilio Godoy y Violeta Barrios en el cierre de campaña de la UNO, el 18 de febrero de 1990 en la antigua Plaza de la República, ahora conocida como Plaza de la Revolución. Siete días más tarde la coalición de partidos opositores triunfaba con 54.7 por ciento de los votos, contra el 40.8 por ciento obtenido por el Frente Sandinista. Los otros candidatos sumaron apenas el 4.5 por ciento de los votos. Un día después, la tarde del 26 de febrero, Daniel Ortega llegó a la casa de doña Violeta y se echó a llorar en sus brazos. Ella lo consoló diciéndole: “Mi muchacho, no pasa nada”, relata la expresidenta en su libro Sueños del corazón.

La Prensa/ Archivo

Pantasma, Jinotega. 25 de febrero de 1990. Ese día la concurrencia a las urnas fue masiva y bajo mucha observación internacional. Las elecciones del noventa han sido las más observadas en la historia de Nicaragua y se realizaron en medio de una guerra. El triunfo de doña Violeta marcó una transición a la paz y el inicio de una era de democracia que duró 16 años y finalizó cuando Daniel Ortega logró volver al poder.La Prensa/ Cortesía del IHNCA


Daniel Ortega, el Gallo Ennavajado, se presenta en su Junta Receptora de Votos. Los sandinistas estaban tan seguros de que ganarían las elecciones que habían programado la celebración para las 6:00 de esa tarde, relató Henry Ruiz, exmiembro de la Dirección del Frente Sandinista, en un reportaje publicado por Revista Domingo en 2016. A las 10:00 de la noche la derrota ya era segura.

La Prensa/ Cortesía del IHNCA

6:00 de la mañana del 26 de febrero de 1990. Miguel D’Escoto, Sergio Ramírez (candidato a vicepresidente), Daniel Ortega y Bayardo Arce comparecen en una conferencia para admitir la derrota electoral del Frente Sandinista. Detrás se encuentra Rosario Murillo. Ese mismo día, según los diarios de la época, las turbas sandinistas salieron a las calles a quebrar vidrios, rayar paredes y apedrear las casas de los miembros de la UNO.

La Prensa/ Archivo

Cuando se conocieron los resultados de las votaciones y ya no hubo duda de que la UNO había triunfado en las urnas, empezaron a llover las felicitaciones. En la foto, una feliz doña Violeta es saludada por su conductor, don Roberto. La foto es de la noche del 25 de febrero. A esa misma hora, el Frente Sandinista apenas intentaba asimilar la noticia.

La Prensa/ Archivo

25 de abril de 1990. Doña Violeta Barrios de Chamorro toma posesión del cargo, bajo la mirada atenta de Daniel Ortega Saavedra. Se ha convertido en la primera presidenta de Nicaragua y con su triunfo el país hará la transición de la guerra a la paz, a pesar de que su gestión se verá entorpecida por la violencia del Frente Sandinista, decidido a “gobernar desde abajo”.

La Prensa/ Archivo

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: