El medallista olímpico Yuberjén Martínez se vengó de Kevin Vivas y lo elimina de la lucha por el oro

El ganador de plata en Río 2016, el colombiano Yuberjén Martínez, tenía una espina en el orgullo. Un muchacho desarrollado en el polvo, golpeando llantas y sin el apoyo necesario lo había derrotado hace cuatro años en México

Yuberjén Martínez y Kevin Vivas chocaron por segunda vez en sus carreras, ganando esta vez el colombiano. LAPRENSA/URIEL MOLINA

El ganador de plata en Río 2016, el colombiano Yuberjén Martínez, tenía una espina en el orgullo. Un muchacho desarrollado en el polvo, golpeando llantas y sin el apoyo necesario lo había derrotado hace cuatro años en México. «Si quería la vengarme», afirmó después de los tres asalto. Kevin Vivas hizo una pelea espectacular, de gran precisión, inteligente y a la misma valiente, tomó riesgos calculados, tanteó diferentes estrategias, pero aún así no fue suficiente para derrotar a unos de los mejores peleadores del mundo en los 49 kilos.

La victoria de hace cuatro años en Tijuana no se pudo repetir. «Me robaron la pelea, no sé que vieron estos jueces», decía Vivas en zona de prensa. Hablar de robo es cegarse a la realidad. No obstante, el fallo final: decisión unánime no está acorde con lo visto sobre el ring. El Vivas visto este martes es capaz de vencer a cualquier de los dos de la otra llave: al boricua Oscar Collazo o al brasileño que fue derrotado Ronaldo Da Silva.

El nicaragüense empezó un poco reservado, más eficaz el colombiano, quien también lucía una mayor velocidad tanto de piernas como de brazos. La repetida izquierda abajo y luego en cruzado al rostro penetró constantemente la humanidad de Vivas. Ya en el cierre, el joven de Nindirí reaccionó muy bien con la derecha, nivelando un poco las acciones. A pesar que el round fue parejo, el sudamericano dominó por más tiempo.

En el segundo asalto Vivas cambió la estrategia y saltó a la brasas. Ante un rival de brazos más largos parecía lo correcto, pero Martínez se vio todavía mejor en corto, su velocidad y combinaciones largas le hizo dueño del asalto. Vivas siempre se fue de frente sin retroceder, su valentía era evidente así como la derrota del round. Durante el tercero volvió a la estrategia del principio: más pensante que corajudo sin cabeza. No solo hizo fallar a Martínez, sino que conectó tres veces su derecha con una potencia que lo mando a las cuerdas al rival, le faltó continuidad, pero le sobró espíritu de lucha.

Al final Vivas los jueces vieron todo a favor del colombiano y Vivas deberá esperar verlo en Lima 2019.., la tercera será la vencida.