Nahiroby Olivas no desiste de su lucha por un cambio en el sistema que gobierna Nicaragua

El universitario expresa que siente "gran obligación" de no abandonar la lucha por el desarrollo cultural, educativo, económico, político.

Nahiroby Olivas cuando fue presentado como «terrorista» por la Policía Orteguista.

El preso político Cristofer Nahiroby Olivas Valdivia mandó un mensaje desde la cárcel, en el que afirma que el cambio en Nicaragua sigue siendo necesario.

«Estos 7 meses han servido mucho para descubrir cosas muy tristes de los individuos de Nicaragüenses y dan incalculables motivos para esforzarnos por un necesario cambio al sistema actual, por esto siento gran obligación para no abandonar la lucha por el desarrollo cultural, educativo, económico, político, convencional, etc. Solo los buenos pueden trabajar para que el mal no triunfe, los buenos somos igual de culpables al no hacer nada en contra de lo incorrecto, ánimo a los que lean esto para actuar de forma desinteresada y empatíca en pro de crear una diferencia positiva», manifiesta un fragmento de la carta escrita a mano.

El estudiante universitario además manifiesta en la misiva que se siento bien y que en conjunto ha logrado superar «ciertas dificultades».

Olivas es una de las más de quinientas personas que aún siguen presas por participar en las protestas civiles que de mandan la salida de Daniel Ortega del poder.

Lea también: Comité Internacional de la Cruz Roja afirma que la situación legal de los presos políticos es “compleja”

El joven universitario fue detenido por la Policía Orteguista (PO) a finales de agosto de 2018. Fue acusado de la muerte del joven Cristhiam Emilio Cárdenas, quien murió calcinado durante el incendio ocurrido el pasado 20 de abril en el Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN) de León.

El país vive en crisis desde el 18 de abril que comenzó la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles que demandan la salida de Daniel Ortega del poder. Más de 325 murieron por la represión, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y más de 700 fueron detenidas ilegalmente por participar en las protestas. En el marco de la reapertura del diálogo nacional, para buscar una salida pacífica a la crisis, han sido excarcelados 217 presos políticos.