Crisis en Nicaragua deja sin crédito a economía: caen microcréditos y préstamos bancarios

La cartera bruta de crédito pasó de 356.39 millones de dólares a 271.80 millones de dólares entre el 2017 y 2018, es decir una merma real 84.59 millones de dólares.

La fuga de depósitos en el 2018 fue de 1,553 millones de dólares. LAPRENSA/ARCHIVO.

Mientras la crisis política sigue sin resolverse y aumenta la presión de cara al inicio del ciclo agrícola en mayo próximo, la posibilidad de que el sistema financiero supla esa necesidad es cada vez improbable. Al menos no a corto plazo, luego que en el 2018 se registraran  saldos excesivamente negativos con la salida masiva de depósitos, cuya fuga se mantiene a casi un año del estallido social.

El microcrédito, que en los últimos años se había convertido en un salvavidas en aquellos lugares donde la banca no llegaba, ahora tampoco lo es. Prueba de ello es el estrepitoso desplome que el año pasado sufrieron las instituciones dedicadas al micro préstamo.

Según el informe anual que divulgará en los próximos días la Comisión Nacional de Microfinanzas (Conami) en el 2018 la cartera de crédito de estas instituciones disminuyó 23.73 por ciento y por ende la de clientes se redujo 23.09 por ciento.

Lea: Importaciones en Nicaragua arrancan el 2019 con caída de 25.3%, un nivel no visto en años

La cartera bruta de crédito pasó de 356.39 millones de dólares a 271.80 millones de dólares entre el 2017 y 2018, es decir una merma real 84.59 millones de dólares.

Solo la cartera de clientes de las entidades de microfinanzas que regula Conami perdió el año pasado 600,393 a 461,739, es decir que 138,654 dejaron de recibir asistencia financiera.

Conami admite que los números del sector cerraron en negativo pese al esfuerzo que se hizo para implementar una política de renegociación de las condicionalidades de los adeudos  y cree que en ausencia de esta los resultados habrían sido peor.

Se dispara la mora

Pero la normativa, que también fue adoptada por la banca nacional, no impidió que la cartera en mora de las instituciones de microfinanzas saliera ilesa del impacto de la crisis económica originada por el estallido social en abril pasado.

Lo más alarmante es que la mora se disparó a 24.58 por ciento, es decir 6.41 puntos más que en igual periodo del año anterior.

Del total de la cartera en riesgo, el 17.51 por ciento corresponde a mora mayor a 30 días y 7.07 por ciento a mora menor de treinta días.

Ante el deterioro de la mayoría de los indicadores financieros de las instituciones de microfinanzas, las entidades, según Conami, implementaron de urgencia planes de contingencia, reducción de personal, establecieron las zonas geográficas de riesgo, impulsaron medidas de prórrogas y reestructuraciones de créditos, redujeron o suspendieron las colocaciones, enfocándose en la cobranza.

Le puede interesar: Crisis sociopolítica desploma el consumo de los hogares nicaragüenses

También impulsaron políticas de arreglos de pago, redujeron comisiones e intereses, negociaron con los fondeadores, aceptaron abonos parciales de cuotas, y reforzaron la seguridad en sucursales y reducción de cobro presencial, implementando el cobro vía telefónica.

Banca también sin dinero para prestar

En paralelo a los efectos de la crisis en el sector de microfinanzas, también la banca experimentó sustanciales reducciones en la entrega de préstamos.

Según el informe anual publicado por el Banco Central de Nicaragua, se redujo a 149,649.9 millones de córdobas, mientras que en el 2017 había sido 164,739.7 millones.

Según el informe anual publicado por el Banco Central de Nicaragua, se redujo a 149,649.9 millones de córdobas, mientras que en el 2017 había sido de 164,739.7 millones.

Esta reducción se debió por dos factores principales: la salida de depósitos, que superó el veinte por ciento, y la decisión de la banca de frenar las colocaciones para hacer frente a la demanda de dinero por parte de los depositantes.

Le puede interesar: Grandes depositantes no confían su dinero al BCN y por eso títulos de inversión son un fracaso

“Los indicadores de desempeño del sistema bancario fueron impactados negativamente por los eventos sociopolíticos ocurridos a partir del segundo trimestre, lo que se tradujo principalmente en una gradual pero continua reducción de depósitos (20.7 por ciento respecto a 2017) y de disponibilidades”, indica el BCN.

La cartera de crédito pasó de representar el 39.6 por ciento del Producto Interno Bruto al 36.2 por ciento. En el 2017 la cartera repuntó 13.8 por ciento, mientras que en el 2018 cayó 9.2 por ciento, “lo que implicó un desapalancamiento de la economía”.

En cuanto a la mora, este indicador bancario se ubicó en 2.6 por  ciento superior al 1.1 por ciento en el 2017. No obstante, el BCN señala que este índice “se mantuvo cercano al promedio de 2.4 por ciento de la región de Centroamérica, Panamá y República Dominicana”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: