Liao Yiwu poeta en el exilio: «Mi sueño es que China se despedace en una decena de países»

De acuerdo con Yiwu, "cada país que adoptó sanciones contra China (por la masacre de la Plaza Tiananmen, en 1989) tiene que lidiar con los ejecutores, aún si siguen arrestando y matando personas"

Fotograma, video./AFP

Llamado a veces el «Solzhenitsyn chino», el poeta y opositor chino en el exilio Liao Yiwu sueña con que China «se despedace», ya que actualmente «es una amenaza para el mundo entero».

«Mi sueño es que China se despedace en una decena de países. Eso sería lo ideal. Porque China, con sus dimensiones actuales, es una amenaza para el mundo entero», dijo el escritor a la AFP durante una visita a París. «Si China se divide, sería mucho mejor para el resto del planeta», comentó.

Lea: Cien maneras de cortar el horizonte: relatos de humor e ironía de Marvin Salvador Calero

Sostiene que retornar a China no le preocupa, «lo que me gustaría es retornar a mi Sichuan natal», dijo el poeta chino, quien vive exiliado en Alemania desde 2011, después de haber sido detenido, torturado y posteriormente forzado al silencio.

«Cuando la provincia de Sichuan sea independiente, estaré feliz de retornar. Vamos a elegir un presidente y obviamente será un gran cocinero», comentó con picardía.

Lea además: Ocho escritores y blogueros, dos de ellos de EE.UU, detenidos en Arabia Saudita

Pero en un tono más serio, el escritor se declara «muy pesimista» sobre el futuro de China.

«Hace 30 años, pensábamos que podíamos evolucionar hacia una democracia. Actualmente, la única ambición es hacer dinero», lamentó.

De acuerdo con Yiwu, «cada país que adoptó sanciones contra China (por la masacre de la Plaza Tiananmen, en 1989) tiene que lidiar con los ejecutores, aún si siguen arrestando y matando personas».

El escritor considera que la estrategia del presidente Xi Jinping es «subyugar a las personas con el apetito por el consumo».

Por eso se indigna al recordar la presencia de la hija de Xi y de otros altos dirigentes chinos en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. «Inclusive las amantes de los dirigentes del partido obtienen becas para ir a estudiar a Harvard», asegura.

«La gran masacre»

Según Yiwu, «quienes han mantenido sus ideales son excluidos, y quienes han hecho dinero sin nunca criticar al Partido pueden hacer lo que quieren».

Lea también: “Juego de tronos”, un largo e incompleto viaje del libro a la pantalla

Nacido en 1958, Yiwu fue condenado inicialmente a cuatro años de cárcel por haber escrito un poema sobre la matanza de la Plaza Tiananmen.

El poema, titulado La gran masacre, abre su nuevo libro, Balas y opio, que fue recientemente traducido al francés. El libro, tres décadas después de los eventos, ofrece una voz y un nombre a decenas de víctimas.

«Para mí, como para todos los chinos, Tiananmen fue un momento de cataclismo», apuntó.

«Recordar esa masacre es un tabú en China. Mi combate consiste en hacer conocer la verdad», dijo.
Según el escritor, al alba del 4 de junio de 1989, el gobierno chino «movilizó más de 200.000 soldados para cercar Pekín e ingresar».

«Perpetraron una masacre que asqueó al mundo. Hasta el día de hoy no tenemos cifras exactas del número de víctimas», relató.

Diversas entidades estiman que el número de víctimas podría situarse entre las 2.600 y 3.000 personas. Un grupo de madres de Tiananmen recopiló 202 nombres «pero se sabe bien que fueron muchos más».

De ese día, la imagen más célebre es la de un hombre en camisa, parado delante de una columna de tanques. ¿Quién era ese hombre? «No lo sabemos, no sabemos qué ocurrió con él y no sabemos su nombre», dijo Yiwu.

«El nombre de Wang Weilin, que le fue dado por periodistas occidentales, es inventado. Símbolo de los millones de opositores a la tiranía del 4 de junio, ignoramos todo sobre él», dijo.