Zona de Strikes: Jonathan Loáisiga lanzó fuerte pero brevemente

Jonathan Loáisiga realizó una buena presentación este miércoles ante los Tigres, pero su inhabilidad para avanzar profundo en los juegos volvió a aparecer

Edgard Rodríguez C.

Durante tres entradas, Jonathan Loáisiga se mostró incontenible. Duro, preciso y dominante. Sus disparos se movieron a prisa y con obediencia, pero de repente su puntería se desajustó y eso precipitó su salida del box.

El problema de Loáisiga este miércoles no fueron los Tigres de Detroit, a quienes no dejó ni pronunciar palabra y mucho menos que llegaran a rugir. La mayor dificultad fue su inhabilidad para caminar profundo en el partido.

¿Qué sucedió con el nica, que quedó sin decisión ante los Tigres? En primer lugar, Loáisiga realizó una buena presentación, quizá solo un poco breve en relación a lo que esperaban los Yanquis, pero lo hizo bien.

Lanzó cuatro entradas, solo toleró un hit (doble de Niko Goodrum) y una carrera limpia, con tres bases por bolas y cuatro ponches, en una faena de 70 lanzamientos, una cantidad aceptable para lo recorrido.

Lo que sorprendió, fue el ataque repentino de descontrol en el cuarto episodio, al regalar tres boletos para llenar las bases con solo un out, porque si hay algo que el nica ha tenido siempre es control, pero pareció agotarse.

Algunos creemos que pudo haber lanzado un inning más, pero en una medida de precaución, los Yanquis decidieron retirarlo y hacer uso de su profundo bullpen. Al final los Yanquis cayeron 2-1, pero por falta de bateo.

Así que Loáisiga volvió a mostrar poder. Lanzó incluso rectas a 98 millas. Su cambio fue un buen soporte ante los zurdos, pero recurrió poco a su curva. Lo que llamó la atención fue cómo de pronto se divorció del plato.

¿Qué causó eso? Posiblemente se agotó. Loáisiga es un joven aún en proceso de construcción y con historial de lesiones, que además tuvo una cirugía y que no ha lanzado más de 180 entradas en las Ligas Menores

Queda claro que los Yanquis no tienen prisa con él y van a llevarlo a un ritmo que garantice su crecimiento de forma prudente. Si tiene salud, como lo ha probado, va a ser útil dentro de un corto plazo, pero también ahora mismo.

La asignatura pendiente es trabajar sobre su fortalecimiento a fin de que acumule innings sin poner en riesgo su salud. Jonathan es una opción en la actualidad, pero también es una pieza clave en el futuro de los Yanquis.

Sin embargo no habría que descartar que en algún momento también se considere su traslado al bullpen.
Desde ahí podría trabajar duro y en períodos breves, algo para lo cual ya mismo está preparado.

No obstante, con el repertorio que tiene, que incluye recta y curva sobre average y cambio promedio, vale la pena seguir teniendo paciencia, mientras se hacen los ajustes físicos y técnicos para su establecimiento.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdRod16